ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Octubre 2017  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (278) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (250) Sindicar categoría
Archivo
Diciembre 2017 (12)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Octubre del 2017


El problema en Halloween no está en los disfraces o en los dulces, sino en glorificar el mal

El P. Vincent Lampert, exorcista y párroco en la Arquidiócesis de Indianápolis, lo afirma


Por: Mary Rezac | Fuente: ACI Prensa



El P. Vincent Lampert, exorcista y párroco en la Arquidiócesis de Indianápolis, afirmó en diálogo con ACI Prensa que los padres deben recordar los orígenes cristianos de Halloween y hacer una celebración consecuente en la Víspera de Todos los Santos “en vez de glorificar al mal”.

"En última instancia, no creo que haya nada malo con que los niños se pongan un traje, se vistan de vaquero o Cenicienta y pasen por el barrio pidiendo dulces. Es una diversión sana”, dijo el P. Lampert.

El sacerdote aseguró que el peligro radica en los trajes que glorifican el mal deliberadamente e infunden miedo, o cuando las personas pretenden “obtener poderes especiales” a través de la magia y brujería, inclusive por mero entretenimiento.

"En el libro de Deuteronomio, en el capítulo 18, se habla de no intentar consultar a los espíritus de los muertos, tampoco a los que practican magia, brujería o actividades afines. Aquello sería una violación de un mandamiento de la Iglesia, al colocar otras cosas por delante de la relación con Dios".

"Y ese sería el peligro de Halloween. Que de alguna manera Dios se pierde en todo esto, que la connotación religiosa se pierda y finalmente la gente glorifique el mal", añadió.

También dijo que es importante recordar que el diablo y los espíritus malignos no tienen ninguna autoridad adicional en Halloween, aunque lo parezca.

"El diablo actúa por lo que la gente hace, no porque este haga algo por sí mismo. Tal vez por la forma en que se celebra ese día, en realidad se invita a que el mal entre a nuestras vidas", dijo.

Finalmente el P. Lampert aseguró que una de las mejores cosas que los padres pueden hacer es utilizar Halloween como un momento de aprendizaje y explicar a los niños “por qué ciertas prácticas no conducen a nuestra fe e identidad católica”.

Por otro lado, Anne Auger, una madre católica de tres niños proveniente del estado de Winsconsin en Estados Unidos, dijo a ACI Prensa, que si bien deja que sus niños se disfracen y pidan dulces, siempre verifica las casas por donde pasarán y así evitar aquella que están decoradas “con cosas temibles”.

"El año pasado una persona llegó a la puerta vestido como un lobo demoníaco. A veces las personas se visten como brujas y puedo entender eso, pero esto fue un nivel completamente nuevo, tan diferente a cuando éramos pequeños".

También aseguró que los padres deben enseñar a sus hijos el significado de Halloween, siempre en relación al día de Todos los Santos.

"Les decimos que estamos teniendo una fiesta porque celebraremos a los santos en el cielo, y es por ello salimos a pedir dulces”, añadió.

Kate Lesnefsky, otra madre católica, con niños entre las edades de 3 y 16 años, también les permite que elijan sus trajes para pedir dulces, siempre y cuando no infundan miedo o tengan aspecto demoníaco.

Al día siguiente lleva a sus hijos a la Misa por Todos los Santos, y la familia lo usa como una oportunidad para hablar sobre lo que significa la muerte y la santidad.

"Tengo una hermana que murió cuando tenía 19 años. Entonces hablamos de diferentes personas que sabemos que están en el cielo, de mis abuelos o de los diferentes santos" dijo Lesnefsky.

Traducido y adaptado para ACI Prensa por Diego López Marina.
Publicado originalmente en CNA.

Publicado por ALFRE306 el 31 de Octubre, 2017, 9:34 | Referencias (0)

Los 7 acuerdos del amor que protegen y relanzan tu matrimonio

Decisiones exigentes... pero que nos ponen en la buena dirección

El matrimonio implica un compromiso firme por mejorar la relación evitando rencores y daño


Por: n/a | Fuente: Religión en Libertad



El psicólogo Doug Weiss, norteamericano, director del centro de consejería familiar Heart to Heart (www.drdougweiss.com), es el autor de varios libros de ayuda para la vida matrimonial, entre ellos The 7 Love Agreements (Los 7 acuerdos del amor) en el que propone a los matrimonios tomarse en serio su relación y apostar por ella con fuerza tomando el firme propósito de cumplir con siete acuerdos básicos que los protegeran de la ruptura y del desamor.

Weiss los presenta así: "Estos siete acuerdos os abrirán a una mayor intimidad entre vosotros y con Dios. Estos acuerdos de amor no garantizan resultado inmediatos, pero nos lanzan en un proceso de mejorar la relación. El proceso funciona mejor cuando esposa y esposo optan juntos por ellos. Pero un cónyuge por su cuenta puede hacer estos acuerdos por si solo como una forma de acercarse más a su pareja. Estos acuerdos de amor no son promesas para hacer una sola vez en la vida. Como seres humanos, tenemos que ser pacientes y amables. Es mejor repasarlos y renovarlos frecuentemente. Día a día construirán amor verdadero e intimidad".

Los 7 acuerdos del amor

1. Fidelidad: Seré fiel a mi cónyuge siempre, en toda circunstancia

2. Paciencia: No intentaré cambiar las cosas de mi cónyuge que no me gustan, pero yo sí modificaré aquellos de mis hábitos que molestan a mi cónyuge

3. Perdón: Cuando haya ofendido a mi pareja, rápidamente pediré perdón. Y yo perdonaré sus ofensas en mi corazón incluso antes de que me lo pida.

4. Servicio: Me anticiparé a las necesidades emocionales, espirituales, físicas y materiales de mi cónyuge y haré todo lo que pueda para satisfacerlas.

5. Respeto: No hablaré ni actuaré de formas que pongan en ridículo o avergüencen a mi cónyuge.

6. Amabilidad: Seré amable con mi pareja, eliminando cualquier rasgo de acritud en mi comportamiento y palabras

7. Celebración: Apreciaré los dones de mi pareja y sus atributos y los celebraré personalmente y también públicamente.

"Cuando entiendes los acuerdos de amor, te das cuenta de que puedes tomar decisiones de corazón que te orientan a actuar de forma más cristiana con tu esposo o esposa", explica Doug Weiss.

