ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Agosto 2017  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (334) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (252) Sindicar categoría
Archivo
Febrero 2018 (13)
Enero 2018 (31)
Diciembre 2017 (26)
Noviembre 2017 (30)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

31 de Agosto, 2017


Por qué necesito a alguien?

Necesitar a los demás es humano, pero se vuelve verdaderamente una gracia cuando lo reconocemos con humildad


Por: Eduardo González Salas, LC | Fuente: http://lcblog.catholic.net



Cuando necesitamos ayuda o no sabemos algo podemos sentirnos un poco apenados. Levantar la mano en una clase para preguntar es siempre un riesgo porque te muestras vulnerable y te expones frente a la opinión de los demás, y si alguien se ríe seguramente te ruborizas.

Vivimos en una sociedad en la que el que más sabe y puede se lleva la admiración de los demás, sobre todo si lo alcanza solo. Como si contar con la ayuda de los demás desacreditara nuestros logros. Pero, si lo pensamos detenidamente nos damos cuenta de que nadie que haya sido exitoso ha llegado a la cumbre completamente solo. Deportistas, científicos, empresarios… todos han recibido ayuda más de una vez en su vida.

Como seres humanos, ya desde el inicio necesitamos de otras dos personas que decidieron ser nuestros padres, y gracias a los cuales estamos aquí. Sin su compromiso y amor no hubiéramos nacido. Llegamos al mundo muy indefensos y durante varios años dependemos totalmente de los demás; pero conforme crecemos nuestra dependencia de quienes nos rodean se transforma, no se acaba.

Aunque nos volvemos parcialmente autónomos físicamente cuando aprendemos a caminar, todavía seguimos dependiendo de nuestra familia por varios años para poder desarrollarnos plenamente; y llega un momento en que  deberíamos alcanzar una sana independencia personal.

Pero nuestro Creador nos hizo para las relaciones interpersonales, y por eso durante la vida nos rodeamos de amistades en las que nos apoyamos y a quienes apoyamos. El hombre es el animal político precisamente porque ofrece y pide ayuda a sus amigos.

Me di cuenta de esto más claramente durante un período de exámenes cuando me sentía especialmente abrumado. Me parecía que la exigencia me iba a sobrepasar, y al ver a mis compañeros me daba la impresión de que ellos gestionaban la presión mejor que yo. Y me daba vergüenza aceptar que en ocasiones me ahogo en un vaso de agua, porque me gustaría ser capaz de ver la realidad siempre como es, no distorsionada por mis preocupaciones o miedos; ser más dueño de mí.

Pero comencé a entender que Dios no me creó omnisciente, ni espera de mí que camine por la vida solo. Él quiere que lo encuentre, y ese encuentro se vuelve real muchas veces a través de la gente que me rodea. Porque dos cabezas piensan mejor que una, siempre es más bonito buscar la verdad junto a un amigo, que te escucha y te ofrece una nueva visión. Yo sólo tengo dos ojos, pero cuando comparto un problema con alguien termino con una solución que sólo cuatro ojos habrían podido encontrar.

Y así, ahora sé que no saber algo es una invitación a aprenderlo de alguien; no para sentirme humillado, sino para que incluso esa experiencia sea más humana; porque si descubrir la verdad es algo muy satisfactorio, es además dulce cuando se la descubre con la ayuda de un amigo. Necesitar a los demás es humano, pero se vuelve verdaderamente una gracia cuando lo reconocemos con humildad, porque será sólo entonces cuando confiaremos en que la ayuda que me ofrecen los demás no es un mal necesario, sino una ocasión para compartir. Es un recordatorio de que no podemos solos, y de que no se supone que vivamos solos.

Esto es un ejercicio que requiere atención, práctica y humildad. No siempre lo logramos, pero creo que vale la pena intentarlo cada día otra vez.


Publicado por ALFRE306 el 31 de Agosto, 2017, 11:07 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com