ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Junio 2017  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (223) Sindicar categoría
Derechos Humanos (34) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (222) Sindicar categoría
Archivo
Septiembre 2017 (19)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

¡Qué fácil es quejarse del mundo de hoy!

Un mundo mejor se construye solamente haciendo el bien, aquí y ahora, en primera persona, con pasión, entusiasmo y esperanza.


Por: P. Adolfo Güémez, L.C. | Fuente: Catholic.net



Cuando hablo con padres de familia, no es raro que surja la queja: «Ay, es que antes no era así... La juventud de hoy…» Es cierto, hay muchas cosas de qué preocuparnos, pero, ¿de verdad estamos tan mal como pensamos?

  «La gente murmura de su tiempo, como si hubieran sido mejores los tiempos de nuestros padres. Pero si pudieran retornar al tiempo de sus padres, murmurarían igualmente. El tiempo pasado lo juzgamos mejor, sencillamente porque no es el nuestro.» No es un texto de hoy, sino de hace 1600 años. Fue escrito nada menos que por el gran san Agustín de Hipona.

El mundo de hoy no es más difícil que el de ayer; es, simplemente, diferente. Y a los educadores nos corresponde ver la manera de aprovechar estas diferencias para el bien.
 
No ha existido generación que no se haya quejado de su propia época, porque en todas siempre ha habido pros y contras. Como los contras los vemos muy fácilmente, vamos a hacer un breve análisis de algunos de los pros.
 
Nuestra sociedad ha sido irremisiblemente globalizada. Las fronteras se diluyen cada vez más, y se abre con ello un horizonte ilimitado de posibilidades de cooperación, ayuda y enriquecimiento mutuo.
 
La comunicación es hoy más rápida que nunca. Antes era imposible estar informados al instante sobre la situación mundial, o sobre algo tan pequeño como el día a día de un amigo que viviera a miles de kilómetros de distancia. Hoy eso es una realidad que todos dan por descontado.
 
 
 
Al unir estos dos aspectos –fronteras abiertas y comunicación inmediata–, se puede reaccionar más fácilmente a las tragedias humanitarias, ofreciendo ayuda efectiva a países de los que tal vez jamás habíamos escuchado. Esto ha generado una mayor sensibilidad hacia el mal ajeno que hemos de apoyar y encauzar.
 
Por otro lado, existe en todos el deseo de triunfar, de hacer algo que valga la pena. Con frecuencia se reduce al ámbito económico, pero incluso en éste, bien enfocado, se puede hacer mucho bien: creando empleos, generando mecanismos más justos, etc.
 
Además, podemos aprovechar esta tendencia para elevar las miras hacia los ideales universales de solidaridad, paz, justicia…
 
Vivimos en un mundo sediento de la verdadera felicidad. Esta sed es buena, pues sólo el sediento busca algo para beber. El vacío existencial, la sed que tiene el mundo, ha de ser aprovechado para ofrecerle la verdadera Agua que lo saciará (cf. Jn 4, 14).
 
Asimismo, la juventud actual está ansiosa de recursos materiales y espirituales, pero hemos de ayudarla a vencer la tentación de elegir las vías más fáciles o ilusorias, para encontrar el camino de la Verdad plena.
 
Lo que he escrito no significa adaptarse a la situación actual, sino querer llevar a plenitud todas las cosas buenas que existen, venciendo el mal con el bien (cf. Rom 12, 21).
 
También el Papa Francisco lo afirma: «En todos los momentos de la historia están presentes la debilidad humana, la búsqueda enfermiza de sí mismo, el egoísmo cómodo y, en definitiva, la concupiscencia que nos acecha a todos. Eso está siempre, con un ropaje o con otro; viene del límite humano más que de las circunstancias. Entonces, no digamos que hoy es más difícil; es distinto. Pero aprendamos de los santos que nos han precedido y enfrentaron las dificultades propias de su época.» (Evangelii Gaudium n. 263)
 
Es momento de renunciar a nuestra comodidad, de dejar atrás las quejas amargas y de comenzar actuar sobre nuestra realidad. Sólo si nos convertimos en hombres nuevos, el mundo se convertirá en nuevo.
 
Un mundo mejor se construye solamente haciendo el bien, aquí y ahora, en primera persona, con pasión, entusiasmo y esperanza.

Publicado por ALFRE306 el 11 de Junio, 2017, 9:37 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com