ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Enero 2018  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (334) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (252) Sindicar categoría
Archivo
Febrero 2018 (13)
Enero 2018 (31)
Diciembre 2017 (26)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

¿Cómo amar a los enemigos?

Oración para pedir perdón y para perdonar


Por: P. Evaristo Sada, L.C. | Fuente: https://la-oracion.com



Siempre me he preguntado si realmente es posible para mí, en mi limitación, llegar a amar, como Cristo, a aquellos que me han hecho daño.

En ocasiones, ofrecer la otra mejilla no sólo parece imposible sino incluso algo que atenta contra el más básico y primitivo instinto de supervivencia.

La manera en la que lo he interpretado, sin pretender que sea la correcta, no es exponerme sin defensa alguna a un daño mayor, sino simplemente dejarlo pasar, ofrecerlo a nuestro Señor y no hacer nada.

Lo que yo percibo como un daño real, lo es también para Cristo. No pretendo escapar al dolor, sino sufrirlo en su compañía. Él ha cargado cada uno de esos dolores en la cruz. Cada falta de uno de sus hijos es otra espina en su corona, un nuevo golpe que hunde cada vez más alguno de los clavos en su cuerpo. Y no debo olvidar que también lo son cada uno de mis pecados.

Entonces ¿quién soy yo para juzgar? ¿Quién soy yo para llamar culpable a nadie cuando soy tan culpable como los que acuso? Cuando me he acercado en oración a Dios le he preguntado ¿qué puedo hacer con lo que no puedo cambiar y me duele tanto? ¿Cómo aceptar el daño para después dejarlo ir?

Él me ha respondido claramente diciéndome: déjalo en mí. No hagas nada. Ninguna recriminación o juicio. Ninguna acción contra el ofensor. Y sobre todo, ninguna difamación; ya que desacreditar a una persona frente a los demás es un acto sutil de venganza.

Guardar silencio, confiar en Dios y refugiarme en su amor, será mi forma de amar a mi enemigo.

 

Publicado por ALFRE306 el 3 de Enero, 2018, 15:38 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com