Pueden parecer objetivos muy ambiciosos, muy elevados, pero Weiss explica que "al menos, al intentarlo, irás en la dirección correcta".

Un ejemplo: en vez de un grito, una nota cariñosa
Pone un ejemplo de como un marido puede ser amable y paciente. Quizá su esposa está hablando por teléfono con su hermana mientras es la hora de acostar a los niños y estos se portan mal porque quieren que venga mamá como es habitual. En vez de gritar o poner la mirada de "cuelga de una vez el teléfono" puede pasarle una nota con una expresión suave: "tus hijos te quieren para sus abrazos especiales de buenas noches". Él no opta por regañarla a ella, y ella no responderá molesta con un "aguántate un rato y encárgate de ellos".

Más allá de los casos concretos, que cambiarán de casa en casa, la clave está en empezar un camino decidido de amar intencionalmente. "Empezarás a encontrar formas de mejorar, y eso dará una dinámica nueva a tu matrimonio".

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ReligionEnLibertad.com

Publicado por ALFRE306 el 30 de Octubre, 2017, 11:45 | Referencias (0)

Intimidad matrimonial: significado e importancia

Intimidad matrimonial significa no sólo el tiempo que los esposos están solos sino en un estado afectivo y psicológico muy especial y casi siempre en el dormitorio.


Por: Dr. Alberto Abdala |



Intimidad matrimonial significa no sólo el tiempo que los esposos están solos sino en un estado afectivo y psicológico muy especial y casi siempre en el dormitorio. El resto del día generalmente los esposos lo comparten con alguien: hijos, familiares, amigos, etc., etc. Este tiempo, "el tiempo del matrimonio" es tan especial, tan privativo de cada matrimonio que por eso se lo llama INTIMIDAD o sea conjunto de sentimientos y emociones que forman la vida afectiva.de los esposos.

Cada pareja de novios, antes de casarse, debe preocuparse de tener la comodidad ambiental para poder vivir, en plenitud, su intimidad matrimonial; sin ninguna clase de limitaciones ni temor a ser oidos y mucho menos interrumpidos en su intimidad. Esto que parece tan superficial, es problema frecuente en esposos que deben vivir en pequeños departamentos, cuando no, con un hijo en el dormitorio lo que es grave error. (En cuantas películas se ve que matrimonios para poder vivir su intimidad, se refugian los fines de semana en un hotel...)

La falta del ambiente físico (dormitorio) propio, separado, imposibilita a los esposos vivir su intimidad matrimonial en el momento psicológico oportuno, con lo que no solo se lo priva de un momento agradable, tan especial, sino que no permite la evolución del matrimonio y todo lo que la intimidad matrimonial significa

Si a la falta de comodidad en la casa para vivir su intimidad matrimonial se agregan problemas de familia o económicos, de trabajo, de cambio de ciudad casi siempre de la esposa (que se casa y va a otra ciudad donde trabaja el esposo) etc. etc. la esposa no está en las mejores condiciones personales para compartir la intimidad matrimonial. Inicio siempre muy importante porque marcará a esa esposa (más que al esposo) a veces en forma muy intensa pero nunca en forma positiva. La intimidad matrimonial evoluciona, se perfecciona, como las relaciones sexuales matrimoniales que en esa intimidad tienen lugar; siendo insustituibles e indispensables (más en esposos jóvenes) porque es lo que nutre y une al matrimonio mientras puedan ser normalmente vividas.(Ver: relaciones sexuales matrimoniales, Orgasmo, Períodos del matrimonio, etc.)

Siempre en intimidad matrimonial a medida que las demostraciones de cariño aumentan se llega a las relaciones sexuales; pero la intimidad matrimonial es mucho más que relaciones sexuales. Cuando la pareja envejece las relaciones sexuales matrimoniales se distancian y llegan a desaparecer; pero la intimidad matrimonial sigue presente, vigente y con el mismo significado de comunión de espíritu, de fuerza que une los esposos. La intimidad matrimonial es el momento muy especial, único, privativo de los esposos donde demuestran el amor que los une e inmersos en ella se dispone toda la planificación matrimonial, familiar, económica; momento psicológico tan especial y exclusivo de los esposos donde se comentan hechos, situaciones no fáciles de tratar en ningún otro momento y muy especialmente donde se renuevan afectos, se demuestran amor, se superan enojos, etc., etc. y se vuelven a repetir promesas de cuando eran novios.

La intimidad matrimonial propia y exclusiva del matrimonio, es un momento psicológico muy especial donde los esposos demuestran el amor que los unió: el amor no se pesa ni se mide, SE DEMUESTRA, y la intimidad matrimonial es el tiempo para ello.

La mujer se casa con ese joven pensando que es el más hombre de todos: ese es el momento de demostrarlo, de expresar su cariño, sus deseos, proyectos, etc., etc. y lo mismo ella a quién él considera la mejor mujer y con quien quiere pasar toda su vida y formar una familia. Entonces en este momento ella le demuestra todo su cariño. Cuando los esposos son jóvenes en esa demostración de cariño y como prueba de máximo amor (sublimación del amor presente) llegan a tener relaciones sexuales; pero a medida que el matrimonio envejece las relaciones sexuales se van distanciando; pero no por ello la intimidad matrimonial pierde vigencia porque las relaciones sexuales forman una parte de la intimidad matrimonial pero no es el todo. La comunión de espíritus, el diálogo, la planificación, las manifestaciones de cariño persisten siempre y hay un renovado amor que trasunta al hogar en forma de armonía y felicidad. POR ANCIANOS QUE SEAN LOS ESPOSOS LA INTIMIDAD MATRIMONIAL MANTIENE SU FUERZA DE UNIR AL MATRIMONIO. Dentro de este ambiente tan especial y único de esposos mantienen -repito- no siempre relaciones sexuales que son insustituibles para la vida armónica del matrimonio.

En matrimonio no se hace una convocación especial para tratar, entre esposos, tal o cual problema, duda o situación o como se dice "no ha llegado el momento o espero que se dé el momento oportuno". En la organización psicológica del matrimonio todo está previsto: LA INTIMIDAD MATRIMONIAL es ese momento especial (no sólo porque los esposos están solos sino porque están en intimidad o sea en un estado psicológico especial predispuestos a todo lo positivo) que todo matrimonio debe ejercitar desde el inicio de su luna de miel darle la importancia, rodearlo del ambiente y estado anímico especial donde se puedan tomar decisiones, soluciones, etc. sin injerencia extraña y por estar los esposos en un estado anímico muy especial, diferente al del resto del día sus resultados son siempre muy positivos, favorables al matrimonio; con un final que solo la intimidad matrimonial puede otorgar como un beso, un abrazo, una caricia o una gran alegra íntima y compartida. ASI MADURA Y EVOLUCIONA EL MATRIMONIO VÍA INTIMIDAD MATRIMONIAL Vivir momentos de intimidad matrimonial no solo para resolver situaciones conflictivas o difíciles sino también para festejar alegrías.

