ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Julio 2017    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (214) Sindicar categoría
Derechos Humanos (34) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (174) Sindicar categoría
Archivo
Julio 2017 (21)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Julio del 2017


Cuando las cosas resultan mal… 3 consejos

Cuando el dolor llega a nuestras vidas algo tenemos que hacer para vivir con él. Y esto depende de cada uno.

En la hora de la tribulación...


Por: P. Evaristo Sada, L.C. | Fuente: https://la-oracion.com



Es inevitable, a veces las cosas resultan mal: pierdes el trabajo, a tu mujer o a tu marido les diagnostican cáncer, viene una crisis financiera y se te desploman tus inversiones, pierdes a tu novia cuando ya le habías dado el anillo, un hijo se vuelve drogadicto, tu socio te engaña, un huracán destruye toda tu cosecha, etc. Y hay personas a quienes se les junta todo.

Buscamos seguridades en el dinero, los títulos, el prestigio, la belleza, la aceptación de los demás, los reconocimientos, los logros…. y de pronto todo se viene abajo…. Se desmoronan nuestras seguridades y corremos el riesgo de desmoronarnos.

Y es que situaciones así hacen sufrir a cualquiera; no es para menos. Cuando entras a terreno pantanoso, estás en riesgo y te sientes inseguro. Surgen tantas preguntas: ¿Pude haberlo evitado? ¿Por qué me confié? ¿Por qué a mí? Tal vez comienzas a buscar culpables y el sufrimiento aumenta si te llenas de resentimiento y de rencor.

Cuando el dolor llega a nuestras vidas algo tenemos que hacer para vivir con él. Y esto depende de cada uno.


Tres consejos
Adopta una actitud positiva

“La vida no es dejar que pase la tormenta. Es aprender a bailar en la lluvia.” (Vivian Greene)

Si no eliges las pérdidas, sí puedes elegir la actitud con que las vives. Lo que te pasa a ti no siempre depende de ti, pero sí lo que pasa en ti. Tus actitudes son tuyas. Si nos dejamos llevar por la frustración, la tristeza, la impaciencia, la desesperación, nos hundimos.

Fui a visitar a un encarcelado. Me dijo: “Este tiempo en la cárcel ha sido una estupenda oportunidad para reflexionar en los temas verdaderamente importantes de mi vida. Además, he podido ayudar a otros presos a preparar su confesión y poner su esperanza en Dios.”
Intégralo en tu historia

Hay que integrarlo todo en la propia historia….

Quien haya visto la película “August Rush” y la interpretación final de su Rapsodia en el Central Park, sabrá a qué me refiero. Evan integra en su composición todos los momentos de su vida: los felices y los más penosos. El resultado es armónico. Es música. Es belleza.

Cuando aprendemos a ver todos los acontecimientos con fe, amor y confianza, desde la mirada Providente de Dios, la vida es bella. De esa manera podemos mirar con paz e indulgencia aún a las personas que nos hacen sufrir: “Así como los hombres malos usan mal de las criaturas buenas, así el Creador bueno usa bien de los hombres malos.” (San Agustín)

El dolor se puede negar, se pueden buscar escapes, o puedes aceptarlo y llenarlo de sentido. Acepta tu historia, reconoce tu pena, tu debilidad o tu fracaso, no lo niegues, ni por vergüenza, ni por el sentimiento de culpa, ni por ningún otro motivo. Trata de encajar el golpe, de integrarlo en tu historia. Cada nota, aún las tristes y oscuras, son parte de tu música. Aceptarlas es aceptar tu verdad. Ten el coraje de aceptar tu pérdida y tus límites y de vivir con ellos. Que no te avergüence ser imperfecto. ¿Quién es perfecto sino sólo Dios?

“La verdad os hará libres” (Jn 8,32)


Comparte tu herida con Jesucristo. Confía en Él

Ponte delante de un crucifijo y míralo, abrázalo fuerte, comparte tu herida con Él.
Comportarnos con presunción y autosuficiencia no tiene sentido. Estos momentos son privilegiados para dejar a Dios ser Dios. Hay que ir con Él y gritarle: Señor, te necesito, confío en ti. “Extiende la mano desde arriba: defiéndeme, líbrame de las aguas caudalosas, de la mano de los extranjeros.” (Sal 143)

Al reconocer nuestra debilidad y necesidad de Dios, se abre la comunicación con Él. Me imagino el corazón misericordioso de Dios como una presa gigantesca que está esperando a que nosotros abramos la compuerta con una actitud de humildad y confianza; entonces Su amor se derrama en abundancia.  

La experiencia del amor de Dios es una invitación al abandono. Cuando palpamos Su misericordia crece la confianza, somos más fuertes. Constatamos que nuestra solidez no está en los propios recursos, sino en Su fidelidad. “Bendito el Señor, mi Roca, que adiestra mis manos para el combate, mis dedos para la pelea; mi bienhechor, mi alcázar, baluarte donde me pongo a salvo, mi escudo y mi refugio.” (Sal 143)

Otras veces he hablado sobre ello, y no es todavía lo único que podría decirse, pero estos son tres elementos que considero determinantes a la hora de la tribulación.

Publicado por ALFRE306 el 21 de Julio, 2017, 11:56 | Comentar | Referencias (0)

¿Por qué a veces siento culpa de ser ama de casa?

Ser ama de casa es lo mejor que tu familia puede tener de ti.


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



Platicando con algunas amigas veo que es muy común el tener el sentimiento de que ser ama de casa es algo malo o que es poco digno.

Esto es debido a la moda que la ideología de género nos quiere imponer ya que busca que todas las mujeres salgan de sus casas a trabajar y dejen desamparada a la familia.

Pero ¿en realidad ser ama de casa y mamá de tiempo completo es algo malo?

Para nada, por el contrario, ser ama de casa expresa el profundo cariño y entrega de la mujer para su familia.

Una ama de casa trabaja más que una mujer en horario de oficina, una mamá de tiempo completo pocas veces tiene vacaciones.

¿Pero que podemos hacer para quitarnos ese sentimiento de inferioridad? Aquí te dejo mis 5Tips para redignificar el trabajo del hogar y el servicio a la familia.

PRIMERO. Vamos contracorriente.
Por lo mismo de la propaganda que hacen los medios de comunicación, es importante tener claro que será un poco difícil la devoción de quedarnos en casa.

