ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Septiembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (224) Sindicar categoría
Derechos Humanos (35) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (223) Sindicar categoría
Archivo
Septiembre 2017 (22)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

General

Artículos y anotaciones generales

#PrayForMexico: Centros de Acopio

¿Dónde y cómo podemos ayudar a nuestro hermanos en el terremoto?


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



Si desea asistir a los afectados llevando alimentos, agua, kits de limpieza y utensilios de cocina, puede llevarlos a los siguientes centros de acopio hasta el 22 de septiembre.

1) Centro Base Cáritas Emergencias, A.C.
Dirección: Av. Concepción N° 76, Col. Concepción, C.P.13150, Del. Tláhuac., entre calles Pípila y Galeana, frente al deportivo Santa Catarina.
Tel. 5660-2001, 5660-7288
Horario de atención: Lunes a Viernes: 9:00 – 17:00 Hrs., Sábado: 9 – 15 Hrs. Responsable: Lic. Manuel González Portillo.

2) Parroquia de Ntra. Señora Reyna de la Paz.
Dirección: Calle Bahía de Mangueira N° 73, Col. Verónica Anzures.
Deleg. Miguel Hidalgo, CDMX 11300.
Tel.5260-7131
Horario de atención: Lunes a Viernes: 9:00 – 17:00 Hrs., Sábado: 9 – 13 Hrs.
Responsable: Padre Enrique Maldonado García.

3) Parroquia: La Esperanza de María en la Resurrección del Señor (Vicaría VI, Decanto II )
Dirección: Alborada 430, Col. Parques del Pedregal, Delg. Tlalpan, C.P. 14010
Ciudad de México
Tels. 56-66-00-32 y 56-66-03 70
Directo. 51-71-50-83
Horario de atención: lunes a Viernes de 9:00 a 13:00 Hrs. y 16:00 a 18:00 Hrs. y Sábado de 9:00 Hrs a 13:00 Hrs.

4) Rectoría San Marcos Evangelista (Vicaría VIII, Decanto II)
Dirección: Av. Tabachines 18, Col. Ampl. San Marcos Norte
Tel.: 6278 6576
Horario de atención: Martes a Viernes de 10:00 a 13:00 Hrs. y 17:00 a 19:00 Hrs. y Sábado de 10:00 Hrs a 13:00 Hrs.
Responsable: Pbro. Martín Römer.

5) Parroquia: Santa Cruz Acalpixca (Vicaría VIII, Decanto II)

Dirección: Plaza Lázaro Cárdenas s/n Esq. 20 de Noviembre. C.P. 16500 Santa Cruz Acalpixca, Deleg. Xochimilco México, D.F. Teléfono: 21-57-55-77 Horario de Atención: 9:00 am a 18:00 pm.
Párroco: Pbro. Roberto Mauricio Gutiérrez Arroyo.

6) Fundación CCB (ZONA SUR)
Periférico Sur 4929, Col. Arenal Tepepan. Delegación Tlalpan
Tel. 5641-5355 y 5641-4989
Horario de atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 16:00 Hrs
Responsable: Sr. Armando Acevedo Báez.

Publicado por ALFRE306 el 21 de Septiembre, 2017, 11:51 | Comentar | Referencias (0)

¿Ha visto usted a Dios alguna vez?

Usted cree en Dios? ¿Lo ha visto alguna vez? -Claro que sí, yo he visto a Dios; no en sí mismo, sino en sus obras.


Por: Raul Espinoza Aguilera | Fuente: Red de Comunicadores Católicos



El catedrático e investigador francés, Michel Eugéne Chevreul, fue un hombre que gozó de gran prestigio en Francia y en otros países europeos por sus descubrimientos científicos y eruditos conocimientos. Cuando contaba con más de noventa años, al concluir una conferencia ante un grupo de universitarios en la que había hecho mención de la existencia de Dios, tuvo que escuchar una pregunta que le dirigió -con cierta sorna- un joven incrédulo:

-¿Usted cree en Dios? ¿Lo ha visto alguna vez?

-Claro que sí, yo he visto a Dios; no en sí mismo, porque es puro espíritu, sino en sus obras. En efecto, yo he visto su omnipotencia en la magnitud de los astros y en su rápido movimiento. He visto su inteligencia y sabiduría en el orden admirable que reina en el universo. He visto su bondad infinita en los innumerables beneficios de que me ha colmado. ¿Usted no ha visto todo eso? ¿No ve al pintor divino en el magnífico cuadro de la Creación? ¿No ve al artista en su obra?

Parecida respuesta le daba un sabio árabe del desierto a un misionero:

-Creo en Dios. Cuando percibo las huellas de unos pasos en la arena, me digo: alguien ha pasado por aquí. De la misma manera, cuando veo las maravillas de la naturaleza, me digo: una gran inteligencia ha pasado por aquí, y esa inteligencia infinita es Dios”.

El Cardenal Albino Luciani, futuro Papa Juan Pablo I, en su ameno libro Ilustrísimos Señores, cuestionaba sobre si se suprimiera a Dios de la civilización, ¿qué es lo que quedaba? ¿en qué se convierten los hombres? Y recordaba aquel pensamiento del filósofo y jurista, el Barón de Montesquieu, quien tenía la convicción de que sin una sólida fe difícilmente se sostiene una norma moral: “El hombre sin religión es un animal salvaje, que no siente su fuerza sino cuando muerde y devora”. Todavía resulta más fuerte, la frase atribuida a Napoleón: “Sin religión, los hombres se degollarían por cualquier insignificancia”.

Algo semejante expresa uno de los personajes de la célebre novela del escritor ruso Fiódor M. Dostoievski, Los Hermanos Karamazov, cuando se planteaba: “Si Dios no existe, todo está permitido”. En efecto, si falta el apoyo de un sentido profundo de la existencia humana, se pierde el Norte, se desarticula toda norma moral; y ya nadie se preocupa de tener que dar cuenta de nada a nadie. Es “el lobo estepario” de Herman Hesse.

A lo largo de los siglos, el ser humano ha experimentado un hondo anhelo de encontrarse con la Trascendencia y, con frecuencia, en el ocaso de su vida, percibe interiormente una creciente sed de Dios. Esto lo expresa magistralmente el poeta de Castilla, Antonio Machado, con sus versos: “Yo voy soñando caminos / de la tarde. ¡Las colinas / doradas, los verdes pinos, / las polvorientas encinas!... / ¿Adónde el camino irá? / Yo voy cantando, viajero, / a lo largo del sendero… / -la tarde cayendo está-.“ En forma más dramática lo expresa en los últimos versos de este poema: “Así voy yo, borracho melancólico, / guitarrista lunático, poeta, / y pobre hombre en sueños, / siempre buscando a Dios entre la niebla” (“En una tarde cenicienta y mustia”).

Lo cierto es que si observamos con detenimiento el universo entero tanto en su macrocosmos como en su microcosmos; la naturaleza misma con sus variadísimas plantas y animales marinos y terrestres; ya sean pequeños o grandes, desde el bello y majestuoso vuelo de un águila sobre las altas cumbres de las montañas hasta el ágil y gracioso colibrí en un florido jardín, concluimos que todo es producto de una Inteligencia creadora, de un Ser Supremo que puso orden y concierto en todo lo que miramos y palpamos. Llegamos entonces a considerar que la Creación no es sino una admirable y maravillosa manifestación del poder y la bondad de Dios hacia los hombres.