La intimidad matrimonial posibilita soluciones matrimoniales casi imposibles, pero nunca olvidar: primero crear el clima propio de la intimidad matrimonial que es abrir la puerta del amor y de la inteligencia puestos al servicio del matrimonio: AMO Y SEÑOR de los esposos. EL MATRIMONIO SE RIGE POR LEYES QUE NO ESTÁN EN NINGÚN CÓDIGO, CADA MATRIMONIO TIENE EL PROPIO PERO SOLO ABRIRLO EN INTIMIDAD MATRIMONIAL

Esta es su gran importancia y su diferencia con las solas relaciones sexuales que forman parte de la intimidad matrimonial; por ello se lo debe inculcar en la mente de los novios y esposos y enseñarles COMO ACCEDER a la intimidad matrimonial. No será la primera vez que esposos que a la mañana reñían a la tarde ella está sentada en la falda de él. Un beso, un abrazo significa mucho más que la mejor de la explicaciones. LA INTIMIDAD MATRIMONIAL ES EL TIEMPO DEL MATRIMONIO

Por supuesto que los diálogos en intimidad matrimonial cambiarán con los cambios y evolución del matrimonio, así en la luna de miel lo más preocupante será el tema de las relaciones sexuales como se explica más adelante. Es importante que los esposos adopten esa modalidad de diálogo porque son dos cuerpos, dos personalidades diferentes que tiene que armonizar casi en todo y el inicio de su vida sexual necesita del dialogo franco para corregir o modificar conductas, acciones, hasta llegar a lo normal, como la oportunidad de demostrar el amor conyugal encuentra su momento oportuno en la intimidad matrimonial sin excluir las relaciones sexuales que podrán o no estar presentes; pero la intimidad matrimonial no se pierde jamás.

Lógico, si en la luna de miel el tema es relaciones sexuales y planes de viajes, al pasar el tiempo los temas serán: la situación económica, trabajo, familias, amigos, posibilidad de embarazo, etc. teniendo en ese momento soluciones de común acuerdo

Es por todo lo explicado, la importancia que los esposos puedan tener su privacidad, para ejercitar su intimidad matrimonial que se perfecciona con los años, porque es el único momento que los esposos están solos y en plena libertad para prodigarse toda clase de atenciones y manifestaciones de cariño. Aún cuando lleguen los hijos, el matrimonio sabrá vivir su intimidad matrimonial como antes de tenerlos. Los hijos aprenderán a respetar el dormitorio de los padres, lo que les hace bien porque ellos - ya mayores- llevarán ese modelo de matrimonio. No agregar camas al dormitorio matrimonial que será en perjuicio de la intimidad matrimonial y peor aún; de las relaciones sexuales matrimoniales y así se está atentando contra la felicidad matrimonial sin pensarlo. A los hijos les hace muy bien notar la independencia del matrimonio de sus padres

Los esposos deben acostumbrarse a considerar el matrimonio como "sagrado" que nada ni nadie tiene derecho a perturbar, ni ellos mismos. Discusiones, enojos, situaciones conflictivas, etc. serán solucionadas en intimidad matrimonial pero NUNCA A COSTAS DEL MATRIMONIO

DEL MATRIMONIO SOLO EN INTIMIDAD MATRIMONIAL PODRÁN REFERIRSE A EL (SIN INTERVENCIÓN DE TERCEROS) Y NO EN CUALQUIER DESAVENENCIA DIARIA

SE LE DEBE EL MAYOR DE LOS RESPETOS Y CUIDADOS MUCHO MAS QUE A UN HIJO PORQUE ESTOS PODRÁN SER 2, 4, 8 O MAS Y DESCIENDEN DE EL, PERO EL MATRIMONIO ES UNO SOLO (ver más adelante.)

No olvidar que el matrimonio es patrimonio de los dos esposos y no de uno de ellos, es bien común protegido por todas las leyes sociales y bendecido por Dios. ASÍ DE IMPORTANTE.

SITUACIÓN DE PRIVILEGIO QUE EL MATRIMONIO OTORGA A LOS ESPOSOS QUE AL DEMOSTRARSE TANTO AMOR LES ABRE LAS PUERTAS QUE CONDUCEN A ESE MUNDO MARAVILLOSO DE SATISFACCIONES, ALEGRÍA DE VIVIR, DE FORMAR UNA FAMILIA, ETC., ETC.

MATRIMONIO ES EL MÁXIMO LOGRO HUMANO, LO MAS IMPORTANTE EN LA VIDA DEL SER HUMANO. SOLO EN EL EL SER HUMANO SE REALIZA PLENAMENTE Y CONOCERÁ LA COMPLETA FELICIDAD.

Todas las otras formas de convivencias de hombre y mujer: parejas, concubinato, amantes, mantenidas, etc., etc. son groseras caricaturas del matrimonio y demuestran que no se aman tanto para merecer el matrimonio.

 

 


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

Publicado por ALFRE306 el 29 de Octubre, 2017, 11:12 | Referencias (0)

Enséñame, Señor, a gustar tus mandamientos

¿Qué piensa Jesús de este suceso?


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Romanos 7, 18-25: “¿Quién me librará de este cuerpo, esclavo de la muerte?”
Salmo 118: “Enséñame, Señor, a gustar tus mandamientos”
San Lucas 12, 54-59: “Si saben interpretar el aspecto que tienen el cielo y la tierra, ¿Por qué no interpretan entonces los signos del tiempo presente?”

 

Jesús se refería a los hombres de su tiempo y hace un fuerte reclamo porque no han podido descubrir detrás de todas su obras, la presencia de Dios. Pero Jesús también se refiere a nosotros, hombres y mujeres de nuestro tiempo, porque no somos capaces de percibir su presencia en medio de nosotros, porque no valoramos los acontecimientos y porque seguimos viviendo en la indiferencia.