En muchas ocasiones no nos damos cuenta que en verdad no hace tanta falta que salgamos a trabajar.

En otras ocasiones si es necesario pero debemos analizar si es más por la propaganda con la que nos bombardean o por una verdadera necesidad.

Una forma muy sencilla de saber si salir a trabajar y dejar a los hijos solos es una verdadera necesidad es analizar los pros y los contras y hacer una lista. Muchas veces no tomamos en cuenta todo lo que el salir a trabajar implica.

SEGUNDO. No todo lo que está de moda es lo que nos conviene.

En este sentido, el empoderamiento de la mujer resulta que está muy de moda, pero ¿no será que le estamos restando responsabilidad al hombre?

El que salir a trabajar este de moda, no es sinónimo de que sea lo mejor para nuestros hijos y la familia.

Debemos tomar en cuenta qué hay tiempo para todo y mientras los hijos son pequeños, en la medida de las posibilidades, debemos quedarnos en casa y darles todo lo que requieren.

TERCERO. Tu familia es lo primero.
Siempre este debe ser nuestro principal pensamiento y al rededor de esto debe girar todas nuestras acciones.

Así, si debemos salir a trabajar, buscaremos una opción que no dañe tanto a nuestros hijos y si debemos quedarnos en casa, lo haremos con gusto y buscando el bien supremo de nuestros hijos.

Con esta perspectiva siempre buscaremos el bienestar familiar antes que el engrandecimiento propio.

Ser ama de casa es lo mejor que tu familia puede tener de ti.

Ahora hay trabajos que podemos realizar desde el hogar y que podemos combinar muy bien con las tareas del hogar y la educación de los hijos.

CUARTO. Saca costos y veras.
Cuando pasamos por el despido de mi esposo, mi primera reacción fue decirle que yo entraba a trabajar para ayudarlo.

El me lo agradeció mucho pero me hizo una lista de lo que iba a generar el que yo saliera a trabajar y los costos que eso traería.

La sorpresa fue que en casi todos los escenarios era más benéfico que yo me quedara en casa a educar a mis hijos.

Porque el llevarlos a una guardería implicaba también muchos gastos y sobre todo una mala educación para ellos.

QUINTO. Es más edificante producir amor que producir dinero.
Este punto me quedo bien claro, es mejor que mis hijos estuvieran bien cuidados y educados y apretarnos un poco el cinturón en los gastos de casa, que tener un poco más de recursos económicos y dejar a mis hijos en una guardería o solos en casa al cuidado de la nana televisión.

Ser ama de casa y madre de familia es un rol básico que no se puede delegar en nadie.

En nuestras manos tenemos el futuro de nuestra sociedad, porque tenemos en nuestras manos la formación y educación de nuestros hijos.

Publicado por ALFRE306 el 20 de Julio, 2017, 11:20 | Comentar | Referencias (0)

¿Qué piensa usted de Harry Potter?

La lucha entre el bien y el mal en esta obra, no es la lucha cristiana sino la gnóstica (la misma que palpita en el maniqueísmo, en el esoterismo moderno y en general en todos los dualismos cósmicos)


Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org



Pregunta:

Soy una profesora de escuela secundaria. Mis colegas están muy entusiasmadas con los libros de Harry Potter, y los dan a leer a sus alumnos de modo habitual. Yo tengo algunas dudas, pero no sé expresar bien en qué se basa mi desconfianza. ¿Qué me puede decir Usted?

Respuesta:

Estimada Profesora:

         Nadie puede negar hoy en día que los libros de Harry Potter, escritos por Joan Rowlin, se han convertido en un avasallador fenómeno literario; y no sólo en el mundo de habla inglesa sino progresivamente en muchas otras lenguas.

         Algunos profesores han quedado encandilados con el fenómeno, tal vez no desde el punto de vista literario pero sí por el hecho de que estos escritos parecen solucionar el drama de la «abulia» intelectual y el desgano por la lectura que parece caracterizar a los niños y jóvenes de las últimas generaciones.

         De todos modos hay que tener en cuenta que el llamado «fenómeno Harry Potter» ha ya traspasado los límites literarios: se han formado en torno al personaje clubes, sitios de discusión en internet, hay proyectos de filmes, etc. Hay también detrás de esto una gran empresa comercial.

         No puedo afirmar ni negar los méritos literarios de la obra, en cuanto no es mi competencia. En cambio, algunos aspectos de ella, que nada tienen que ver con la literatura, ponen serios interrogantes sobre el contenido de estas no tan inocentes novelas de aventuras.

         El gran tema de fondo es la lucha entre el bien y el mal. El problema de fondo también se relaciona con esta lucha y más concretamente con los límites del bien y del mal dudosamente delineados por Rowlin. No es la lucha cristiana entre el bien y el mal sino la gnóstica (la misma que palpita en el maniqueísmo, en el esoterismo moderno y en general en todos los dualismos cósmicos).

         La autora de Harry Potter presenta una moral rodeada de componentes misteriosos e iniciáticos; es decir, una moral propia de la New Age. La brujería y la magia son presentadas de manera positiva cuyo efecto menos nocivo es inducir una visión «tolerante» hacia estos peligrosos fenómenos; la más peligrosa es, evidentemente, inducir a los jóvenes a la positiva práctica del ocultismo.



         Esto nadie lo puede negar; el personaje Harry Potter se mueve en un mundo mágico, en el que la magia domina y mueve la humanidad. Los «buenos» son brujos, hechiceros, magos, adivinos, y toda la caterva de variedades de la especie. Hay monstruos, fantasmas, zombies, hombres lobos, vampiros humanos, brujas que se transforman en gatos, etc. además de toda suerte de seres de la mitología clásica. Todos conviven entre los seres humanos con absoluta «preternaturalidad». Todos los que no son «muggles» (o sea, nosotros, especie inferior y desdeñable) tienen sus escobas para trasladarse, se comunican por medio de lechuzas-correos y obedecen a un Ministro de Magia, cuya función consiste en hacer que los «muggles» no adviertan la existencia de este mundo que coexiste entre ellos. Es más, algunos «muggles» pueden ser iniciados en la brujería, de la que adquirirán poderes diversos, fama, éxito y fortuna. Pasan a ser seres superiores. Por tanto, el aprendizaje de la magia es la formación más importante. Las aventuras de Harry Potter son precisamente los riesgos que acepta correr alguien que quiere ejercer la magia «para el bien». Pero ¿hay una magia buena y una mala? ¿Hay brujos buenos y brujos malos? Introducir estas nociones entre adultos y adolescentes es una perniciosa corrupción.