Si quieres ir directo al articulo original de Red de Comunicadores Católicos, da click aquí

Publicado por ALFRE306 el 17 de Septiembre, 2017, 12:42 | Referencias (0)

¿Es verdad eso del Rapto?

Esta es una doctrina que no es bíblica y que además contradice textos bíblicos


Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org



Pregunta:

Yo soy católica, pero nunca había oído hablar del famoso rapto del que tanto hablan los protestantes. Ellos me lo sustentan con citas bíblicas, pero me interesa saber cuál es la posición de la Iglesia, y, si es aceptado, ¿cómo es que nadie predica acerca de eso?

Otro:

Durante dos años fui miembro de la Iglesia Nueva Apostólica en Buenos Aires. Finalmente me aparté. Mi consulta se debe a la cuestión del “arrebatamiento”. ¿Me podría explicar de qué se trata y si es válido?

Respuesta:

El tema del rapto o arrebatamiento (rapture en inglés), es una enseñanza puesta de moda por algunos libros novelados de los autores Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins, conocidos en inglés como Left Behind (“dejado atrás”, literalmente) [1]. En estas novelas de ficción apocalíptica, se describe lo que sus autores creen que ocurrirá en el futuro (por otra parte muy próximo según ellos), a saber: una venida secreta de Jesucristo, en la cual arrebatará a los verdaderos cristianos de la tierra, dejando atrás a todos los demás; inmediatamente después del rapto, comenzaría un período de siete años de tribulación en que Dios desencadenaría su ira. LaHaye sostiene que los acontecimientos allí narrados se encuentran en la Biblia (aunque los personajes de sus novelas sean ficticios).

LaHaye es un escritor protestante profundamente anticatólico, consagrado a la literatura apocalíptica, que ha expandido sus doctrinas con la ayuda de Jenkins, aprovechando el género novelesco, poco serio pero de fácil divulgación.

Esta doctrina del “arrebato” se popularizó en Estados Unidos a raíz del movimiento fundamentalista conocido como “dispensacionalismo” (que incluye a personajes como LaHaye, Jenkins, Billy Graham, Jerry Falwell y otros). Los dispensacionalistas creen: (a) en el milenarismo craso: en el futuro habrá un reinado de mil años de Cristo sobre la tierra; (b) en el arrebatismo: los “auténticos creyentes” en Cristo serán arrebatados o llevados hasta el cielo, justo antes de un período de siete años de tribulación mundial; (c) la historia ha sido dividida en siete diferentes dispensaciones o eras, en cada una de las cuales, Dios pone a prueba a personas concretas, éstas caen y luego Él las juzga. De estas enseñanzas, la que más se divulga es la del arrebato. Hoy en día no todos los arrebatistas son dispensacionalistas, pues la doctrina del arrebato es aceptada por protestantes de otras denominaciones.

Hay que tener en cuenta que este presunto arrebato no se identificaría con la Segunda Venida de Cristo. Según ellos, es un acontecimiento anterior, en el cual los verdaderos creyentes son silenciosamente arrebatados por Cristo y regresan con Cristo en la Segunda Venida para derrotar al Anticristo, establecer el reino milenario y reorganizar los sacrificios de animales en el templo de Jerusalén reconstruido. El arrebato sería una venida exclusiva para su Iglesia; la Segunda Venida es para todo el mundo.

Los arrebatistas admiten que la palabra “arrebato” no aparece en la Biblia, pero explican que está tomada de la palabra latina rapiemur, con la que San Jerónimo tradujo el pasaje de 1Tes 4,16: Porque el mismo Señor, a la señal dada por la voz del arcángel y al son de la trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán los primeros; después nosotros, los vivos, los que quedemos, junto con ellos seremos arrebatados entre nubes por los aires al encuentro del Señor; y así estaremos siempre con el Señor (1 Tes 4,16-17). San Pablo usa allí harpagesómetha, que viene del verbo harpázo, que significa tomado por fuerza, llevado, arrastrado, raptado.

También entienden en este sentido las palabras de la Primera Carta a los Corintios: Mirad, os voy a enseñar un misterio: no todos moriremos, aunque sí seremos todos transformados. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, con la última trompeta; pues sonará, y los muertos resucitarán incorruptos, y nosotros seremos transformados (1Co 15,51-52).

Evidentemente no cuajan estos textos completamente con la doctrina del arrebato, pues ese “silencioso rapto de los elegidos” no parece ser muy silencioso si debe intervenir el arcángel dando señales y trompetazos, como lo entiende el Apóstol en los dos lugares que ellos mismos citan. Todo parecería indicar que se llama la atención de todos los pueblos para el fausto acontecimiento. Los arrebatistas solucionan el problema diciendo que, a pesar de los estridentes llamados angélicos, sólo lo oirán los que serán arrebatados. La salida es ingeniosa, pero no lo dice el Apóstol, por lo que es un simple invento de los arrebatistas.

En la Sagrada Escritura no se distingue (ni lo ha distinguido la tradición cristiana) entre el suceso narrado aquí por San Pablo y la Segunda Venida. Los arrebatistas son los primeros en afirmar que se trata de acontecimientos distintos. Una de sus “pruebas” es que a menudo se usan tres palabras distintas para hablar de la vuelta de Cristo a la tierra: parousia, apokalypsis y epiphaneia. Los arrebatistas dicen que se refieren a sucesos diversos. Sin embargo, no sólo no pueden probarlo, sino que después deben “arreglar” las cosas para que la misma palabra (y no ya términos distintos) indique cosas diversas. Así, por ejemplo, se ven obligados a afirmar que “parousia” en 1Tes 4,15 se refiere al arrebato, pero la misma palabra “parousia” en 1Tes 3,13 describe la Segunda Venida.

LaHaye sostiene que su versión del arrebato proviene de la Biblia, era enseñada por algunos cristianos en la Iglesia primitiva y es un distintivo de auténtica cristiandad; sin embargo, no se encuentra como tal ni en la Biblia ni en los escritores antiguos. Algo semejante (sobre una venida secreta e invisible de Cristo) se puede encontrar en el libro de Lacunza “La venida del Mesías en gloria y majestad” [2], pero él creía que sería un arrebato de los católicos que recibían la Sagrada Comunión con regularidad, y que éstos regresarían a la tierra cuarenta y cinco días después; y la Iglesia no aprobó nunca tal enseñanza. También se encuentra algo entre algunos predicadores protestantes en los tiempos de la fundación de los Estados Unidos. Pero en la forma moderna recién ganó terreno en Estados Unidos y Gran Bretaña en el siglo XIX. Quien promovió esta doctrina fue el ex sacerdote anglicano, profundamente anticatólico, John Nelson Darby (1800-1882), quien dedicó su vida a la predicación de esta doctrina y condenó a todos aquellos que no estaban de acuerdo con él. Sus predicaciones fueron reconocidas cuando uno de sus discípulos, Cyrus I. Scofield, publicó la Biblia de Referencia de Scofield en 1909; allí se mostraban cuadros y notas a pie de página de aspecto riguroso, en las que se explicaban “científicamente” (según se decía) las verdades proféticas de la Escritura. Pocas décadas después había vendido unos diez millones de ejemplares, convirtiéndose en el libro fundamentalista americano más influyente de todos los tiempos. En los primeros años del siglo XX, el sistema dispensacional logró avances significativos entre los grupos baptistas, presbiterianos y metodistas, así como en docenas de congregaciones “no sectarias”. Las facultades bíblicas dispensacionales florecieron por todo el país. La mayoría de los famosos revivalistas protestantes posteriores de América, tales como Dwight Moody, Billy Sunday y Billy Graham fueron dispensacionalistas formales.