 

Cada día hay nuevos acontecimientos y cada acontecimiento nos debe llevar a la pregunta fundamental: “¿Qué piensa Jesús de este suceso? ¿Cómo se colocaría ante esta circunstancia? ¿Qué me está diciendo a mí personalmente?”. Así como hemos perdido la capacidad de distinguir los tiempos y los vientos, y nos atenemos a las predicciones de los diarios y de los noticiarios, parece que hemos perdido la capacidad de juzgar los acontecimientos que realmente importan y continuamos sumergidos en la rutina diaria de nuestras preocupaciones mezquinas. ¿África está al borde del colapso por la hambruna y las enfermedades?.. Nos olvidamos de eso, para solucionar nuestros problemas cotidianos… ¿Hay violencia, asesinatos y corrupción? Con tal de que nosotros no seamos las víctimas, no nos metemos en problemas. ¿Hay desempleo, angustia ante la falta de oportunidades y discriminaciones? Nos hacemos los distraídos para no preocuparnos de más. Pero Jesús hoy insiste machaconamente que el verdadero discípulo tiene que estar atento a todas las señales que van apareciendo y debe discernir la presencia de Dios en nuestro mundo.

La pregunta constante sobre lo que quiere Jesús de nosotros nos llevará a dejar la indiferencia ante los problemas del prójimo. Creo que a veces nos falta profundidad y verdadero cariño para examinar las situaciones que estamos viviendo. Me parece que estamos como el enfermo que pretende calmar los dolores con pastillitas y que no se atreve a unos análisis clínicos por el temor a la verdad de su enfermedad. Como discípulos de Jesús hemos sido demasiado displicentes frente a esta época de cambios y de novedades, y no estamos preparados para ofrecer respuestas evangélicas a los nuevos problemas que enfrenta el mundo. No le hemos dado vitalidad al evangelio y lo presentamos con fórmulas arcaicas y avinagradas, y no como novedad de Buena Noticia también para nuestro tiempo. ¿Qué nos dice Jesús de estas actitudes? ¿Cómo podremos discernir su presencia en nuestros tiempos?

 

 

Publicado por ALFRE306 el 28 de Octubre, 2017, 12:03 | Referencias (0)

Cómo identificar si soy un workaholic, un adicto al trabajo

Marcos Mesa Sam Wordley - Shutterstock





Preguntas para averiguar si estás obsesionado con tu trabajo y, lo más importante, para que pongas solución antes de que sea demasiado tarde.

Leemos que “si alguno no quiere trabajar, que no coma”. Lo que quiere decir que el trabajo es obligatorio para todos. Es un don, un regalo de la vida, una virtud y valor humano, un deber temporal que hay que cumplir de manera fiel haciendo lo que a cada uno nos corresponde, según nuestro estado de vida y nuestras circunstancias particulares.

Claro, el trabajo es una virtud siempre y, para que no deje de serlo, debe ser vivida en su justo medio. Si no es así, se convierte en todo lo contrario, en un vicio como la holgazanería. ¡Cuántos cuentan las horas para irse a casa! Como si el trabajo les diera alergia.

Pero, ¡cuidado! en el otro  extremo están los workaholics, los adictos al trabajo.

Son personas que viven obsesionadas con el trabajo, al que consagran casi toda su vida, tanto su tiempo laboral como el de descanso. Cuando no trabajan sienten una sensación incómoda, casi enfermiza de vacío y pueden llegar a sufrir depresión o angustia.

Son personas que nunca están satisfechas con lo que hacen, nunca es suficiente ni dan por terminada una tarea de forma satisfactoria.

En el ambiente laboral es de lo más peligroso porque erróneamente tiene las mismas expectativas de los demás. Es decir, pretenden que todos trabajen a la par de ella, a su ritmo, con sus horarios y demás lo que le genera mucha frustración e insatisfacción porque, afortunadamente, la gran mayoría sí sabe poner límites sanos en esta área de su vida y son conscientes de que se trabaja para vivir y no se vive para trabajar.

Dragon Images - Shutterstock

¿Cómo puedes identificar si vives obsesionado con el trabajo?

Estas son algunas preguntas que te pueden servir para que te des cuenta de si eres un workaholic y, aún más importante, para que le pongas solución antes de que se te convierta en un problema mayor.

Recuerda que una adicción, la que sea, no solo afecta a quien la padece, sino a todo su entorno familiar y social.

  • ¿Te llevas trabajo a casa una vez por semana o más? Esto incluye seguir trabajando desde tu casa, junto a tu cónyuge e hijos, mandando correos electrónicos o mensajes de textos, tanto a empleados como a clientes fuera de horario laboral sin respetar el derecho que todos tienen a descansar y a desconectarse del trabajo.
  • Tu vida social es casi nula. Haces todo por evitar salir con amigos, con tu cónyuge e hijos. Inconscientemente piensas que, si no estás en el trabajo, en la oficina, es mejor estar en casa. Pero qué hogareño, pensarán. No, nada de eso. Es que es más fácil y cómodo trabajar desde casa que en otro lugar. En caso de atender a la reunión de amigos, la mayor parte del tiempo -si no es que todo-  hablas todo trabajo, de los problemas con tus empleados o con tu jefe, de los proyectos que tienes entre manos, etc.
  • Tienes constantes discusiones con tu familia, esposa o esposo si eres casado(a) porque se siente relegado(a) al no recibir de tu parte la atención que le es debida por estar más enfocado en tu trabajo o negocio., aún estando en casa.
  • Con tu obsesión por el trabajo y el pretexto de “darle lo mejor” tienes descuidado a tu cónyuge. Incluso, rehúyes de la intimidad y te llevas trabajo a la cama.
  • En la noche, antes de dormir piensas en todo lo que sucedió en el día en tu trabajo y en lo que harás mañana.
  • Te gusta trabajar bajo presión, la adrenalina te empuja y la necesitas para sentirte bien.
  • Tu computador, el internet y el teléfono son tan vitales como el aire que respiras. Vives conectado 24×7 y duermen junto a ti… Digo, por si se ofrece o hay alguna emergencia.
  • Si sales a la calle sin tu teléfono, laptop o Tablet, es por mera distracción. Es decir, se te podrá olvidar tu cónyuge o ponerte ropa interior, pero tus juguecitos jamás.
  • Tienes actitudes egocéntricas porque piensas que tus obligaciones laborales siempre son más importantes que cualquier compromiso familiar.
  • Siempre eres el primero en llegar a la oficina y de los últimos en irse. Sin ser consciente de eso, puedes trabajar más de doce horas al día y aún así sentirte insatisfecho.
  • Te frustra que los demás no trabajen a tu ritmo y a tu forma. No sabes delegar tareas. Piensas que nadie lo hará mejor que tú y prefieres hacerlo todo, aunque te enfermes de estrés por la sobrecarga de trabajo.
  • Las vacaciones te parecen pérdida de tiempo por lo que de preferencia del tema ni hablas. Y en caso de que llegaras a tomarlas porque tu familia te “obligó” a hacerlo “aprovechas” que estás en ese lugar para visitar a clientes o prospectos con el pretexto de que ya estás “allá”.
  • Comes a deshoras. Es tanta tu obsesión por seguir trabajando que te saltas comidas o te alimentas mal. Tus niveles de estrés y ansiedad son muy altos debido a que no le permites ni a tu cuerpo ni a tu mente descansar lo suficiente y necesario para reponerse de la sobrecarga mental y física en que los traes trajinando. Esto es gravísimo porque con el tiempo te aparecerán trastornos emocionales, endócrinos, respiratorios, digestivos, dermatológicos, cardiovasculares… ¿Le sigo?