         Evidentemente se trata de una creación literaria (o «subcreación», como dicen algunos). Pero, la esfera literaria ¿es absolutamente independiente de la moral real? Un escritor puede fantasear e inventar universos alegóricos e irreales, pero ¿sin límite alguno? Creo que el límite lo imponen precisamente los «valores morales» algunos de los cuales son necesariamente «absolutos». Este «puente» con la realidad no puede ser nunca cortado porque lo «bello» (la creación artística) no puede contradecir a lo «bueno». De lo contrario la belleza artística sería «inocente» aun cuando se haga vehículo del mal moral. Dicho clásicamente: el arte y la técnica son virtudes que para ser perfectas (y perfectivas del ser humano) deben estar guiadas por la prudencia (virtud propiamente moral).

         Los efectos han sido lógicos: la Federación de Paganos del Reino Unido anunció que ha nombrado a un nuevo funcionario juvenil para atender a las miles de llamadas de jóvenes que han leído la secuencia de libros de Harry Potter, y desean averiguar más sobre magia y hechicería. Los libros de Harry Potter han desatado una corriente de interés por el paganismo entre los jóvenes. El mismo fenómeno se ha verificado en Alemania.

         Andy Norfolk (vocero de la Federación inglesa de Paganos) reveló que la mayoría de llamadas provienen fundamentalmente de jóvenes mujeres, aunque el número de varones también es significativo, y señaló que «los padres no deberían alarmarse por el interés de sus hijos en el paganismo y la magia, ya que el paganismo está reconocido como una religión».

         «El interés de los jóvenes en la brujería es también porque quieren resolver sus problemas de una manera rápida y sencilla, mediante sortilegios como los de (Harry) Potter», agregó el vocero; quien informó también que «nosotros no aceptamos a miembros menores de 18 años».

         Según Norfolk, mediante la magia y la hechicería promovida por Potter, «los jóvenes descubrirán que el paganismo es una religión espiritual basada en la naturaleza, de la que los padres no deberían preocuparse».

         Un fenómeno nada desdeñable ligado con Harry Potter, particularmente en los EE.UU., es el renacimiento, de un modo desembozado, de la literatura mágica: hechizar es algo «cool» para los adolescentes. De ahí la edición de libros como «Hechizos para Brujos Adolescentes», descripto por su autor como «un libro de autoayuda para adolescentes». Ha salido también a la venta una obra escrita por un dirigente de la «Federación Pagana» llamado «Manual del Joven Hechicero». Los títulos son elocuentes.

         Retomando su pregunta: ¿qué puedo decir de estos libros? Evidentemente no más de cuanto expresó con destacada elocuencia el profeta Isaías: ¡Malditos aquellos que llaman al mal bien y al bien mal, los que ponen la tiniebla como si fuera la luz y la luz como si fuera la tiniebla; los que dan amargo por dulce y dulce por amargo (Is 5,20).

______________________________________________________________

Bibliografía para profundizar:

Climati, Carlo, I giovani e l’esoterismo, Paoline, Milano 2001.

O’Brien, Michael D., Harry Potter and the Paganization of Children’s Culture, The Catholic World Report, April 2001, 52-61.

 

Publicado por ALFRE306 el 19 de Julio, 2017, 12:16 | Comentar | Referencias (0)

¿Existe la buena envidia?

Existe una especie de envidia que no sea pecado?


Por: P. Samuel Bonilla | Fuente: PadreSam.com



La envidia es uno de los así llamados “pecados capitales”, sin embargo muchos se preguntan si existe la “envidia de la buena”, es decir, si existe una especie de envidia que no sea pecado. Para responder esto debemos hacer ciertas aclaraciones.

¿Qué es la envidia? Una de mis definiciones preferidas para la envidia es “tristeza por el bien ajeno”, es decir, descubro un bien en otra persona y no lo tolero y deseo arrebatárselo, o al menos deseo que él no lo tenga. Ahora bien, esta actitud como tal sí es pecado.

Dicho esto, podemos afirmar que la envidia consta de dos partes: 1) descubrir un bien en otra persona, 2) querer arrebatarle ese bien. La envidia entonces funciona así: descubro un bien en otra persona, acto seguido, deseo arrebatárselo.

A partir de esto podemos concluir que si yo descubro un bien en una persona (una cualidad, un puesto, un mérito), pero no le deseo el mal, no deseo arrebatárselo, eso sería en otros términos admiración. Mientras que si al descubrirlo me entristece o no deseo que lo tenga, eso sería envidia.

Por lo tanto, lo malo entonces está en descubrir ese bien y no soportar que el otro lo tenga y yo no. Es decir que sí podemos sentir “envidia de la buena”, aunque lo mejor sería no llamarle así (por su connotación negativa, por ser uno de los pecados capitales), sino más bien llamarle admiración.



Artículo originalmente publicado en PadreSam.com

 

Publicado por ALFRE306 el 18 de Julio, 2017, 12:10 | Referencias (0)

10 mentiras del Demonio en el mundo actual

El demonio quiere que pierdas tu fe y que te alejes de Dios, por ello es conveniente reflexionar sobre diez de sus trampas mortales


Por: P. Cristian Hernan Andrade | Fuente: Religion en Libertad



Satanás es una serpiente. Recuérdalo. Es un mentiroso y padre de la Mentira. Trabaja en tu vida para tentarte, hacerte caer en el pecado y así alejarte de Dios, y también en el mundo tratando de engañarte, confundirte. Él quiere que pierdas tu fe y que te alejes de Dios.

Ante esta realidad es conveniente reflexionar sobre diez de sus trampas mortales en el mundo actual. Presta atención y mantente alerta ante la acción del demonio.

1) Relativismo

El relativismo postula la idea de que nada es verdadero, más bien dice que todos los puntos de vista son válidos y que no hay una verdad absoluta ni universal. El demonio no quiere que creas en una verdad porque si no existe la verdad entonces no existe el bien ni el mal. Si esto es así entonces todo vale.

Él puede tentarte con mayor facilidad si consigue que tú creas que no existe el pecado.

2) Indiferentismo

El indiferentismo te dice que todas las religiones son iguales y no importa cuál elijas. El indiferentismo es común dentro del protestantismo. Esta ideología te dice: “No importa a qué iglesia vayas mientras amas a Jesús”.