Cuando Israel se convirtió en nación en 1948, los dispensacionalistas vieron en ese acontecimiento una señal clave de los tiempos. Con Israel restaurada como nación, el tiempo en que la Iglesia sería arrebatada de la tierra tenía que estar próximo. El conflicto de 1967 entre Israel y Egipto elevó la expectación. En 1970 un ministro fundamentalista llamado Hal Lindsey publicó The Late Great Planet Earth (El último gran planeta Tierra), con el que se propagó popularmente el dispensacionalismo. Otros lo siguieron en la publicación de libros del mismo estilo (como Jack van Impe, John Walvoord, John Hagee y Grant Jeffrey); pero perdió el liderazgo publicitario (sobre este tema) con la aparición de los libros de LaHaye y Jenkins, que pasaron a ser los más famosos en el tema.

Estamos pues ante una doctrina que no es bíblica, que contradice los mismos textos bíblicos (que hablan de la Segunda Venida de Cristo pero no de una venida previa) y que no ha sido reconocida ni en la tradición, ni por los mismos reformadores protestantes del siglo XVI.

______________________________________

Notas

[1] Por ejemplo: Left Behind: A Novel of the Earth’s Last Days [Dejado atrás: novela de los últimos días de la Tierra] (Tyndale, 1995); The Mark: The Beast Rules the World [La marca: la Bestia gobierna el mundo]; The Indwelling: The Beast Takes Possession [La llegada: la Bestia toma posesión]; Desecration [Profanación]; Rapture Under Attack: Will You Escape the Tribulation? [El arrebato atacado: ¿escaparás a la tribulación?] (Multnomah Press, 1998); también es suyo el libro más teórico: Are We Living in The End Times? [¿Estamos viviendo en los últimos tiempos?] (Tyndale, 1999), etc.

[2] Véase una interesante reseña del libro y de la ortodoxia del autor en Marcelino Menéndez y Pelayo, Historia de los heterodoxos españoles, tomo VI, ¿Puede contarse entre los heterodoxos españoles al Padre Lacunza?, Emecé, Buenos Aires 1945, pp. 525-530.

 

Publicado por ALFRE306 el 16 de Septiembre, 2017, 13:03 | Referencias (0)

La eternidad no será aburrida

Meditación del Papa Francisco sobre un tema que a algunos cristianos parece preocupar


Por: . | Fuente: L Osservatore Romano



Hace pocos días un joven amigo me preguntaba si alabar al Señor eternamente en el Cielo no sería algo muy aburrido, aunque ya le contesté en ese momento, creo oportuno recordar lo que el Papa nos decía hace ya algún tiempo sobre este tema en una de sus homilías en Santa Marta:

Son muchos los cristianos que no conocen la alegría. Si aprendieran a salir de sí mismos y a dar gracias a Dios, "comprenderían realmente esa alegría que nos hace libres". Este fue el núcleo de la homilía del Papa Francisco en la celebración eucarística del 31 de mayo de 2013, fiesta de la Visitación en aquel año.

"Las dos lecturas del día -apuntó el Pontífice refiriéndose a Sofonías (3, 14-18) y al Evangelio de Lucas (1, 39-56)- nos hablan de alegría, de gozo: "alégrate, grita de alegría", dice Sofonías. Gritar de alegría. ¡Es fuerte esto! "El Señor está contigo"; no temas; "no dejes caer los brazos". El Señor es poderoso; se alegrará por ti". Y en el relato evangélico, la alegría caracteriza la visita de María a Isabel. El Papa se fijó en ese "salto del niño en el seno de Isabel", revelado por ésta a María: "He aquí que en cuanto oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno".

"Todo es alegría. Pero nosotros cristianos -indicó el Obispo de Roma- no estamos muy acostumbrados a hablar de alegría, de gozo. Creo que muchas veces nos gustan más los lamentos. ¿Qué es la alegría? La clave para comprender esta alegría es lo que dice el Evangelio: "Isabel fue colmada de Espíritu Santo". Es el Espíritu Santo quien nos da la alegría".

El Papa habló de otro aspecto de la alegría que nos viene del Espíritu. "Pensemos -dijo- en ese momento en el que la Virgen y san José llevaron a Jesús al templo para cumplir la Ley". Estaban también allí dos ancianos; pero el Evangelio no dice que estos fueron allí para cumplir la Ley, sino más bien impulsados por la "fuerza del Espíritu Santo. El Espíritu les condujo al templo". De modo que, ante Jesús, "hacen una oración de alabanza: éste es el Mesías, ¡bendito sea al Señor! Y hacen también una liturgia espontánea de alegría". Es la fidelidad madurada durante tantos años de espera del Espíritu Santo lo que hace que "este Espíritu venga y les dé la alegría".



"Es precisamente el Espíritu quien nos guía. Él es el autor de la alegría, el creador de la alegría. Y esta alegría en el Espíritu nos da la verdadera libertad cristiana. Sin alegría, nosotros, cristianos, no podemos llegar a ser libres. Nos convertimos en esclavos de nuestras tristezas", constató; en cambio, la alegría cristiana deriva precisamente de la alabanza a Dios. "¿Qué es este alabar a Dios?", se preguntó el Papa. "Alabarle a Él gratuitamente, como es gratuita la gracia que Él nos da" fue su respuesta. Y "la eternidad será esto: alabar a Dios. Pero esto no será aburrido, será bellísimo. Esta alegría nos hace libres".

El Papa concluyó con una observación: "Es precisamente la Virgen quien trae las alegrías. La Iglesia la llama causa de nuestra alegría, causa nostrae letitiae. ¿Por qué? Porque trae nuestra alegría más grande, trae a Jesús. Y trayendo a Jesús hace que "este niño salte de alegría en el seno de la madre". Ella trae a Jesús. Ella con su oración hace que el Espíritu Santo irrumpa. Irrumpe ese día de Pentecostés; estaba allí. Debemos rezar a la Virgen para que al traer a Jesús nos dé la gracia de la alegría, de la libertad; nos dé la gracia de alabar, de hacer oración de alabanza gratuita, porque Él es digno de alabanza, siempre".

Quien quiera profundizar más sobre este tema podría seguir el siguiente enlace: "El aburrido cielo".

 

Publicado por ALFRE306 el 13 de Septiembre, 2017, 12:34 | Referencias (0)

¿Qué pasará el 23 de septiembre?

Huracanes, sismos… ¿es el fin del mundo?


Por: P. Samuel Bonilla | Fuente: PadreSam.com



No es de extrañarse, ha sucedido una vez y seguramente seguirá sucediendo: cada cierto tiempo una o más personas se proponen infundir miedo propagando rumores sobre el fin del mundo. El último rumor que anda es que el 23 de septiembre se acabará el mundo.

El Padre Sam ha hecho una importante catequesis, a partir de la Sagrada Escritura. No te puedes perder este gran vídeo, para que no te dejes engañar. Recuerda que católico instruido, jamás será confundido.