Caemos en adicciones, en esta o en cualquier otra, cuando no nos es posible expresar con palabras o de alguna otra forma sana lo que sentimos, lo que traemos dentro. Por eso buscamos un “escape” u otra manera generalmente no sana para hacerlo. Como ves, a esta -como a toda adicción- hay que ponerle punto final descubriendo la raíz -la causa- de este comportamiento y poniéndole solución por medio de descubrir y sanar las heridas emocionales que te están provocando actuar así, entre otras causas.

Valdría la pena que hicieras un parón en tu andar y reflexionaras en esto: ¿cuánta vida te está costando tu sueldo? Porque, aunque seas tú dueño de tu empresa hay una remuneración de por medio.

Regresa a poner los pies en la tierra

Rey Midas solo hubo uno. Tú eres humano y no convertirás en oro todo lo que toques ni todo el éxito del mundo depende de ti. Tienes límites y es bueno que lo reconozcas. Vivir bajo un sistema de valores inteligente e ideal y una vida equilibrada son muy necesarios para alcanzar el verdadero éxito. Busca ayuda profesional, tanto emocional como espiritual antes de que sea demasiado tarde.

Así que menos soberbia y más humildad. Ningún comportamiento obsesivo, por muy noble que parezca como este de trabajar te llevará a vivir una vida plena y feliz. Cuida y protege a tu familia, en este caso de ti mismo(a). Ningún éxito profesional justifica el fracaso familiar.

Reconoce que esa obsesión por el trabajo no es normal ni sana y que además de estarte haciendo daño, también estás lastimando a lo que más valor tiene en este mundo: tu familia. Ellos te quieren a ti, necesitan de tu presencia y tiempo -en calidad y cantidad-.

Qué te ganas el día de mañana con ser la persona más acaudalada del panteón y que tu familia no extrañe tu presencia porque siempre fuiste un cónyuge y padre/madre ausente. Todo en esta vida puede ser reemplazable, incluso tú como jefe y dueño de tu empresa, pero tu lugar como esposo(a) y padre/madre nadie lo puede ocupar, eres insustituible. ¡Despierta! Tus verdaderos amores no te llaman patrón(a), te dicen “mi amor” y “papi/mami”.

Publicado por ALFRE306 el 27 de Octubre, 2017, 15:47 | Referencias (0)

¿Ha visto usted a Dios alguna vez?

Usted cree en Dios? ¿Lo ha visto alguna vez? Claro que sí, yo he visto a Dios.


Por: Raul Espinoza Aguilera | Fuente: Red de Comunicadores Católicos



El catedrático e investigador francés, Michel Eugéne Chevreul, fue un hombre que gozó de gran prestigio en Francia y en otros países europeos por sus descubrimientos científicos y eruditos conocimientos. Cuando contaba con más de noventa años, al concluir una conferencia ante un grupo de universitarios en la que había hecho mención de la existencia de Dios, tuvo que escuchar una pregunta que le dirigió -con cierta sorna- un joven incrédulo:

-¿Usted cree en Dios? ¿Lo ha visto alguna vez?

-Claro que sí, yo he visto a Dios; no en sí mismo, porque es puro espíritu, sino en sus obras. En efecto, yo he visto su omnipotencia en la magnitud de los astros y en su rápido movimiento. He visto su inteligencia y sabiduría en el orden admirable que reina en el universo. He visto su bondad infinita en los innumerables beneficios de que me ha colmado. ¿Usted no ha visto todo eso? ¿No ve al pintor divino en el magnífico cuadro de la Creación? ¿No ve al artista en su obra?

Parecida respuesta le daba un sabio árabe del desierto a un misionero:

-Creo en Dios. Cuando percibo las huellas de unos pasos en la arena, me digo: alguien ha pasado por aquí. De la misma manera, cuando veo las maravillas de la naturaleza, me digo: una gran inteligencia ha pasado por aquí, y esa inteligencia infinita es Dios”.

El Cardenal Albino Luciani, futuro Papa Juan Pablo I, en su ameno libro Ilustrísimos Señores, cuestionaba sobre si se suprimiera a Dios de la civilización, ¿qué es lo que quedaba? ¿en qué se convierten los hombres? Y recordaba aquel pensamiento del filósofo y jurista, el Barón de Montesquieu, quien tenía la convicción de que sin una sólida fe difícilmente se sostiene una norma moral: “El hombre sin religión es un animal salvaje, que no siente su fuerza sino cuando muerde y devora”. Todavía resulta más fuerte, la frase atribuida a Napoleón: “Sin religión, los hombres se degollarían por cualquier insignificancia”.

Algo semejante expresa uno de los personajes de la célebre novela del escritor ruso Fiódor M. Dostoievski, Los Hermanos Karamazov, cuando se planteaba: “Si Dios no existe, todo está permitido”. En efecto, si falta el apoyo de un sentido profundo de la existencia humana, se pierde el Norte, se desarticula toda norma moral; y ya nadie se preocupa de tener que dar cuenta de nada a nadie. Es “el lobo estepario” de Herman Hesse.

