ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Enero 2018  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (334) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (252) Sindicar categoría
Archivo
Febrero 2018 (13)
Enero 2018 (31)
Diciembre 2017 (26)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

10 de Enero, 2018


Dejarse ayudar

Al abrirnos a la ayuda de otros reconocemos nuestra confianza en la bondad humana


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Nos gusta poder ayudar a otros. Significa que tenemos sensibilidad, que percibimos el dolor y las necesidades ajenas, que contamos con fuerzas para dar una mano.

Quizá nos cuesta dejarnos ayudar, porque ello implica reconocer que estamos necesitados, que los problemas son superiores a nuestras energías, que nos encontramos cansados o enfermos.

Dejarse ayudar, sin embargo, tiene aspectos positivos. Por un lado, porque captamos algo que todos, también los que parecen más afortunados, necesitamos descubrir: la vida es siempre algo frágil.

Por otro lado, porque al abrirnos a la ayuda de otros reconocemos nuestra confianza en la bondad humana. La habíamos experimentado tantas veces en nuestra infancia, sobre todo a través de los padres. La experimentamos continuamente en accidentes, enfermedades, estudios, trabajos, arreglos en la cocina...

Sí: a nuestro lado hay mucha gente buena, que percibe nuestras flaquezas, que ofrece un consejo para apartarnos del mal camino, que nos deja unos billetes (sin intereses) para salir adelante en un aprieto económico.


Son hombres y mujeres que nos cuidan en los hospitales, que nos protegen en la calle como policías (con frío y con calor), que nos llevan al destino como conductores de metro o de autobuses, que nos indican cómo llegar al ayuntamiento.

Al dejarnos ayudar por tanta gente buena, superamos la pena de quien pide al constatar el alivio que surge al vernos apoyados, acogidos, acompañados, cuidados, incluso a costa del riesgo de contagiar con nuestra gripe a quien nos visita durante las horas de fiebre.

Dejarnos ayudar por familiares, amigos, conocidos, vecinos, compañeros de trabajo, facilita el que nuestros corazones se abran a la ayuda definitiva, la única que puede perdonar pecados y superar el drama de la muerte: la que nos ofrece Jesucristo, en nombre de Dios Padre, con la fuerza y el consuelo del Espíritu..

 


Publicado por ALFRE306 el 10 de Enero, 2018, 17:34 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com