VER VIDEO:  https://youtu.be/cGCWVrzmpaA

Publicado por ALFRE306 el 11 de Septiembre, 2017, 11:38 | Referencias (0)

Arratibel, cineasta agnóstico, vio que sus parientes se convertían y lo recogió en un filme único

El mayor impedimento para explorar la fe son los prejuicios, explica


Por: Pablo J. Ginés | Fuente: Religión en Libertad



David Arratibel es un cineasta y documentalista navarro interesado por “el mundo interior”, que se define como agnóstico y que estrena a finales de mes una película peculiar y apasionante, Converso, una exploración de la fe en cuatro personas de su familia que hace unos años estaban muy alejados de la fe y en poco tiempo y por vías distintas se han convertido a un catolicismo vibrante y entusiasta.

Su cuñado, que no era ateo pero ni rezaba ni se trataba con Dios, cambió leyendo un libro de Benedicto XVI una noche en un hotel.

Su hermana estaba retirada en un convento solo para relajarse, pero compró un rosario pensando que era otra cosa, lo rezó, casi como un experimento, y vivió una experiencia mística que la transformó.

Otra hermana más joven se convenció de que “estamos aquí para algo” y acompañando a misa a su madre entendió que “todo eso era verdad”.

Y la madre, que había perdido la fe en su juventud y fue militante comunista, la recuperó con la vivencia de su hija y repasando sus lecturas. Un boom de Dios en casa.

El cineasta, que se mantenía como agnóstico, quedó descolocado y bastante enfadado cuando toda la familia se desplazó a ese otro mundo extraño. Así nacería su voluntad de intentar entender y de superar prejuicios.

El mismo título, “Converso”, da una clave: se refiere a conversión, pero también a conversación, a poder hablar con tranquilidad y sinceridad. Lo ha comentado con ReligionEnLibertad. Y también recomienda un libro a exploradores con inquietudes.

- ¿Cuál crees que es la mayor dificultad para que una persona alejada de la fe pueda animarse a explorarla?
- El prejuicio es el mayor impedimento. Cuando dije a mis amigos, de ambientes de cine, agnósticos, que iba a hacer una película sobre “cómo una persona llega a creer”, las reacciones estaban llenas de prejuicios. “Cuidado, que te van a ganar”, dijo uno. “Solo puedes hacer una película así si consigues dejarlos en ridículo”, dijo otro. Pero cuando mostré la película terminada a ese amigo, me dijo: “Ah, pero esto no va de religión, sino de ausencias, vacíos, distancias, sentimientos...” Eso me gustó, distintos espectadores ven cosas distintas en la película.

»Pero la verdad es que sí que hay una beligerancia contra lo religioso. Incluso grabé bastantes reacciones de gente, con beligerancia y prejuicios, aunque al final no las incluí porque distraían del tema central. Pero he de decir que una vez la película ha empezado a circular, casi no ha habido ninguna crítica negativa sobre el tema o como se aborda.

- Alguien preguntará que por qué explorar el catolicismo y no cualquier otra corriente religiosa...
- Es que a mí el catolicismo de repente me rodeó. Yo llevo años haciendo meditación vedanta advaita [de origen hindú, proclama la unidad total entre los seres; nota de ReL]. Estuve en la India, en el mismo sitio que los Beatles, haciendo meditación allí. Pero el cuerpo no me pedía filmar sobre eso. Con mi cuñado, muy culto, siempre hablé a gusto de temas de religión. Me gusta el cine de lo interior, lo personal. Hacer una película sobre la meditación, la lucha mental interior, sería un reto interesante. Pero creo que algo de eso hice ya en mi película Oírse, que habla de la luz interior.

- ¿Cómo intentas hacer visible en tu película lo espiritual, que es invisible?
- Yo quería mostrar cómo se llega a ese momento de certeza de que Dios existe, ese momento de cambio. Tenía cuatro aproximaciones: mi madre, por la emoción; mi cuñado, más racional; mi hermana, con su experiencia... ¿Cómo llegan a ese ‘clic’? Pero eso, en realidad, no se puede filmar. Terrence Malick, el autor de El Árbol de la Vida, expresa la acción del Espíritu Santo con símbolos, como la luz, el viento en los campos... Pero esos recursos pueden llegar a ser casi clichés y yo no quería hacer eso. Al final, como dice mi cuñado en la película, “las operaciones del Espíritu Santo en cada alma no se pueden representar en imágenes”. Lo que sí muestro es como lo viven estas cuatro personas concretas.

- Tu hermana María regaña a las amigas que chismorrean sobre su cambio espiritual pero que cuando hablan con ella no se atreven a preguntarle. “Chica, tómate un café conmigo y pregúntame”, dice. ¿Es esa una clave de la película?
- Sí, es de una importancia total. Gracias a la película yo empecé a preguntarles casi como un inquisidor. Y ella me dijo: ‘por fin podemos hablar de algo que es tan importante para mí’. Se trata de conversar desde el amor, la empatía... Con convicciones, sí. No se trata de intentar convencer al otro, sino de entender al otro. Y luego, de manera natural, ya veremos si uno pasa a adoptar la visión del otro. Ese café, ese conversar, es clave. Hay que poder hacerlo.

- ¿Qué recomiendas a alguien alejado de la fe que quiera empezar a explorarla? ¿Que abra la Biblia? ¿Que hable con un cura? ¿Qué primer paso propones?
- Yo recomiendo que lea un libro reciente, El Reino, de Emmanuel Carrère. Yo lo leí después de terminar la película. Carrère, en su juventud, fue un cristiano apasionado. Después perdió la fe. Pero es una persona espiritual, no puede dejar de serlo, y admira a Cristo, a San Pablo y la propuesta del cristianismo.

»Este libro quitará al lector muchos prejuicios. Yo, por ejemplo, estaba convencido de que los Evangelios son textos muy tardíos, yo que sé, del siglo VIII o así, muy lejanos a los hechos. Entonces veo que las cartas de San Pablo son de los años 50, de unos doce años después de la muerte de Cristo. Los Evangelios están muy cerca de los hechos. Carrère analiza la base literaria de los textos, las fuentes históricas, los evangelistas como autores que escriben... Deja claro que eso de que Jesús no existió no se sostiene, etc...

- ¿Qué conoces del cine espiritual moderno?
- No he visto casi nada, sólo películas de Malick. Y Tarkovski. Vi Tierra de María, de Juan Manuel Cotelo, pero era un planteamiento muy distinto a lo que yo estaba haciendo y no me influyó. Tampoco quise ver más películas, para que no interfiriera con lo que buscaba. Juan Orellana, un crítico de cine católico, me comentaba: “Al cine católico a menudo se le nota demasiado; lo que tú haces es especial porque es una mirada desde fuera”.

VER VIDEO:  https//vimeo.com/205906753


Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ReligionEnLibertad.com

 

Publicado por ALFRE306 el 7 de Septiembre, 2017, 12:28 | Referencias (0)

¿La santería es un ritual católico?

Santeria es una religión pagana fruto del sincretismo Yoruba + catolicismo.


Por: P. Jordi Rivero | Fuente: corazones.org



Historia

La Santería es una religión que tiene sus orígenes con la tribu Yoruba del África. Los Yorubas vivían en lo que se conoce hoy como Nigeria, a lo largo del Río Niger. En un tiempo tuvieron una poderosa y compleja estructura organizada en una serie de reinos, de los cuales el más importante era Benin, y este duró por 12 siglos hasta el 1896.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los Yoruba pelearon una serie de guerras con sus vecinos y entre ellos. Esta pelea interna y los ataques externos llevaron a la caída y esclavización del pueblo Yoruba. Entre 1820 y 1840, la mayoría de los esclavos enviados desde Benin eran Yorubas. Estos esclavos fueron llevados a Cuba y al Brasil a trabajar en las plantaciones de azúcar. Los Yoruba pronto fueron llamados los "Lucumi", debido a su saludo "oluku mi", "mi amigo".