A lo largo de los siglos, el ser humano ha experimentado un hondo anhelo de encontrarse con la Trascendencia y, con frecuencia, en el ocaso de su vida, percibe interiormente una creciente sed de Dios. Esto lo expresa magistralmente el poeta de Castilla, Antonio Machado, con sus versos: “Yo voy soñando caminos / de la tarde. ¡Las colinas / doradas, los verdes pinos, / las polvorientas encinas!... / ¿Adónde el camino irá? / Yo voy cantando, viajero, / a lo largo del sendero… / -la tarde cayendo está-.“ En forma más dramática lo expresa en los últimos versos de este poema: “Así voy yo, borracho melancólico, / guitarrista lunático, poeta, / y pobre hombre en sueños, / siempre buscando a Dios entre la niebla” (“En una tarde cenicienta y mustia”).

Lo cierto es que si observamos con detenimiento el universo entero tanto en su macrocosmos como en su microcosmos; la naturaleza misma con sus variadísimas plantas y animales marinos y terrestres; ya sean pequeños o grandes, desde el bello y majestuoso vuelo de un águila sobre las altas cumbres de las montañas hasta el ágil y gracioso colibrí en un florido jardín, concluimos que todo es producto de una Inteligencia creadora, de un Ser Supremo que puso orden y concierto en todo lo que miramos y palpamos. Llegamos entonces a considerar que la Creación no es sino una admirable y maravillosa manifestación del poder y la bondad de Dios hacia los hombres.

Publicado por ALFRE306 el 26 de Octubre, 2017, 16:19 | Referencias (0)

El final de una novela

Un día, descubriremos cómo Dios guiaba nuestros pasos


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Es obra tuya. Depende de tu mente, de tu corazón, de tus manos. Tú decides cómo son los protagonistas, qué piensan, qué hacen, qué sienten.

Por eso, también el final está en tus manos. Como una especie de divinidad griega, proyectas y controlas el desenlace de toda la trama.

Eres, novelista, un subcreador, como explicaba Tolkien. Tienes un dominio completo sobre tu obra, aunque a veces escuches consejos de otros.

Por eso tu capacidad creativa es tan diferente de la realidad. Aunque inventes personajes "muy reales", aunque la trama parezca verosímil, todo resulta muy distinto del mundo concreto...

El final de la novela gustará o no, pero los que la lean están sometidos a tus decisiones. Quizá alguno coja un bolígrafo o un teclado y reescriba todo, pero entonces elaborará una obra diferente de la tuya.

Este libro que acabo de leer te pertenece. Lo has compartido, lo has puesto ante miles de ojos curiosos. Conquistaste a tus lectores, y los hiciste caminar por donde tú querías.

Luego, ellos, como tú, volverán sus ojos a la vida concreta, a ese día a día que caracteriza nuestro caminar humano.

La existencia, tú lo sabes como yo, es muy diferente a cualquier novela. No la controlamos, ni sabemos lo que ocurrirá mañana.

La monotonía de muchos días casi idénticos no borra el misterio de ese futuro tan imprevisible, con golpes de fortuna o con accidentes amargos.

Seguimos en camino. Tu inspiración me ha hecho pensar, nuevamente, en las incógnitas de la vida. Algo en tus líneas ha puesto en mi corazón un modo diferente de ver las cosas.


 
Un día, descubriremos cómo Dios guiaba nuestros pasos, no como un novelista que todo lo controlaba, sino como un Padre que dio a sus hijos una libertad grandiosa y, a veces, terrible.

Al llegar al final de nuestras vidas, espero que tú y yo podamos encontrarnos en un cielo donde brille un gozo mayor que el de tus páginas más inspiradas, y que supere en mucho lo que esperábamos en nuestros mejores sueños.

Publicado por ALFRE306 el 25 de Octubre, 2017, 16:14 | Referencias (0)

La vacuna para la ruptura

Una apuesta sincera y total por el amor


Por: Francisco Peralta Dávalos | Fuente: Catholic.net



Pareciera que en la actualidad por la cantidad de rupturas y separaciones de pareja que se están percibiendo podríamos hablar de una epidemia. “Hay una cierta falta de creencia en el amor, existe hoy una epidemia de rupturas conyugales que vuelve a la gente incrédula en relación con este tema.” Es lo que dice Enrique Rojas, especialista en Psiquiatría y Psicología médica, director del Instituto Español de investigaciones psiquiátricas.


Sobre esto, encontramos que el número de divorcios en México se cuadruplicó en tres décadas, al pasar de 4 por cada 100 matrimonios en 1980, a 17 en el año 2012, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Cifra que año con año va en aumento. Otro dato a tomar en consideración es que las rupturas se van presentando cada vez a menores tiempos de la relación.


Este contexto es en el que vivimos y para el que debemos estar preparados, no es suficiente un “a mí no me va a pasar”, el vivir bajo la fantasía de esta premisa sería simplemente descuidarnos y bajar la guardia ingenuamente. ¿Qué hacer ante este panorama? La respuesta es clara: hacer una apuesta sincera y total por el amor.


Enrique Rojas aclara que “en la sociedad actual no existe una crisis del amor, sino de la persona, se han ido produciendo hombres cada vez más endebles, más frágiles” y al mismo tiempo, estamos inmersos en una cierta “ignorancia del amor”, “la gente desconoce que el amor es un trabajo, es una labor artesanal”.


¿Cómo pretendemos hacer funcionar algo de lo que no tenemos la menor idea de cómo funciona y no leemos el instructivo? O ¿Cómo queremos participar y salir victoriosos si desconocemos las reglas que rigen el “juego”?. La forma de irnos “vacunando” de una ruptura será, entonces, ir conociendo cada vez más lo que es el amor y sus implicaciones; darnos a la tarea de conocer cada vez más a nuestra pareja, pero no solo eso, sino ir conociendo y aprendiendo del amor humano, para que así podamos valorarlo y apreciarlo, amar el amor humano.  Mientras que al mismo tiempo es necesario ir desarrollando y formando nuestro carácter para tener el coraje y la valentía de asumir la tarea y el trabajo que requiere la relación de pareja.


Hay tres cosas muy concretas que podemos hacer y poner en práctica en nuestra relación para que ésta perdure y prospere:


1.    Dar y recibir: que exista reciprocidad y recordar que la relación es un trabajo que requiere de ambas partes.
2.    No reclamar cosas del pasado: evitar cobrar “facturas” que ya han sido cobradas o que forman parte del pasado.
3.    Volver a empezar: darse la oportunidad de renovarse e iniciar de nuevo las veces que sea necesario.


