ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Noviembre 2017  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (278) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (250) Sindicar categoría
Archivo
Diciembre 2017 (12)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

3 de Noviembre, 2017


Sobre la democracia

Un tema decisivo para el futuro de un pueblo.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Nueva discusión sobre la democracia. Se trata de un tema decisivo para el futuro de un pueblo. Propaganda y debates. Urnas y papeletas. Día de votaciones. Resultados. Unos ríen, otros lloran.

Así caracterizan algunos la democracia, cuando dejan de lado los aspectos más importantes: ¿era legítima la votación? ¿Se actuó seriamente al analizar el tema? ¿La gente estaba preparada? ¿Hubo manipulaciones? De verdad, ¿era correcto someter ese asunto al veredicto de las urnas?

Los demócratas más radicales saben que no todo puede ponerse a votación. Basta con estudiar la historia de las diferentes democracias y ver cuántas veces se ha permitido organizar un referéndum para abolir todos los impuestos...

Pero también saben que con presiones políticas, desde parlamentos que no reflejan las opiniones reales de la gente, pueden organizarse votaciones en las que se decide sobre la vida o la muerte de un Estado o de los hijos antes de nacer.

Pensemos en dos ejemplo, uno real y otro imaginario (pero casi real). En 1978, el parlamento italiano aprobó el aborto como algo socialmente permitido, cubierto por la estructura sanitaria pública. En 1981, un referéndum organizado contra esa ley fue derrotado.



En ese caso, la democracia en Italia se consideró capaz de decidir sobre la vida o la muerte de los hijos. Primero, a nivel de parlamento. Después, cuando la gente confirmó, en el referéndum, que había que mantener la ley del aborto.

Esas dos votaciones nunca deberían haberse producido, porque ninguna democracia puede poner en discusión un derecho fundamental de todo ser humano: el de la vida, antes o después del nacimiento.

Segundo ejemplo: unas poblaciones han construido, durante siglos, una convivencia que se plasmó en un Estado. Grupos "locales" luchan por muchos medios para conseguir la independencia de una parte de ese Estado. Dominan el parlamento regional. Contra las leyes nacionales, organizan un referéndum.

Tras el resultado, unos reirán y otros llorarán, dice algún analista con una sonrisa no bien definida. Tiene razón en parte, porque los resultados de cada votación agradan a los "vencedores" y abaten a los "perdedores". Pero está equivocado en la sustancia, porque nunca debería haberse llegado a la situación de enfrentamiento ideológico y social que rompe una convivencia que merece ser mantenida.

Muchas democracias incurren en situaciones como las anteriores, porque les falta la base cultural y jurídica que les permita fundarse no simplemente en las encuestas o en los votos, sino en principios fundamentales que no pueden ser discutidos, como los que tutelan los derechos básicos de todos los seres humanos, y los que permiten defender convivencias seculares.

Por eso hace falta pensar otro modo de organizar la democracia (o cualquier sistema político), desde un fundamento válido: nadie puede violar los principios de justicia ni los derechos fundamentales de las personas; y todos los seres humanos, sin discriminaciones arbitrarias, merecen ser defendidos en su integridad física, en sus necesidades básicas, y en su capacidad de escoger caminos buenos para realizar sus legítimas aspiraciones.

 

Publicado por ALFRE306 el 3 de Noviembre, 2017, 12:00 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com