Las leyes españolas, al mismo tiempo que permitían la esclavitud, trataban de atenuar esa injusticia concediendo a los esclavos algunos derechos, al menos en teoría. Tenían derecho a propiedad privada, matrimonio y seguridad personal. También las leyes exigían que los esclavos fueran bautizados católicos como condición de su entrada legal a Las Indias.

La Iglesia trató de evangelizar a los negros Lucumí pero las condiciones eran muy difíciles. Además de la escasez de sacerdotes, la condición de esclavitud dificultaba que los Lucumí comprendieran y aceptaran lo que se les enseñaba acerca de Dios. El resultado fue que muchos aceptaron exteriormente las enseñanzas católicas mientras interiormente mantenían su antigua religión.

Con la revolución comunista, que triunfó en Cuba en 1959, más de un millón de cubanos se exilaron en USA (principalmente en Miami, New York y Los Angeles) y otros países. Entre ellos habían santeros que propagaron la Santería en sus nuevos ambientes.


Santería: Una religión pagana fruto del sincretismo Yoruba + Catolicismo

En sus esfuerzos de esconder su religión africana y sus prácticas mágicas, los lucumís identificaron sus deidades africanas (orishas) con los santos del catolicismo, dando como resultado un sincretismo religioso conocido hoy como la Santería. Un santo católico y un orisha lucumí son vistos como manifestaciones diferentes de la misma entidad espiritual.

La Santería adora una fuerza central y creativa llamada Olodumare. De él procede todo lo que existe, y todo regresa a él. Olodumare se expresa a sí mismo en el mundo creado a través de Ashe. Ashe es la sangre de la vida cósmica, el poder de Olodumare hacia la vida, la fuerza y la justicia. Es una corriente divina que encuentra muchos canales de mayor o menor receptividad. Ashe es la base absoluta de la realidad.

Creen que la vida de cada persona viene ya determinada antes del nacimiento en Ile-Olofi, la casa de Dios en el cielo. Aquellos que no lo cumplen serán castigados por los orishas y deben reencarnar hasta satisfacer el castigo.


Los Santos

Los católicos veneramos a los santos comprendiendo que son seres humanos que vivieron heroicamente su fe, murieron y están ahora en el cielo desde donde interceden por nosotros gracias a su participación en la gloria de Jesucristo.

Para los santeros, los santos son dioses (orishas) que deben adorarse. Olodumare creó a los orishas para manifestar su voluntad y su esencia en la creación. Estos son una personificación de Ashe. Los orishas también son los guías y protectores de la raza humana.

Los santos que tomaron para identificarlos con los orishas eran los más conocidos en la Iglesia en Cuba. La Virgen Santísima en diferentes advocaciones es también identificada con un orisha como si fuese un santo más. La identificación a menudo tiene que ver con las vestimentas o las razones por las que el santo o la Virgen es conocida. Así Santa Bárbara, vestida de rojo y con espada en las imágenes católicas, se identifica con el dios shangó, guerrero a quien se le atribuye la fuerza.


Tabla de orishas con su respectivo santo católico:



Según la Santería, la vida de cada persona está supervisada por un santo (orisha) que toma parte activa su vida diaria. En la fiesta de su santo, la persona, debe asistir a misa y a las ceremonias de ese orisha.


La iniciación

Antes de la iniciación la persona debe recibir una "limpieza" para purificarse. La primera iniciación es la de los collares, conocidos como "elekes". Se entregan cinco collares que pertenecen a Eleggua, Obatalá, Shangó, Yemayá y Oshún y protegen del mal. Se espera que la persona respete a los orishas y se comporte con moral.


La jerarquía

No todos los practicantes de la Santería son santeros. Este nombre suele reservarse a los sacerdotes (omo-orishas) de la Santería a quienes acuden los creyentes para consultas y sacrificios.

La ceremonia en la que una persona se hace santo se llama "asiento". Se forma un vínculo entre el santero y un orisha. Después de haber recibido el "asiento" la persona puede ascender en la jerarquía de la Santería. Pasan entonces por el rito del cuchillo que les permite hacer sacrificios de animales.

Los sacerdotes de mayor jerarquía se llaman "babalaos". Hacen de adivinos de modo que si hay un caso muy difícil para el santero este acude al "babalao".


Adivinación

Las adivinaciones son para conocer el futuro o para descubrir alguna maldición o si a la persona se le ha pegado un espíritu maligno o bueno . En caso de espíritu maligno, el santero procede a hacer "limpieza". Si el espíritu es bueno, hay que reenforzarlo. Para la adivinación los santeros utilizan diferentes formas de interpretar un oráculo.

1-Una cadena de medallones que el santero tira sobre su mesa. El oráculo se lee de acuerdo a como caigan los medallones.

2-Una bandeja de madera llamada "ifa" sobre la que se echa un polvo (eyero-sun). Con un cuerno el babalao traza líneas y ceros para componer el oráculo. Se pretende descubrir la presencia de fuerzas en torno a la persona y la naturaleza buena o mala de ellas.

3-Un tipo de adivinación es el "ikin" en el que tres babalaos usan 16 cocos para hacer adivinaciones.


Los sacrificios (ebbo)

A los orishas hay que ofrecerles sacrificios o "ebbo" lo cual necesitan para vivir ya que no son inmortales. El orisha consume el ashe invisible liberado de los sacrificios a través de una consagración (palabras sagradas de dedicación).

El "ebbo" consiste de hierbas especiales y la sangre de los animales sacrificados. Cada orisha tiene unas hierbas y animales que le gusta consumir y solo estas cosas que disfruta el orisha son las que se deben sacrificar. La sangre y las hierbas se vierten sobre piedras rituales que representan a cada orisha y que contienen la esencia espiritual de los orishas. Por eso la Santería requiere de tiendas llamadas "botánicas" donde se venden las hierbas y otros objetos de la religión.

Hay tres tipos de sacrificios de animales:

1- Para limpiar de un mal o una maldición
2- Al orisha pidiendo su asistencia
3- Para la ceremonia de iniciación en una de los órdenes de la Santería.

Antes de que un "ebbo" pueda ser ofrecido se debe invocar el "eggun" o "Eleggua", los cuales son los espíritus de los ancestros, ya sea de la persona o de la familia santera a la que pertenece. Eleggua es el orisha que lleva la ofrenda a los otros orishas y por eso debe honrársele primero.


Como entender la Santería

En los cinco años que fui capellán en la Ermita de la Virgen de la Caridad en Miami, tuve oportunidad de evangelizar a muchos santeros que venían pensando que visitaban al dios Oshún. Generalmente no tenían entendimiento de Jesucristo como Salvador, ni de la necesidad de conversión. Al no tener conocimiento de la revelación cristiana no veían conflicto entre ser católicos y santeros.

Las personas suelen entrar en la Santería buscando resolver un problema. Por ejemplo, una enfermedad, la infidelidad de un esposo, problemas económicos, etc. Se les ha dicho que el santero tiene contactos especiales con el mas allá y poco se preocupan si ese contacto es con Dios o con el demonio, con tal que les de resultado. En algunos casos, la persona ha tratado de resolver el problema recurriendo a Jesús y a Su Iglesia pero no les ha "funcionado". He escuchado muchos testimonios en que dicen haberlo probado todo antes de entrar en la Santería. No dudo que eventualmente sientan una experiencia de Dios, pero en la santería no encontrarán la revelación de Dios que nos ha dado todo Su amor en Su Hijo Jesucristo.