El amor verdadero impulsa a sacar y dar lo mejor de uno mismo. El hacer perdurar el amor es la mejor garantía para que nuestro matrimonio funcione, pareciera redundante, pero así es: el amor que mantendrá unida nuestra relación se mantiene vivo en la medida en que amamos a nuestra pareja.

Publicado por ALFRE306 el 24 de Octubre, 2017, 18:47 | Referencias (0)

Papá, y a ti, ¿qué?

El padre en la formación de la adolescente


Por: Marta Luján | Fuente: Ecclesia



La psicología explica de una manera amplia y profunda lo que sucede con los niños y niñas cuando entran en la etapa de la adolescencia. Los libros nos dan la visión teórica. En cambio, las mamás y los papás tienen la visión empírica, la realidad de la experiencia. Un día, mamá va a despertar a su “niño” que está plácidamente dormido, y se queda asombrada, y a veces incluso horrorizada, del espectáculo que presencian sus ojos. Los pies de su hijo se salen de la cama, y, además, son enormes. ¡Oh, sorpresa! Su niño ha dejado de ser niño para convertirse en hombre. Sin embargo, este proceso no se verifica de la noche a la mañana (aunque detalles de tipo físico lo hagan parecer así).

Para que el niño o la niña lleguen a ser adultos, tienen que atravesar un periodo que resulta difícil en su vida. Precisamente por esa dificultad que entraña es por lo que necesitan que los padres estén muy cerca de ellos. A veces la mamá es la primera que se da cuenta de que algo está sucediendo en la vida de su hijo o hija, tal vez porque ve que come más o que come menos, que la ropa ya no le queda... Mientras esto sucede, el papá puede permanecer ajeno al fenómeno, contentándose con asentir a todas las afirmaciones de su esposa que le relata los descubrimientos que está llevando a cabo en la persona de sus hijos.

Quizás este papá piensa, como otros muchos, que un centímetro más o menos en un pantalón o en una falda, es lo de menos, pero no es así, dentro de ese pantalón o de esa falda, hay un ser humano que necesita apoyo, ayuda y comprensión.

La adolescencia, una etapa difícil:

El sentido de la adolescencia es dar paso a la madurez. Por ello, el adolescente sufre una serie de transformaciones que afectan prácticamente a todos los aspectos de su personalidad: a su vertiente biológica (cambios corporales), a su estructura intelectual, a su mundo afectivo (el adolescente se ve sometido a “inestabilidades” y “vaivenes” emocionales que se expresan en su conducta), a su imagen del mundo y al sentido de la existencia.

Todos estos cambios no pueden sino traer alteraciones en el seno de la familia, alteraciones que quizás a veces los padres no comprendemos, y nos limitamos a apartarnos de nuestros hijos para “evitar problemas”. No es justo para nuestros hijos que nos comportemos así. Es verdad, podrán decirme algunos papás, que los primeros que parecen rechazar la ayuda son los mismos hijos, pero hay que comprender que en esta etapa se produce un gran afán de independencia y libertad. El o la adolescente, quieren mayor autonomía y buscan nuevas experiencias; pierden la confianza básica en la familia, pero en realidad, esto no hace sino que se sientan extraños y angustiados en un mundo con el que no se sienten plenamente identificados.

Tras la búsqueda de la propia identidad:

Todos los cambios que suceden en el interior y en el exterior del adolescente, le llevan a ser prácticamente un desconocido para sí mismo.

Puesto delante de un espejo, tendría que preguntar “¿quién es él?”, y la respuesta sería “quién soy yo”.

La búsqueda de la identidad es una tarea que comienza en la adolescencia. Esta búsqueda consiste en organizar las propias habilidades, necesidades y deseos para adaptarlos a las demandas sociales. Un adolescente quiere saber quién es y qué papel desempeñará en la sociedad.

Un psicólogo famoso, E. Erikson, que dedicó mucho tiempo al estudio de los adolescentes, hablaba de un periodo de crisis, marcado por la vulnerabilidad y sensibilidad extremas, que correspondería a la crisis de identidad. Varias son las causas que originan esta crisis; entre otras, encontramos:

- La elaboración de la masculinidad o feminidad en razón del propio sexo, frente a la confusión bisexual.

- La necesidad de hacer frente a diversos papeles sociales. Un adolescente, roto el equilibrio infantil, se ve obligado a tomar decisiones respecto a la relación con su familia, buscar una profesión o abordar el amor y la sexualidad.

- El compromiso ideológico frente a la confusión de valores. La sociedad tiene sus metas y establece perspectivas de futuro y los adolescentes tienen que encontrar su compromiso ideológico.

- El adolescente tiene un status ambiguo en el conjunto social. Los adultos le exigimos la obediencia de un niño en muchos casos mientras que otras veces queremos que tenga la responsabilidad de un adulto.

Frente a esta etapa de crisis, la mejor ayuda no se la van a proporcionar al adolescente ni sus amigos, ni la escuela, ni siquiera los psicólogos, sino sus padres.

Ambos padres son responsables de la formación de sus hijos adolescentes:

Tradicionalmente se ha pensado siempre que la formación de los hijos era tarea exclusiva de la madre, lo cual simplemente no es cierto, pues si bien la madre tiene un gran peso en la familia, como formadora, educadora y transmisora de valores, el padre no tiene por ello menos responsabilidad en dicha tarea. Quizás lo que nos pasa a los papás es que no tenemos tanta paciencia como las mamás, y nos desesperamos antes cuando las cosas no salen.

A pesar de esto, no podemos decir que por eso nuestros hijos nos necesiten menos que a sus madres. Nos necesitan por igual.

Tampoco podemos creer que la formación de los hijos dura mientras éstos son pequeños, pero una vez que crecen (aunque no maduren y sólo den el “estirón”), nos creemos dispensados de nuestro papel de padres, y pensamos que, a partir de ese momento, les enseñará la vida. Nada más lejos de esa realidad. Porque si bien la vida les enseña, muchas veces, la mayoría, lo hace a base de golpes, y en una dirección totalmente contraria a la que nosotros habríamos querido. Después lo único que hacemos es echarle la culpa a nuestros hijos por algo que nosotros dejamos de hacer, que fue ocuparnos de ellos.