También señala que no importa si eres hinduista, musulmán, judío, sij, budista o católico. Más bien dice: “Todos estamos subiendo la misma montaña, pero en diferentes caminos”.

Tal vez sea así en cierta forma pero hay caminos que son mejores que otros porque son más verdaderos y honestos. Además hay caminos que te llevan a la parte baja de la montaña y no a la cima.

Hay que ser claros. Jesucristo es la más plena, la más completa y la revelación final de Dios a los seres humanos. Por lo tanto, el catolicismo es la más plena, antigua y la más completa unión con la única revelación de Dios en Cristo.

3) Eclecticismo

Este es “primo” del indiferentismo. El eclecticismo indica que tú puedes mezclar y juntar diferentes religiones y espiritualidades como quieras, de la misma forma que armas tu propio combo de comida rápida. La gente cree que esto es posible porque ya está influenciada por el indiferentismo.

Piénsalo bien. NO puedes mezclar el islamismo, el cristianismo o el budismo con el catolicismo. No es como armar tu propio combo. Es como si estuvieras poniéndole salsa de tomate a tu helado o estar usando pintura blanca en lugar de crema para el café.

4) Sentimentalismo

El sentimentalismo implica tomar decisiones o elegir tus creencias basándote en las emociones en vez de las verdades eternas. Puedes estar enojado o contento con algo o alguien así que actúas y decides según tu ira o alegría.

Aquí hay un ejemplo: Dos hombres quieren “casarse” y tú dices: “Awww Juan y Diego son unos chicos tan buenos. ¿Porque no se pueden casar como el resto?”. Ahí estás basando tu decisión en tus emociones con respecto a Juan y Diego, en tu deseo de ser una “buena” persona y en tus ideas sentimentales sobre las bodas y celebraciones.

No tomes decisiones importantes basándote en tus emociones. Eso conduce al caos y a la oscuridad.

5) Utilitarismo

El utilitarismo es basar tus decisiones morales o creencias en lo que parece ser útil, eficiente y económico. Por ejemplo: “Mi madre está en una casa de reposo. Ella tiene demencia. Es caro mantenerla ahí. Los médicos nos dan la alternativa de inyectarla y así ‘sus problemas acabarán’”.

No lo hagas. Por culpa del utilitarismo millones de bebés son abortados.

6) Incrementalismo

El demonio no quiere ejecutar de una sola vez todo su plan. Lo hace paso a paso. Primero hace que digas una pequeña mentira, después una verdad a medias, luego otra mentira y otra media verdad.

Date cuenta desde el inicio de lo que está haciendo y no lo dejes. El conseguirá que caigas usando el sentimentalismo, argumentos utilitaristas, indiferentismo o ideas relativistas. Él siempre está trabajando, nunca descansa.

7) Materialismo

El materialismo no se refiere a los gastos que uno tenga. Va más allá. El problema real con el materialismo es que nos conduce a pensar que no hay nada sobrenatural.

“Dios, los ángeles, los demonios, el cielo y el infierno son sólo un mito. No existe un mundo invisible. Los sacramentos sólo son símbolos. La Iglesia es una institución humana. Los sacerdotes no son más que unos trabajadores sociales vestidos de sotana. El matrimonio es solo un papel, la confesión no es más que una terapia de autoayuda y el bautismo y la confirmación solo son ritos lindos de paso para los niños”.

Ese es el materialismo ¿Lo reconoces? Repúdialo con todo tu corazón. Es una mentira.

8) El cientificismo

El cientificismo dice que la única verdad que existe es la verdad científica. Es una mentira poderosa de Satanás porque es una de las cosas que se asumido en la sociedad.

Sabemos que la ciencia desacredita la Biblia. Toda la verdad es la verdad de Dios y la verdadera ciencia siempre es hermana de la verdadera teología.

El cientificismo es una rama del ateísmo asumido. En él no hay un Dios. Solo existen las leyes de la ciencia.

9) Dilemas éticos

Esto es solo otro nombre para el relativismo moral. Se defiende la idea de que nada es bueno o malo, lo que importa son las intenciones y las circunstancias de la elección moral. Si tienes buenas intenciones y las circunstancias lo justifican, entonces lo que has elegido hacer está bien. Muchos católicos aceptan la anticoncepción artificial y el aborto debido a estos dilemas éticos.

El peligro con los dilemas éticos es que pueden llevar a la gente hasta el punto de cometer un pecado mortal justificando su elección. No caigas en eso. Si debes tomar una decisión moral complicada habla con un sacerdote o un buen asesor espiritual.

10) Universalismo

Esta ideología venenosa proviene directamente del infierno. Señala que Dios es tan amoroso, tan bueno y misericordioso que no condenará a nadie y que todos se salvarán.

Esto no sólo contradice lo que dice la Biblia, sino que contradice todas las enseñanzas de la Iglesia. El universalismo ha hecho que miles de personas caigan en una falsa certeza de que no importa lo que hagan o elijan ya que de todos modos irán al cielo.

Satanás ama el universalismo porque disfraza su mentira con el atributo más grande de Dios Padre: la Divina Misericordia. La mejor forma de repudiar esta mentira es temer al infierno.

Reflexiona: ¿has caído o caes en alguna de estas mentiras del demonio?

¿El infierno está vacío?

“Al infierno no nos mandan: vas tú solo, porque tú eliges estar ahí. El infierno es querer alejarse de Dios porque no quieres su amor. Este es el infierno. Va al infierno sólo quien le dice a Dios: “no te necesito, me las arreglo yo solo”, como hizo de hecho el diablo, que es el único que estamos seguros que está en el infierno”.

Primero que nada, no existe ninguna contradicción entre la infinita misericordia de Dios y la existencia del infierno: cuando el hombre escoge egoístamente elevarse por encima de Dios, preferirse a Dios, ser el dios de sí mismo, simplemente es respetado por el Creador, que ratifica la libre voluntad del hombre y, acogiendo su voluntad, lo mantiene alejado de Él.

El infierno es obra del hombre, no de Dios, hemos hablado de ello profundamente el pasado abril.

En segundo lugar, el dogma cristiano nos compromete a creer que el infierno es el estado eterno (no un lugar) de quien deja esta vida en pecado mortal, pero no nos compromete a creer que alguien haya muerto o muera, en pecado mortal.