Una vez iniciado a la santería, se le dice que debe seguir para obtener mejores resultados. El santero va tomando control de la persona hasta que el miedo la gobierna. Se le dice que si se separa, algo muy malo va sucederle... El Santero se va convirtiendo en un personaje indispensable que domina toda la vida y del cual no hay salida. En esto es parecido a la relación con la mafia.

Es natural que se busque resolver problemas, pero el auténtico encuentro con Dios no se puede centrar sino en el amor de Dios y en hacer la voluntad de Dios por amor aunque requiera abrazar la cruz. Dios es un Padre bueno que nos dará la fuerza para llevarla. Esa confianza, aunque no comprendamos Sus designios, es la base de nuestra fe cristiana. La obediencia muchas veces requiere abrazar grandes problemas por amor.

Mateo 7, 21 «No todo el que me diga: "Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial."

Jesús mismo nos da el mejor ejemplo: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Lucas 22, 42

He aquí la radical diferencia: Cristo nos invita a negarnos a nosotros mismos y abrazar la cruz por amor obediente a Dios, la santería busca los poderes divinos para resolver problemas y el santero se va enfrascando en un mundo espiritual que exige ciertos ritos para asegurar su bienestar. Quien es ese dios que proporciona seguridad no tiene aparente importancia para el santero. El cristiano vive en el Espíritu Santo, el santero se somete a otros espíritus.

El relativismo de la santería queda ilustrado en una carta que me escribió un babalao:

No lo trate como anatema o herejía, trate de comprender a las gentes que van de rodillas el día de San Lázaro ante Babalú-Aye para pedirle salud. Esas gentes son tan dignas de nuestro amor y comprensión como lo son los que van ante la Virgen de Guadalupe o El Cristo de Medinacelí. Trate de abrir su mente y su corazón hacia esas gentes y no las trate con desprecio y sorna, no se lo merecen aunque le recen a Yemayá o a Obatalá, al fin y al cabo tienen las misma fe y la misma necesidad que los que van a rezar a la Virgen de las Mercedes o a la Virgen de Regla...

Es precisamente por amor que anunciamos a los santeros el amor de Dios en Jesucristo. Ciertamente que son dignos de amor y comprensión. Por eso son dignos de que se les diga la verdad sobre el amor perfecto: Cristo.

Quien ha estado en Santería necesita mucho amor y apoyo de la comunidad cristiana para librarse del miedo y de la ansiedad. Hay que insistirle en Dios amor que viene a salvarnos, que tiene todo poder para defendernos. Hay también que explicarle que por amor estamos dispuestos a ser fieles y obedecer sus mandamientos aunque tengamos que sufrir hasta la muerte.


Tras la conversión

Cuando ha aceptado salir de la santería, es necesario que se le exhorte a no guardar ningún amuleto ni artículo relacionado con la santería, ya que frecuentemente se sienten que no pueden soltarse del todo por miedo a castigos. Debe confesarse y se debe orar por el. Recomendamos que el sacerdote ore por liberación de cualquier espíritu maligno y le ayude a renovar su compromiso bautismal.

Ante toda esta realidad de lo oculto, no podemos mas que orar y sacrificarnos por todos aquellos que se encuentran atados y engañados por el demonio. Pidamos a la Santísima Virgen María que interceda por toda la humanidad trayendo las gracias de conversión a todos los hombres.


 

Bibliografía:
-González-Wippler, Mingene. Santería: the Religion, New York: Harmony Books, 1989.
-Murphy, Joseph M. Santería: an African Religion en America. Boston: Beacon Press, 1988.
-Steffon, Jeffrey J. Satanism, is it Real?. Ann Arbor: Servant Publications, 1992.

 

 

Publicado por ALFRE306 el 5 de Septiembre, 2017, 11:17 | Referencias (0)

Por una ecología integral

Mensaje de los obispos españoles


Por: Redacción | Fuente: ZENIT Roma



El pasado 24 de mayo se cumplían los dos años de la publicación de la encíclica “Laudato si” del papa Francisco sobre “el cuidado de la casa común”. En la misma, el Santo Padre aborda los principales problemas sobre la relación del ser humano con sus semejantes y con la naturaleza. Para hacer frente a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a los perniciosos efectos de la contaminación ambiental es necesaria una respuesta decidida y urgente de creyentes y no creyentes.

Entre otras cosas, el Papa nos invita a todos los hombres y mujeres del mundo a practicar una “ecología integral”, asumiendo las responsabilidades personales y comunitarias en el progresivo deterioro del medio ambiente durante los últimos años. Todos hemos de tomar conciencia de que el gran crecimiento tecnológico de las últimas décadas no ha estado acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores y conciencia.

Como consecuencia de una libertad mal entendida, de la búsqueda ciega del egoísmo y de las necesidades inmediatas, el hombre de hoy está “desnudo y expuesto a su propio poder, que sigue creciendo, sin tener los elementos para controlarlo. Puede disponer de mecanismos superficiales, pero podemos sostener que le falta la ética sólida, una cultura y una espiritualidad que realmente lo limiten y lo contengan en una lúcida abnegación”[1].

El ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, recibió del Creador el encargo de dar nombre a las demás criaturas y de cuidar la creación, pero sin olvidar que él no es Dios y, por tanto, no puede pretender ocupar el lugar que sólo a Dios le pertenece. Por ello, ha de actuar en todo momento desde una actitud de humildad, escuchando a Dios y poniéndose al servicio de los demás y de la misma creación.

Cuando el cosmos y la naturaleza son contemplados sin referencia a Dios y sin tener en cuenta las necesidades de los hermanos, pueden llegar a concebirse como un depósito, del que se pueden extraer sus riquezas de acuerdo con los egoísmos desmedidos de los individuos de cada continente. Ante estos abusos, la creación protesta a través de fenómenos naturales extraordinarios y por medio de los desastres ecológicos. Estas manifestaciones violentas de la naturaleza nos están indicando que es necesario respetar la creación y no manipularla.

Mirada creyente

Los cristianos, desde nuestra fe en el Creador de todas las cosas, además de valorar y proteger la creación, estamos invitados a promover en la sociedad una mayor atención hacia la misma, evitando reducirla a puro ecologismo, fomentando los comportamientos éticos y actuando siempre desde una libertad responsable. Cada día es más urgente que escuchemos a la creación, que narra la gloria de Dios, y que escuchemos también a Dios, que habla a través de las obras de sus manos. Frente a quienes consideran el cosmos únicamente desde su materialidad, sin valorar su belleza y sin considerar su referencia al Creador, los cristianos somos invitados a contemplar todo lo creado como un espejo, en el que se refleja la bondad, el amor y la belleza de nuestro Dios.

La confianza y la escucha del Creador implican un modelo de relaciones entre los seres humanos y la naturaleza que hagan posible contemplarla no sólo como obra de Dios, sino como casa y hogar para todos los seres humanos. En este sentido, si no crece el amor entre todos los habitantes del planeta, será imposible movilizar la voluntad humana para atajar el deterioro de la creación y la destrucción de la misma.