Aportes de la figura paternal en la adolescente:

Esa ocupación y preocupación por los hijos adolescentes, no va en dirección únicamente de la madre a la hija y del padre al hijo, sino que también va, y es necesario que así sea, de la madre al hijo y del padre a la hija.

Vamos a centrarnos ahora en el papel que el padre desempeña en la formación de la hija adolescente.
Si, como hemos dicho, la adolescente pasa por un periodo crítico en el que necesita de mucha ayuda y de mucha cercanía, el padre ha de ser para ella un verdadero apoyo, un padre comprensivo y consciente de lo que está pasando con su hija.

Son muchos los aportes que puede dar la figura paterna en esta relación, veamos algunos:

- El padre es, en primer lugar, un testimonio para su hija. Testimonio en la vivencia de una vida coherente que le lleva a la felicidad. Si una de las causas de la crisis de identidad es el compromiso ideológico, el padre puede testimoniarle, sin necesidad de darle sermones, que se pueden vivir los valores en medio de una sociedad que predica y vive todo lo contrario.

- Decíamos también que la adolescente debe elaborar su papel de feminidad frente a la confusión del conflicto de bisexualidad que se presenta. El padre puede contribuir, en este sentido, enseñándole el valor de ser mujer, haciéndole apreciar su feminidad sin llevarla a la excesiva coquetería. Puede ser galante con su hija, puede invitarla alguna vez a cenar o a caminar juntos. También el padre representa una forma de conocer al otro sexo. Así, puede enseñarle cómo debe de comportarse frente a los chicos, cuáles deben ser los límites de su forma de comportamiento para que éste sea adecuado, etc.

- Otra de las facetas de la adolescencia es precisamente la pérdida de la seguridad. La adolescente la busca por todas partes, y el primer lugar en el que debe de encontrarla es en el seno de su familia. El padre tiene que aprender a comunicarse con su hija, aprender a escucharla, a interesarse por sus problemas, por su situación... debe, en fin, demostrarle que es amada por sí misma, y que tiene un valor para él.

No debe el padre refugiarse tras un periódico cuando llega la hija angustiada del colegio por algún motivo.

- Ayuda por otra parte, que el padre tome en cuenta a su hija en la toma de decisiones. El hecho de preguntarle qué opina cuando se están tomando decisiones importantes en la casa, es darle su lugar como adulto dentro de la familia.

Al mismo tiempo, se pueden ir negociando los permisos, dando siempre razones cuando éstos sean denegados.

Es mucha la labor que podemos hacer con nuestras hijas adolescentes. Quizás, en el fondo sea sólo cuestión de preguntarnos más de vez en cuando “papá, ya ti, ¿qué?”... y dejar que responda el amor.

 

Ecclesia. Revista de cultura católica, fundada en 1987, es una revista en lengua castellana, con algún que otro artículo en italiano, publicada actualmente por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. La revista se publica trimestralmente.

 

Publicado por ALFRE306 el 24 de Octubre, 2017, 12:04 | Referencias (0)

¿En qué consiste la esclavitud moderna?

A millones de mujeres, niños, niñas y hombres de todo el mundo se les obliga a vivir como esclavos


Por: Redacción Catholic.net | Fuente: www.antislavery.org / www.24-horas.mx / www.sinembargo.mx



La idea que viene a la mente de muchas personas cuando escuchan la palabra esclavitud, es la compra y venta de personas, su envío desde un continente hacia otro y la abolición de este comercio a comienzos del siglo XIX. Incluso si no sabemos nada acerca de la Trata de Esclavos, es algo en lo que pensamos como parte de nuestra historia, más que de nuestro presente. Sin embargo, la realidad es que la esclavitud sigue presente HOY.

A millones de mujeres, niños, niñas y hombres de todo el mundo se les obliga a vivir como esclavos. Si bien a esta explotación a menudo no se le llama esclavitud, las condiciones son las mismas. A las personas se les vende como a objetos, se les obliga a trabajar por salarios irrisorios o sin salario, y viven a merced de sus "empleadores".

¿Cuáles tipos de esclavitud existen hoy en día?

  • El trabajo en condiciones de servidumbre: Cuando aceptan o se les engaña para que acepten un préstamo. Para poder pagar la deuda, se ven obligadas a trabajar durante largas jornadas, siete días por semana, 365 días al año.

  • El trabajo forzoso se refiere a niños y a niñas que son captados ilegalmente por gobiernos, partidos políticos o individuos particulares y que son obligados a trabajar (generalmente mediante amenazas de violencia u otros castigos).

    Las peores formas de trabajo infantil se refieren a niños y niñas que trabajan en condiciones de explotación o de riesgo. Decenas de miles de niños y de niñas en todo el mundo trabajan en plena dedicación, privados de la educación y de la recreación que son vitales para su desarrollo personal y social.
  • La explotación sexual de niños y de niñas con fines comerciales. Se explota a niños y niñas por su valor comercial mediante la prostitución, la trata y la pornografía. A menudo se les secuestra, compra o vende, o se les obliga a ingresar al mercado del sexo.

  • La Trata implica el transporte y/o el comercio de seres humanos, usualmente mujeres o niños y niñas, con fines de lucro, mediante la fuerza o el engaño. A menudo se engaña o se obliga a mujeres migrantes para que ingresen al trabajo doméstico o a la prostitución.

  • El matrimonio precoz y el matrimonio forzado afectan a mujeres y muchachas a quienes se casa sin permitirles elegir y a quienes se obliga a llevar vidas de servidumbre que frecuentemente van acompañadas de violencia física.

  • La esclavitud tradicional o "propiedad personal" implica la compra y venta de personas. A menudo a estas personas se les secuestra en su hogar, o bien se heredan o se ofrecen como obsequios.

    El Papa Francisco renueva constantemente su llamamiento para acabar con lo que denomina “formas modernas de esclavitud” y menciona como causas de la esclavitud moderna la pobreza, el subdesarrollo y la exclusión, combinadas con la falta de acceso a la educación o “con una realidad caracterizada por las escasas, por no decir inexistentes, oportunidades de trabajo”.

“Todos estamos llamados a ser libres, todos a ser hijos y, cada uno de acuerdo con su responsabilidad, a luchar contra las formas modernas de esclavitud”, dijo el pontífice en la Jornada Mundial de la Paz (1 enero 2015).

Publicado por ALFRE306 el 23 de Octubre, 2017, 11:26 | Referencias (0)

Artículos anteriores en Octubre del 2017

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com