“La condenación”, explicó Juan Pablo II, “permanece como una posibilidad real, pero no se nos ha dado a conocer, sin especial revelación divina, si -y qué- seres humanos están efectivamente involucrados”.

De aquí a sostener que el infierno existe pero está vacío implica un salto enorme, injustificado y equivocado.

Algunos que lo afirman atribuyen frecuentemente esta convicción al célebre teólogo Han Urs von Balthasar, pero él no quiso nunca decir una cosa de ese estilo como explicó recientemente también el teólogo Angelo Bellon.

Él mismo aclaró: “Mis palabras han sido repetidamente tergiversadas en el sentido que, quien espera la salvación para todos sus hermanos y hermanas, ‘espera el infierno vacío’. O quien manifiesta una esperanza similar, enseña la ‘redención de todos’ (apokatastasis) condenada por la Iglesia, algo que yo expresamente he rechazado: nosotros estamos plenamente bajo el juicio y no tenemos ningún derecho y ninguna posibilidad de conocer con antelación la sentencia del juez” (H.U. Von Balthasar, Esperar para todos. Breve discurso sobre el infierno, Jaca Book 1997, p.123).

Profundizó en el tema en 2008 el sacerdote Giandomenico Mucci, jesuita y redactor de La Civiltà Cattolica, concluyendo: “Este texto es suficiente para aquellos que repiten por costumbre la formulita del “infierno vacío” de la que son responsables las sumamente ordinarias deformaciones en los periódicos”.

El pecado existe, el hombre es tentado por su debilidad debida al pecado original que lleva dentro: quiere el bien, pero escoge el mal. La misericordia de Dios es infinita y perdona todo pero, siempre y cuando, se perciba nuestra condición de pecadores.

Por eso se dice que Dios ama y salva a los humildes. En cambio, “el corrupto no conoce humildad, no se considera necesitado de ayuda, disfraza su vicio con la buena educación, intentando siempre salvar las apariencias”.

Palabras similares a las de Benedicto XVI:

“Dios no obliga a nadie a la salvación. Dios acepta la libertad del hombre. No es un encantador que, al final, arregla todo y realiza su “final feliz”. Es un verdadero padre, un creador que afirma la libertad, incluso cuando ésta lo rechaza. Por eso la voluntad salvífica de Dios no implica que todos los hombres lleguen necesariamente a la salvación. Existe el poder del rechazo. Dios nos ama. Debemos sólo ser humildes para dejarnos amar. Pero debemos continuar preguntándonos si no tenemos la presunción de hacerlo solos: si no, privamos al hombre creatura y al Dios creador de su grandeza y dignidad, quitándole a la vida del hombre su seriedad y reduciendo a Dios a un encantador o a una especie de abuelo, respecto al cual todo es indiferente. Al contrario, es precisamente la grandeza incondicional del amor de Dios la que no excluye la libertad del rechazo y, por lo tanto, la posibilidad de la condenación” (J. Ratzinger, Dios está cerca, San Pablo 2008).

Publicado por ALFRE306 el 17 de Julio, 2017, 11:29 | Referencias (0)

¿Vivir juntos para conocernos mejor?

Sepamos que es para toda la vida


Por: Alejandra Diener | Fuente: www.somosrc.mx



¿Por qué no vivir juntos sin tener que pasar por tantos trámites? ¿Por qué no hacer las cosas más sencillas y evitarnos tanta “faramalla”? ¿Por qué debemos de hacer lo que los anticuados dicen que es el matrimonio, si basta con que nos amemos? ¿Por qué necesitamos un papelito? ¿Por qué?, ¿por qué? Vivir en unión libre, cohabitar, rejuntarse palabras que dicen lo mismo, vivir juntos como matrimonio sin estar casados, es una costumbre que cada vez se practica más. Sobre todo porque vivimos épocas en las que se supone que hemos evolucionado, que nos hemos modernizado y se asume que eso significa que debemos de sintetizar trámites y en este caso particular, evitar procedimientos que tienen una razón de ser, como lo es un matrimonio civil y religioso.

Estas líneas que escribo son para hacer reflexionar sobre la importancia de respetar los peldaños que se deben de escalar para lograr un éxito mucho mayor en una relación que busca ser para toda la vida. La unión libre no es el camino, lo digo burdamente, porque es la verdad. Claro está que no voy a generalizar puesto que estoy cierta que en lo que continúo escribiendo, ya están comenzando a redactarse los primeros comentarios que me rebatirán diciendo que conocen a parejas que funcionan perfectamente desde hace años sin estar casados propiamente. Lo cual no voy a refutar y sí voy a decir, que es la excepción que hace a la regla.

Un matrimonio civil y religioso es una relación que se planeó, que se programó y se pensó, pero sobre todo la clave está en que al momento de adquirir la obligación y el derecho de amarse y respetarse todos los días hasta que la muerte los separe, aunque puede ser que no funcione, por razones que en este escrito no nos ocupan, se llega a un compromiso, a una determinación que el cerebro, el corazón y la esencia misma de la persona adquieren al haber ido subiendo los escalones del noviazgo sin saltarse ninguno.

Porque una relación entre un hombre y una mujer, que alcanza un grado de enamoramiento debe de ser como cuando entramos a conocer una casa que queremos comprar. Cuando llegamos, no pretendemos entrar de inmediato al cuarto principal pues nos echa a perder las sorpresas y las distintas habitaciones que son bonitas y que se opacarán si nos las saltamos. Por ello es imprescindible ir subiendo poco a poco sin saltarnos nada para que al final tengamos una gran idea de lo que queremos comprar y así hacerlo con seguridad y sobre todo sepamos que es para toda la vida sin titubear.

Cuando hacemos lo contrario, y decidimos que es mejor saltarse toda esa “perdedera de tiempo” para mejor vivir juntos y “así nos conocemos mejor” porque si no funciona “total cada quien para su casa” y listo, se vuelve una relación totalmente condicionada. Leyeron bien, muy bien, el matrimonio nos da un compromiso, la unión libre una condición.



Vivir juntos antes del matrimonio es una práctica muy común para las parejas de muchos países. Muchos lo defienden basándose en que permite a los futuros marido y mujer conocerse mejor mutuamente. Sin embargo, existen evidencias abundantes de que la cohabitación, o unión libre, es más un obstáculo que una ventaja a la hora de prepararse al matrimonio. Michael y Harriet McManus publicaron un libro titulado “Living Together: Myths, Risks and Answers” (Vivir Juntos: Mitos, Riesgos y Respuestas) (Howard Books), que documenta su investigación sobre este tema.

