ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Noviembre 2017  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (278) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (250) Sindicar categoría
Archivo
Diciembre 2017 (12)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

12 de Noviembre, 2017


La “capitulación” de ser hombre

El secreto de la existencia humana consiste no sólo en vivir sino en encontrar un motivo para vivir


Por: Roberto Allison Coronado L.C | Fuente: elblogdelafe.com



Recuerdo cuánto me impresionó esta frase de Dostoievsky. Desde entonces, me persigue con frecuencia la pregunta sobre el sentido de mi vida, si he vivido verdaderamente. Y debo confesar que no hay nada que me cause más horror que el imaginarme al final, en la vejez, con una existencia vacía, hueca, preguntándome una y otra vez, con irrevocable frustración, por qué no viví de verdad, por qué no fui pleno. Y lo peor será que no podré culpar a nadie, pues sólo yo soy el único responsable. Repito: nada peor que esa idea.

Y siguiendo a mi amigo ruso, recuerdo otra frase suya:

    “Todo pasa menos la verdad”

El hombre: buscador de sentido. Un nómada peregrino en camino a la posada de la verdad. Pienso que una de las grandezas más sublimes del espíritu humano es esta inclinación, este deseo inextinguible de conocer la verdad y luchar por alcanzarla, y no descansar hasta poder estrujarla en sus manos. Sobre todo, de una verdad que dé sentido a su existencia.

Pero no siempre ha sido así…

Hoy vivimos amenazados por una enfermedad que corroe esta grandeza del hombre. La “dictadura del relativismo”, como bien lo describió el Papa Benedicto XVI, nos domina. Estamos en un mundo donde la verdad se inventa, donde las palabras lo soportan todo.

“Es verdad si tú lo crees así”: un eslogan omnipotente que justifica hasta lo absurdo y lo irracional. No existe ninguna verdad universal. La verdad es lo que yo decido que es. Hasta el punto de llegar a poner el bien y el mal bajo el rasero de la votación de la mayoría. Hasta tal punto que los tribunales son los que dictan cuándo una vida es digna o no (¿Recuerdan el caso de Charlie Gard?).

Muchos lo llaman progreso y liberación, y creen llegado el momento en que la humanidad se debe deshacer de los pesados fardos de leyes retrógradas y supersticiosas. Y nos creemos libres, cuando sólo somos seres encadenados, enervados con el dulce yugo de la mentira.

Pero en el fondo lo que estamos haciendo es intoxicarnos al poner nuestros caprichos y, en ocasiones, nuestros instintos más bajos como el único criterio de la verdad, ¡rebajamos nuestra dignidad! Nos volvemos desgraciados; en esclavos del placer, del momento, de la ideología común. Envilecemos nuestra libertad en libertinaje, el amor en sexo y placer, la verdad en capricho, el hombre en animal. El relativismo cercena de raíz la dignidad y la grandeza del hombre. Henos aquí ante la capitulación de ser personas de verdad.

    Capitulación: “Abandonar una pugna o discusión por cansancio o por la fuerza de los argumentos contrarios” (Diccionario de la Real Academia Española, 2. intr. n°4)

Basta con ver los rostros de las personas en el metro, en la calle. ¿Qué es lo que nos ofrecen hoy el arte, la TV, el internet y las redes sociales? Y no nos vayamos tan lejos, ¡basta con vernos a nosotros mismos!Ya es muy difícil encontrar la plenitud, la felicidad profunda, el orgullo sano de ser hombre. Sólo vemos fetiches deprimentes sin personalidad, muñones de personas, seres incompletos. Y detrás de la máscara de una aparente libertad y de la carcajada estridente, emerge la putrefacción de un cadaver viviente, de un zombie que se cree vivo, cuando en realidad hemos capitulado de vivir. Hemos perpetuado un suicidio en vida.

Ahora es cuando me hago estas preguntas que me estremece de pavor: Si ya no existe ninguna verdad, ¿cómo podremos entonces encontrar la Verdad? Si hemos capitulado de ser hombres, ¿cómo llegar a conocer al Hombre por excelencia, al Hombre-Dios Jesucristo? Si no se vive realmente, si hemos extraviado el sendero ¿Cómo podremos llegar al que es el Camino, la Verdad y la Vida?

Publicado por ALFRE306 el 12 de Noviembre, 2017, 9:24 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com