La respuesta a la crisis ecológica y la protección del medio ambiente hemos de situarlas dentro de la historia de amor que comienza con la creación y que tiene su desarrollo a lo largo de los tiempos hasta llegar a su cumplimiento en Cristo. Esta historia de amor exige la responsabilidad humana que, al mismo tiempo que nos permite asumir nuestras diferencias con la naturaleza, nos lleva a la convicción de nuestra pertenencia a la misma.

Para avanzar en esta responsabilidad con relación a la creación, entre otras cosas, es preciso un diálogo franco y abierto que ayude a la superación de los intereses egoístas sobre la cuestión ecológica. En este diálogo con los creyentes de otras religiones, con los gobiernos de las naciones y con las instituciones sociales, los cristianos hemos de ser los primeros en asumir que la fe en Jesucristo nos ofrece fundamentos extraordinarios para la práctica de una ecología integral y para el desarrollo pleno de la humanidad. “Será un bien para la humanidad y para el mundo que los creyentes reconozcamos mejor los compromisos ecológicos que brotan de nuestras convicciones”[2].

Publicado por ALFRE306 el 3 de Septiembre, 2017, 11:18 | Referencias (0)

¿Es el Nuevo Orden Mundial la preparación para la llegada del Anticristo?

La agresividad contra la Iglesia, o más exactamente: contra el mensaje y la presencia de Cristo que hay en la Iglesia, no tiene que provenir de una organización centralizada


Por: Fray Nelson Medina, OP | Fuente: fraynelson.com



Pregunta:

Quisiera mediante este segmento de preguntas y respuestas presentarte una inquietud; aunque no sé si sea el medio adecuado, creo que sí eres la persona adecuada.

Sobre los llamados iluminados, que se conforma actualmente por familias económicamente poderosas del mundo, los cuales tienen el objetivo de lograr un nuevo orden mundial, con gobierno único. Quizás lo más relevante (y peor) de este caso es que se trata de una mezcla de satánicos, sionistas, masones, sectas, dirigentes infiltrados en puestos de gobierno, entre otros.

Me parece que al menos algo hay de cierto en esta teoría de la conspiracion, en la que incluso estaría involucrada la ONU. ¿Acaso me estaré sugestionando con el tema?, ¿Debemos realmente hacer algo al respecto? (Roger, Yucatán, Mexico).

Respuesta:

Como en otros temas, mi sugerencia en este caso es: evitemos los dos extremos, a saber, la ingenuidad y la paranoia. Es ingenuo pensar en las beunas intenciones de la ONU cuando vemos que promueve métodos abortivos y que le sigue al juego al feminismo extremo que quiere separar maternidad y feminidad a todo costo. Es paranoico pensar que todos los que se oponene a nuestra fe están tan organizados que, por caricaturizar un poco, tienen reuniones mensuales a ver qué más le hacen a la Iglesia.

La agresividad contra la Iglesia, o más exactamente: contra el mensaje y la presencia de Cristo que hay en la Iglesia, no tiene que provenir de una organización centralizada, con cuarteles generales en algún punto del globo. La aversión a Cristo se explica bien porque su propuesta es radical y no negocia con nuestras mediocridades, egoísmos, y sobre todo, con las mil formas de nuestro orgullo. Como nos han enseñado especialmente los últimos Papas, ser cristiano implica ir en contravía, y eso causa fastidio y rechazo de muchas maneras: también en el terreno de lo público.

Eso no niega la enseñanza teológica que afirma la llegada, al final de los tiempos, de un gran adversario, un acérrimo enemigo de Cristo, al que se le llama el Anticristo. Al principio no será fácil distinguir a este enemigo de tantos otros que ha tenido nuestra fe, pero poco a poco se mostrará como le gran unificador de naciones, sistemas de pensamiento e incluso de distintas religiones. Muchos lo tendrán por benefactor y sus propuestas parecerán muy "razonables" y "forzosas." Tales condiciones, objetivamente hablando no se ve que las tenga por ahora ningún líder satánico, ni sionista, ni cismático, aunque habrá siempre que desconfiar el doble de todo lo que tenga que ver con la masonería.

Lo que sí debe quedar claro es que creer implica luchar, y que, ya se trate de un solo enemigo, muy visible, o de muchos que sean menos visibles, nosotros no nos fiamos mucho de los apoyos que dé este mundo sino que sabemos, como dijo Cristo, que no fue el mundo quien lo hizo rey (Juan 18, 36).

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Casa Para Tu Fe Católica (Fr. Nelson)

 

Publicado por ALFRE306 el 29 de Agosto, 2017, 11:32 | Referencias (0)

El eclipse solar del 21 de agosto… ¿una señal del fin del mundo?

Astrólogos, fundamentalistas cristianos y contactados extraterrestres coinciden en una interpretación catastrófica


Por: P. Luis Santamaría | Fuente: es.Aleteia.org



Dado el interés que este fenómeno natural está causando y alguna información apocalíptica que se ha difundido sobre el tema, reproducimos integramente el interesante artículo de nuestros amigos de Aleteia.org


El 21 de agosto de 2017 tendrá lugar un eclipse solar que será total visto desde América y parcial desde Europa. Como es sabido, este fenómeno astronómico consiste en que la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, ocultando la estrella de nuestro sistema planetario total o parcialmente -según la trayectoria de la sombra que proyecta la Luna sobre la superficie del planeta-, a diferencia de los eclipses lunares, que pueden verse desde cualquier punto de la Tierra donde sea de noche.

Se trata de un acontecimiento muy significativo en América, donde no se contemplaba un eclipse total del Sol de costa a costa desde 1918. Según explican los científicos, la “franja de sombra” de algo más de 110 kilómetros de ancho empezará en el norte del océano Pacífico, atravesará los Estados Unidos y terminará en el océano Atlántico.

“Nunca antes un evento celeste ha sido visto por tanta gente y observado desde tal cantidad de lugares, desde el espacio, desde el cielo y desde la Tierra”, ha afirmado Thomas Zurbuchen, director de misiones científicas de la NASA.

Temor, asombro, ansiedad

En una época en la que se conoce perfectamente el mecanismo por el que suceden estos fenómenos del universo gracias a los avances de la ciencia, sin embargo continúan dándose reacciones extrañas ante los eclipses. Como afirma Steve Ruskin, historiador de la astronomía, “no importa el período de tiempo o el conocimiento científico (o la falta de éste); las respuestas humanas a un eclipse son consistente y universalmente expresiones de temor y asombro”.

Según este experto, los eclipses “a menudo fueron fuente de miedo y ansiedad”, pero la revolución científica que tuvo lugar en Europa entre los siglos XVI y XVII hizo que disminuyeran estas actitudes. La verdad es que no han desaparecido, si observamos algunas reacciones al anuncio del próximo eclipse solar del 21 de agosto, que vienen sobre todo desde el ámbito de las sectas, el esoterismo y la nueva religiosidad.

Algunas interpretaciones supuestamente “cristianas”

Como ya es habitual en estos últimos tiempos, David Meade, autor del libro Planeta X. La llegada en 2017, ha aprovechado la ocasión para anunciar el fin del mundo por obra del (inexistente) planeta Nibiru. Según sus declaraciones a la prensa sensacionalista que sigue dando espacio a sus delirios, “el gran eclipse del 21 de agosto es un gran presagio”, y lo conecta con algunas citas bíblicas que hablan sobre el oscurecimiento del Sol.