Los autores, fundadores de la organización Marriage Savers, Salvadores de Matrimonios, advierten que las parejas que cohabitan antes del matrimonio tienen más probabilidades de divorciarse después, ya que hay una gran diferencia, afirman, entre un lazo permanente como el matrimonio y el vivir juntos en una relación condicional.

Lo que sucede, queridos lectores, es que lo típico de la cohabitación es que los dos individuos estén por lo general más preocupados en obtener satisfacción de la otra persona. En cambio, en el matrimonio, en contraste, los esposos tienden a centrarse más en dar satisfacción a la otra persona. Hacer feliz al otro para que, por añadidura, se sea feliz.

Injusticias

Uno de los mayores problemas con la cohabitación, es que las dos partes suelen comenzar a vivir juntos por motivos muy diversos:  Mientras que muchas mujeres lo consideran como un paso hacia el matrimonio, los hombres lo hacen por conveniencia, y no como un compromiso en firme.


Además, estudios revelan que la cohabitación típica no es una división al 50-50 de los gastos y obligaciones. Las mujeres tienden a aportar más, tanto en términos monetarios como de trabajo doméstico.

Asimismo, se ha demostrado que las agresiones físicas contra mujeres son mucho más comunes entre parejas en cohabitación que entre parejas casadas. La violencia grave y el asesinato están mucho más presentes entre parejas que no están casadas.

Porque son personas que se caracterizan por no ser responsables y que no están dispuestas a asumir un compromiso. Entonces esto hace muchas veces que sean hombres dominantes que quieren hacer su voluntad.

Los hijos

Por otro lado, si esta cohabitación no da el paso al matrimonio y de ahí surgen los hijos, está en boga el bienestar de éstos. Los niños de las parejas que conviven sin estar casadas tienen grandes desventajas. Comparados con los hijos de parejas casadas, tienen un mayor índice de delincuencia, les va peor en los estudios y sufren psicológicamente del ambiente de un hogar inestable. Asimismo, dado que las parejas que viven en unión libre tienen un índice de ruptura mayor en comparación con las parejas casadas, trae consigo más estrés y tensión para los hijos. Mayores índices de abuso infantil y más violencia familiar.

De igual forma, está comprobado que cuando hay hijos en una relación de unión libre, casi siempre son criados por un solo progenitor, normalmente la madre. En un gran número de países hay 50% de probabilidades de que un niño pase algún tiempo viviendo sólo con uno de los papás antes de alcanzar la edad adulta. Lo cual es funesto porque los hijos tienen la necesidad psicológica de vivir con padre y madre para desarrollar al máximo su potencial.

Cuando una pareja vive en unión libre, tiende a tener un sentido de la identidad de la pareja más débil, menos voluntad de sacrificarse por el otro, y menor deseo de ver que la relación se proyecte a largo plazo. Cuando tienen hijos viviendo este estado civil, el índice de ruptura es más del doble que en las parejas casadas con hijos. La cohabitación se debilita aún más cuando tienen hijos.

Preocupación social

Varios expertos en el tema del matrimonio, han manifestado que “La cohabitación en lugar del matrimonio debería considerarse una preocupación social importante”. Puesto que hay claras desventajas en las parejas que cohabitan como el compartir el gasto en el hogar. La mujer muchas veces, como lo mencionaba al principio, termina aportando más tanto en tareas domésticas como en dinero. Y por el contrario, las parejas casadas, normalmente son más felices, más sanas y les va mejor económicamente. Ya que desde un inicio aceptaron asumir una responsabilidad y un compromiso.

Entonces lo más recomendable es ir paso a paso conociendo a la pareja, no por comenzar a tener relaciones sexuales antes y compartir los gastos nos va a dar seguridad en el matrimonio. Lo importante es asumir una responsabilidad, estar dispuestos a ser padres, porque una relación sexual implica en un porcentaje muy alto la posibilidad de una nueva vida, y sobre todo estar dispuestos a hacer feliz a la pareja sin esperar nada a cambio. Si pensamos así, de manera desprendida, sin egoísmo estoy segura que habrá menos Jefas de Familia, menos divorcios y más niños felices dando grandes beneficios en la edad adulta a la sociedad.

Publicado por ALFRE306 el 16 de Julio, 2017, 13:05 | Referencias (0)

Cómo saber si nuestros hijos están pasando por una crisis

5 tips para ayudar a nuestros hijos cuando estan en crisis


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



Cuando tenemos hijos pequeños, los problemas son pequeños, pero cuando nuestros hijos son adolescentes, los problemas son mayores y algunos pueden tomar dimensiones verdaderamente descomunales por eso es muy importante darnos cuenta a tiempo si nuestros hijos están pasando por una crisis.

Aquí están mis 5 tips para ayudarnos a lograrlo.

PRIMERO. Es importante observar a nuestros hijos.
Si estamos en constante relación con nuestros hijos podremos detectar cualquier cambio de conducta o comportamiento desde sus primeras manifestaciones.

Estar irritable, estar violento con los hermanos, querer aislarse, con querer hacer las comidas en familia o estar enojado todo el día pueden ser signos de alerta para nosotros como papás.

¿Qué hacer si nos damos cuenta de alguno de ellos? Pues muy fácil, debemos preguntarles el porqué de ese cambio de actitud y si obtenemos una respuesta de nuestros hijos podemos asumir que no hay peligro, pero si lo que obtenemos son negativas o largas para contestar, entonces es seguro que nuestros hijos están en problemas.



Con mis hijos procuro hacer mis labores como doblar ropa o hacer pares de calcetines donde ellos están jugando o ando están viendo la televisión, así puedo ver sus actitudes en sus juegos y detectar algún problema a tiempo y además estoy aprovechando el tiempo haciendo cosas de la casa.

SEGUNDO. Ten una buena comunicación
Para nuestros hijos es de vital importancia sentir que tienen un canal de comunicación siempre abierto con nosotros.

¿Y cómo lo pueden sentir si cuando vienen a hablar con nosotros los recibimos con un “no tengo tiempo”? ¿O con un estoy muy ocupado, no me molestes con tus tonterías?

En mi caso con mis hijos en cuanto me doy cuenta de que les he contestado así dejo de inmendiato lo que estoy haciendo y les pongo atención. Si ya se había retirado del lugar lo llamo para que regrese y entonces le ofrezco una disculpa y le pido que me cuente lo que me iba a decir.

Claro que a veces se vale decirles que nos permitan un momento pero siempre con una actitud de atención y de interés hacia lo que nos quieren decir.


En mi familia, hemos decidido mi esposo y yo, hacer una pequeña junta familiar de 15 minutos al final del día, puede ser mientras cenamos o de regreso de las actividades deportivas que tienen nuestros hijos. En ella cada uno nos cuenta como les fue en el día y como se sienten.

Si alguno tienen algo que contarnos más profundamente, lo llevamos a un lugar aparte y le ponemos atención hasta que logra expresarnos lo que siente o piensa.

TERCERO. Vigila lo que hace en las redes sociales o en el internet
Otro signo de alerta es lo que publican en las redes sociales o las páginas a las que se meten nuestros hijos.

Ahora que tenemos una ventana abierta de par en par en nuestras casas con el internet, nos vienen problemas más graves ya que lo que a nuestros hijos no se les había ocurrido, sus amigos y conocidos se los dan a saber.

Otro punto es que tiene que ver con que ahora nuestros hijos quieren ser aceptados en todos los medios y esto incluye el medio electrónico por lo mismo entran en conflicto porque en ocasiones no todos los medios son iguales lo que les hace tener una personalidad diferente para cada medio.

CUARTO. Dales tiempo personal a cada uno
A veces nuestros hijos necesitan pasar tiempo con nosotros solos. Por eso es muy bueno que, de vez en cuando, le pidas que te acompañen cada uno en lo particular a realizar las diferentes actividades que tienes a lo largo de la semana.

Por ejemplo, con mis hijos es algo difícil porque son cinco, pero procuro llevar a uno cuando voy por el súper, a otro cuando voy a recoger a papá del trabajo, al otro si voy a la tienda, al otro cuando voy al banco y así busco momentos para pasar tiempo a solas con cada uno.

Y es en estos momentos cuando ellos me cuentan como se sienten sin temor a que los demás se burlen o los hagan sentir mal.

Si contamos con un poco más de tiempo podemos llevarlo a tomar un helado y a caminar al parque para que el ambiente sea mejor.

 QUINTO. No dudes en buscar ayuda
No necesitamos que nuestros hijos estén pasando por una crisis para comenzar a prepararnos y así saber como ayudarlos.

Desde ya podemos buscar libros sobre estos temas, podemos asistir a conferencias donde se toquen los temas de la adolescencia o podemos organizar talleres para que más papás compartamos nuestras experiencias y así podamos edificarnos y ayudarnos mutuamente.

La mejor solución a un problema es la prevención así que no podemos sentarnos a esperar a tener a alguno de nuestros hijos en crisis para buscar soluciones.

Una buena forma de prevenir es rezar por nuestros hijos, para que Dios los ayude y les de la fortaleza que necesitan para hacer frente a los problemas que el mundo les va presentando. La oración de una madre es muy fuerte, así que no dejemos de hacerlo.

 

Publicado por ALFRE306 el 15 de Julio, 2017, 11:52 | Referencias (0)

¿Por qué el catolicismo y el new age no son compatibles?

Algunas verdades a la luz de nuestra fe


Por: Luisa Restrepo | Fuente: Catholic-link.com



Hoy les presentamos un video producido por Catholic link. Se trata de una entrevista realizada al Padre Gonzalo Len, Sacerdote Sodálite. El es Licenciado en teología por la Facultad de teología Pontificia y Civil de Lima y ha publicado recientemente un libro titulado: “New age” el desafío.

El Padre nos cuenta que lo ha escrito por una inquietud apostólica y como tesis para su licenciatura como teólogo. Actualmente el autor del libro vive en Roma y se encuentra finalizando su doctorado en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Para que entendamos mejor de qué se trata el Padre nos da una breve explicación: “La New Age se presenta como una completa visión de la realidad, alternativa al cristianismo, que ofrece un mundo nuevo, armonioso y luminoso, lleno de numerosas técnicas y terapias para lograr la paz, el autocontrol y la sanación. Aparentemente inocente, es en realidad un peligroso sucedáneo que deja a las personas más hambrientas de reconciliación, y es radicalmente incompatible con la fe de la Iglesia”. Mezclando muchas creencias religiosas nos permite elegir entre lo que mejor nos parece y construir nuestra propia espiritualidad. A Dios se le concibe como la suma de todo lo que existe. Dios no es tanto un ser personal, sino más bien la fuerza o energía impersonal, en la cual consiste todo el universo.

En el documento “Jesucristo Portador del Agua de la Vida: Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era” el Magisterio nos explica: “Aun cuando se pueda admitir que la religiosidad de la Nueva Era en cierto modo responde al legítimo anhelo espiritual de la naturaleza humana, es preciso reconocer que tales intentos se oponen a la revelación cristiana. En la cultura occidental en particular, es muy fuerte el atractivo de los enfoques « alternativos » a la espiritualidad”.

Asimismo durante su pontificado San Juan Pablo II nos alertó con respecto al “renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada New Age”.


Es por esto que como cristianos y apóstoles nos corresponde conocer acerca de este fenómeno y ayudar a las personas a comprenderlo mejor.  Esperamos que les guste el video y que se animen a comprar el libro!

Artículo originalmente publicado en Catholic-link.com

 

Publicado por ALFRE306 el 14 de Julio, 2017, 12:46 | Referencias (0)

Las pantallas ya están en tu casa y pueden dañar tu familia: párate y mira estas reglas para su us

Horarios, orientaciones... y saber "ayunar" de móvil, tablet o TV algunas temporadas


Por: n/a | Fuente: Religion en Libertad



A veces nos sentimos ignorados en nuestra propia casa. Nuestra hija nos ignora porque ha recibido un mensaje de Whatsapp o nuestro hijo no escucha porque está enganchado a la tablet. Y no solo ellos: los padres también "pasan" de sus hijos, atrapados por simples mensajes en sus dispositivos.

No se trata de lamentarnos por cómo nos aíslan, sino de convertir las tecnologías en unas aliadas bajo control. Así lo recoge Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo en este artículo para la revista Misión, en el que desvela algunas claves sobre cómo controlar estas nuevas tecnologías con la ayuda de las expertas María José Olesti y María Álvarez de las Asturias.