Meade asegura que este fenómeno astronómico será el comienzo del apocalipsis. Cabe recordar que en su libro había profetizado que una serie de astros impulsado por una estrella a la que considera “un gemelo binario de nuestro Sol” se acercan al planeta Tierra e impactarán en octubre de 2017. Algunos de sus cálculos, sin embargo, adelantan la fecha del cataclismo espacial para el próximo 23 de septiembre.

La verdad es que David Meade mezcla datos bíblicos con recursos esotéricos (astrología y numerología) que nada tienen que ver con la fe cristiana. Sin embargo, algunos personajes del cristianismo fundamentalista también han hecho curiosas afirmaciones en torno al eclipse, vinculando este hecho con el Apocalipsis y las señales del fin de los tiempos y de la Parusía (segunda venida de Cristo).

Mark Biltz (de los Ministerios El Shaddai), obsesionado con las profecías, ha dicho que “desde un punto de vista bíblico, un eclipse solar es un señal de Dios. Cuando hay un eclipse solar total, es una advertencia para una nación o naciones específicas dependiendo de su camino… ¿Podría Dios darnos una advertencia de que tenemos que arrepentirnos o que el juicio llegará a los Estados Unidos? ¡El momento no podía ser más claro!”.

Paul Begley también considera que es “una señal profética”, y por eso “el eclipse puede significar: ‘estamos viviendo los últimos días’”. Scott Clarke aprovecha la astrología (el eclipse sucedería en la constelación de Leo) para hacerla concordar con la Biblia y así asegurar que significa “el regreso del Rey”.

No es tan directa Anne Graham Lotz, que sí deja caer que “aunque nadie puede saber con certeza si el juicio está llegando a los Estados Unidos, parece que Dios nos está indicando algo. El tiempo dirá qué es ese algo”. En la misma línea se expresa Bob O’Dell, que señala que el eclipse solar “es probablemente un mensaje de Dios a todo el mundo”.

Otras figuras destacadas de esta corriente fundamentalista y preocupada por el cumplimento de las profecías se han decantado por esta interpretación tremendista y que entiende el eclipse del 21 de agosto como una de las señales que preceden al tiempo del fin. Como dice Michael Snyder en tono cuestionador: “¿2017 resultará ser uno de los años más significativos para las profecías bíblicas que hemos visto? No lo sé, pero Jesús nos dijo repetidamente que esperáramos las señales de su regreso, así que estoy observando”.

Esoterismo y extraterrestres

Con una apariencia totalmente distinta -pero con evidentes paralelismos-, diversas figuras del entorno de la Nueva Era y del esoterismo se han referido al eclipse del 21 de agosto como un momento especial que traerá consigo “grandes cambios planetarios”. Desde videntes y astrólogos hasta “contactados” (personas que dicen haberse encontrado o estar en comunicación con extraterrestres) han aprovechado este fenómeno astronómico para llamar la atención y acrecentar su fama y su negocio.

Por ejemplo, algunos medios informan de que el “contactado” mexicano Alberto Zecua ha divulgado -con gran difusión en WhatsApp y otras redes sociales- que entre el 17 y el 23 de agosto habrá un temblor de tierra, algo que le habría dicho “el maestro Jesús”. Un terremoto que debería ser visto como “un cambio natural que nos beneficiará en el futuro”.

Otra “contactada” mexicana, Cristina Anzures, ha publicado lo siguiente en Internet: “Tengo que darles una noticia, una alerta de allá arriba. Se vienen cosas duras y delicadas para todos los que habitamos este planeta a consecuencia de todo lo que le hemos hecho al mundo”. La razón de la catástrofe sugerida es que “la madre tierra tiene que curarse ya, para que esté mejor para los que se quedan”.

Una ocasión para la astrología

Como no podía ser de otra manera, también los astrólogos aprovechan el eclipse para llamar la atención (contribuyendo una vez más, ya de paso, a la confusión popular entre la astronomía -la ciencia que estudia los cuerpos celestes- y la astrología -la superstición que afirma que dichos cuerpos predicen el destino de las personas y de las cosas-).

Algunos medios de comunicación se han prestado a este juego, dando espacio a desinformaciones en torno al eclipse solar. En la versión digital de la revista Cosmopolitan se dirigen al público femenino (“chicas Cosmo”) con afirmaciones como ésta: “el planeta Venus (que gobierna el amor y la asociación) está siendo empujado por un par de planetas y es un hecho que el próximo eclipse afectará tus relaciones amorosas”.

En esta revista, después de dar un montón de detalles sobre los problemas en las parejas que pueden suceder en torno al fenómeno astronómico, sus redactores concluyen diciendo: “así que ya sabes, chica Cosmo, si algo extraño pasa en tu relación en estos días… ¡la culpa la podría tener el eclipse solar!”.

En Univisión, por ejemplo, el autodenominado “Profesor Zellagro” da sus propios consejos y afirma que “para recibir al eclipse es importante poner orden, armonía y equilibrio” en diferentes áreas de la vida, sobre todo en los planos amoroso y económico. Hasta con recomendaciones de pequeños rituales o gestos mágicos: “escribe en un papel cuáles son tus aspiraciones económicas, coloca el papel en una cajita junto a un billete de un dólar que te servirá de recordatorio de la importancia que tiene el ahorro para conseguir abundancia”.

Los astrónomos salen al paso

Ya que en México, como hemos visto, se han dado interpretaciones tan estrafalarias al eclipse, precisamente un divulgador de la astronomía de este país ha hecho unas declaraciones públicas para tranquilizar a la población. Se trata de Pablo Lonnie Pacheco Railey, que ha afirmado que “el eclipse solar no es una señal del fin del mundo ni del principio del apocalipsis, y menos marca el inicio de una guerra en Estados Unidos con Corea”.

Para este arquitecto mexicano, “se trata de un fenómeno astronómico habitual que se apreciará con mayor intensidad en Norteamérica”, y nada más. Además, explica que “con acciones humanas el mundo definitivamente sí puede acabarse, no con el eclipse del 21 de agosto”.

Cuando se eclipsa… la razón

Una vez más, hay que hacer una llamada a la racionalidad y al sentido común. Sabemos de sobra lo que son los eclipses. El avance científico de la humanidad nos permite entender y explicar este acontecimiento astronómico. Y los que somos creyentes y confesamos a un Dios Creador afirmamos que el universo con sus leyes es obra suya y, como señalaba el Concilio Vaticano II, “por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado” (Gaudium et spes 36).

Es lamentable que algunos grupos y personas se aprovechen en parte de la incultura científica y en parte de los miedos y debilidades del ser humano para ganar notoriedad, ampliar su audiencia o reforzar sus ingresos. Y, como hemos visto, esto sucede en muy diversos ámbitos de lo que denominamos “nueva religiosidad”, ya sea de impronta cristiana o de carácter esotérico. Unos y otros mezclan ciencia -a su manera- y espiritualidad en provecho propio.

También conviene apuntar a la irresponsabilidad de algunos medios de comunicación y sus profesionales, que alegremente dan espacio -quizás debido, entre otras cosas, a la ausencia de noticias en la parte del mundo que está en verano- a charlatanes, augures y personajes sin otra oportunidad que la del sensacionalismo. Individuos que aprovechan un repentino oscurecimiento del Sol para buscar el oscurecimiento de las mentes y del raciocinio de muchos.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Aleteia en español

 

Publicado por ALFRE306 el 21 de Agosto, 2017, 12:07 | Referencias (0)

Artículos anteriores en General

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com