“Las nuevas tecnologías han supuesto una ventaja para mejorar la comunicación en la familia. A través de Skype, WhatsApp, FaceTime o Facebook podemos establecer comunicación de forma más rápida y sencilla con miembros de la familia que están lejos, sin demasiado protocolo, estemos donde estemos”, afirma María José Olesti, directora del observatorio familiar The Family Watch.

Sin embargo, el destello de las pantallas no puede ocultar una realidad que ha empezado a emerger en muchos hogares, pues móviles y tabletas también pueden impedir la comunicación tanto en el matrimonio como entre padres e hijos. Buen ejemplo son “los chats de WhatsApp, que a veces son una distracción y nos impiden estar con quienes tenemos al lado”, matiza Olesti.


Pedir ayuda
El mal uso de estos dispositivos ha provocado que muchas familias hayan tenido que recurrir ya a una ayuda profesional. María Álvarez de las Asturias, directora del instituto de orientación familiar Coincidir, confirma que “estamos viendo en las consultas cómo el uso de la tecnología interfiere en las relaciones de pareja y en la familia”.

Cuando ocurre, es preciso darse cuenta de que “no se trata de no usar las tecnologías, o de prohibirlas, sino de pararse para regular el uso que le estamos dando, de forma que de verdad nos sirvan para mejorar la comunicación”, explica.

En particular, recomienda estar alerta ante cualquier uso “que haga difícil la comunicación cara a cara. Por ejemplo, si una familia está en el salón de casa, y uno está viendo la tele, otro la tableta y otro el móvil, eso es estar ‘yuxtapuestos’, pero no juntos”.


Medidas sencillas
Para mejorar el uso de las tecnologías en casa, Álvarez de las Asturias recomienda “ser muy sinceros unos con otros, y ver si tal o cual dispositivo nos ayuda o no. Y si tenemos la sensación de que deberíamos regular su uso o pasar menos tiempo con él, debemos reconocerlo y, a partir de ahí, marcarse un plan, que no tiene por qué ser para todos igual”.

En este sentido, Olesti señala que “una medida que suele funcionar es establecer horarios y normas de uso. Por ejemplo, acostumbrarse a llegar a casa y dejar el móvil en la entrada”.

También la directora de Coincidir añade que se trata de delimitar para qué, cuándo y cómo usar estos dispositivos, pues la autorregulación se nos puede escapar de las manos fácilmente: “Las tecnologías son divertidas, enganchan y hacen la comunicación más ‘cómoda’, ya que, si una conversación no te apetece, desconectas, algo imposible en la vida real”.

En cualquier caso, la invasión de las pantallas no debe empujarnos a cerrar las puertas de nuestro hogar como si fuera un castillo inexpugnable. “Hay que lograr ponerlas a nuestro favor”, aconseja Olesti.

Y Álvarez de las Asturias propone lanzar una mirada más espiritual en este terreno: “Es bueno usar las cosas abiertamente y sin esconderse: disfrutar de las relaciones, de la familia… Y cuidar la vida de fe, porque cuando Cristo está en el corazón, lo demás se va ordenando”.


Algunas pistas prácticas
María Álvarez de las Asturias, directora del instituto de orientación familiar Coincidir, y María José Olesti, directora del observatorio de familia The Family Watch, dan unas pautas para regular el uso de las pantallas en casa:

“Ayunar” de móvil o tableta: Es bueno, de vez en cuando, desconectar totalmente, pues esto ayuda a saber si estamos enganchados. Si nos genera ansiedad, es señal de que existe un conflicto que habrá que resolver.

No prohibir: Conviene hablar mucho con los hijos del uso que damos a estos dispositivos, pero no prohibirlos, porque lo prohibido resulta más apetecible.

Orientar su uso: Sentarnos ante el ordenador o compartir la tableta con los hijos nos ayudará a conocer sus gustos e intereses, para guiarlos.


Fijar horarios y límites para todos: Es labor de los padres establecer pautas para su uso. A los pequeños, hay que ponerles normas porque no tienen la capacidad de regularse, e impedirles que naveguen solos por la red. Con los mayores, pactar un uso adecuado.

¡Pero ojo!, los padres también tienen que cumplir las mismas normas. Si se acuerda cenar sin móvil ni televisión, ellos son los primeros que lo deben cumplir.

No dejar que los dispositivos nos aíslen: Como pauta general, no conviene dejar que cada uno se aísle con las tecnologías en su habitación.

Dar prioridad al que está presente: Debemos atender siempre primero a las personas que tenemos con nosotros. Es, además, una norma básica de educación.

Artículo publicado originalmente en Religión en Libertad

 

Publicado por ALFRE306 el 13 de Julio, 2017, 11:47 | Referencias (0)

El problema del pensar mal

Graves daños surgen cuando alguien piensa mal.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Muchos errores surgen no por falta de pensamiento, sino desde un modo equivocado de pensar. Porque graves daños surgen cuando alguien piensa mal.

¿Cuándo se piensa mal? Cuando uno acepta premisas equivocadas porque son repetidas por la mayoría sin el menor sentido crítico.

O cuando otro reflexiona con prisas guiado por sentimientos y pasiones que impiden controlar los datos con más precisión.

También el pensamiento se convierte en sofístico si busca solo triunfar sobre el otro a cualquier precio, sin abrirse al reconocimiento de que también hay puntos válidos en el “adversario”.

El problema del pensar mal genera discusiones absurdas, tensiones acumuladas, desprecios injustos, incluso agresiones verbales o físicas.



Basta con observar cómo reaccionan algunos presuntos defensores de derechos individuales ante quienes levanten dudas enriquecedoras acerca de planteamientos débiles o erróneos.

Por eso, frente a tantas personas que muestran modos de pensar llenos de pasiones y prejuicios y vacíos de serenidad y de apertura de mente, vale la pena un esfuerzo continuo para no caer en la misma trampa y para ir a fondo en tantos temas que lo ameritan.

Entonces en medios informativos y en el puesto de trabajo, entre amigos y entre familiares, habrá menos discusiones absurdas y más diálogos que permitan orientar la mente hacia razonamientos serenos; razonamientos dirigidos agudamente hacia los datos tal y como se presentan a una mente abierta y reflexiva.

 

Publicado por ALFRE306 el 12 de Julio, 2017, 11:41 | Referencias (0)

Artículos anteriores en Julio del 2017

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com