ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Marzo 2017  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (224) Sindicar categoría
Derechos Humanos (35) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (223) Sindicar categoría
Archivo
Septiembre 2017 (22)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Marzo del 2017


40 niñas quemadas vivas en Guatemala: 40 bocas silenciadas

Erick Colop - Citizenside-AI

Un sacerdote pide que se investigue quién está detrás de estas muertes

«Pero padre, ¿está seguro de que puedo publicar esto?». «Sí, necesitamos que nos ayudes a denunciarlo, que exista presión a nivel internacional para que se esclarezcan los hechos». El sacerdote guatemalteco Sergio Godoy se pregunta cómo puede ser que en menos de una hora un promedio de 30 niñas fallecieran carbonizadas el pasado 8 de marzo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción sin que nadie las auxiliara.

Se pregunta por qué la Policía, que estaba en las inmediaciones, «no se movilizó para romper el candado que había en la habitación de las muchachas». Dicen en su defensa que el policía con la llave no estaba en ese momento, pero ¿quién no rompe un candado para salvar a unas niñas?». Godoy se pregunta también por qué «no se permitió la intervención de los bomberos», algo que pone en evidencia «un crimen de lesa humanidad». En ese hogar, mal llamado seguro «había violaciones, torturas, trata de personas, y niñas embarazadas». Alguien está afanándose para que la verdad no salga a la luz. Su hipótesis es que el crimen organizado está detrás del suceso.

El Hogar Seguro Virgen de la Asunción hacía tiempo que era un depósito de «niños descartados», utilizando «el mismo lenguaje del Papa Francisco». El padre Sergio Godoy, sacerdote guatemalteco coordinador del programa Comunidad Esperanza y socio local de Manos Unidas, describe el centro como un lugar donde iban a parar «chicos y chicas en conflicto con la ley, menores de edad enviados por jueces dada la situación de maltrato y abusos en el ámbito familiar, huérfanos y niños con necesidades especiales». En este lugar, donde vivían casi 750 menores aunque su capacidad era para 400, «no se tenían en cuenta ni las condiciones del menor ni el rango de edad», y estaba gestionado por personas sin vocación ni capacidad».

Este caldo de cultivo convirtió el hogar seguro en un foco «de corrupción donde se permitía la mala alimentación –hay niños que llevaban tiempo denunciando a la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala que estaban comiendo alimentos con gusanos– el maltrato, la trata de personas y los abusos sexuales», lo que llevó a la rebelión a las niñas, separadas de los niños por pabellones.

Nadie abrió el candado

Todo ocurrió el 8 de marzo. Los responsables del centro abrieron la puerta para que las menores se marcharan, «supongo que por estar hartos de sus quejas». Pero poco después «recapacitaron sobre las consecuencias que podría tener la salida de las chicas y llamaron a la Policía para que sofocara la rebelión». De este encontronazo, afirma el padre Godoy, «hay fotos de niñas tiradas por el suelo y tratadas de forma indigna».

La Policía devolvió a las jóvenes al hogar, «encerrándolas en una habitación demasiado pequeña para la cantidad de chicas que había. Un contingente de alrededor de 100 agentes rodeó la casa y puso un candado a la habitación». Fue en ese momento cuando se desató la tragedia: una de las niñas prendió fuego a una colchoneta en señal de protesta y provocó la muerte de 40 compañeras. «30 de ellas murieron carbonizadas en un espacio muy corto de tiempo». Las otras diez han fallecido después, en hospitales guatemaltecos, «porque no han sido bien atendidas. Hay una niña que falleció a causa del dolor, porque nadie le dio analgésicos para aliviarla y entró en shock», denuncia el sacerdote. Ante esta situación, Manos Unidas ha ayudado en este primer momento dando respuesta a las necesidades más inmediatas solicitadas por el padre Sergio Godoy.

Diversos representantes de la sociedad civil han presionado a las instancias gubernamentales para que las menores pudieran salir de los hospitales públicos. «Gracias A Dios, dos niñas fueron enviadas a EE. UU. para ser tratadas, pero una abogada que acompaña el caso me informó hace unos días de que, en Guatemala, un hospital privado subvencionado por los fondos de cooperación internacional españoles pedía 300.000 quetzales por tratar a cada chica. Esto hay que pedir que se investigue y se denuncie».

Cinco niñas desaparecidas

Otra de las preocupaciones del padre Sergio Godoy son las cinco niñas que desaparecieron en extrañas circunstancias tras el incendio. «Fue difícil determinar que faltaban chicas, porque no había ningún registro que certificase el número exacto de jóvenes en el hogar». Pero un informante anónimo dio un chivatazo días después del supuesto accidente, y las menores aparecieron en un hospital psiquiátrico de adultos. «Alguien las había escondido, y las niñas estaban con quemaduras de segundo grado sin ser tratadas».

La periodista pregunta con estupor el motivo. «Hay varias hipótesis, pero no se sabe nada de manera oficial. Todo apunta a gente ligada al crimen organizado, al narcotráfico y a la trata de personas». El motivo de hacer desaparecer a las chicas podría ser porque «probablemente sepan los nombres de los autores de los abusos y la trata de personas». De hecho, añade el sacerdote, «una enfermera anónima ha declarado que alguien le pidió que desconectaran los aparatos en su hospital para que las chicas no sobrevivieran».

No son las únicas muertes

«Casualmente» –y hace hincapié el sacerdote para que lo entrecomille–, unos días después del accidente hubo otro motín en un centro de menores cercano al Hogar Seguro Virgen de la Asunción. «Los chicos internos, entre los que había pandilleros, provocaron la muerte de cuatro de los monitores». Además, la noche de este lunes «fueron atacadas simultáneamente varias estaciones de la Policía que dejaron seis agentes muertos».

Para el sacerdote, «es la misma mano la que crea estos escenarios para generar una crisis institucional seria, porque favorece a los intereses del crimen organizado o de un sector político de extrema derecha». El objetivo de orquestar esta cadena de sucesos «es distraer a la opinión pública y desequilibrar al Gobierno», aunque, recalca, «está lleno de incompetentes».

Se necesita una nueva propuesta de ley

Mientras se esclarecen las oscuras circunstancias de estas muertes, el sacerdote pide a su país que, al menos, «se elabore una nueva propuesta de ley sobre la protección de menores». La última, de 2007, «no es aplicable en el día a día, porque no hay recursos públicos para pagar a gente preparada y competente. El sistema está diseñado mal, pero tampoco se han buscado otras salidas», advierte.

Quienes «lo hemos hecho mejor hemos sido las instituciones de la Iglesia y organizaciones sin ánimo de lucro, que contamos con profesionales mejor preparados. Por eso, en la nueva legislación, «es importante que se incluya la necesidad de que el Estado tenga en estas instituciones aliados para acompañar adecuadamente a los menores. No todo debe centralizarse en las instancias públicas, porque eso favorece la corrupción. Los niños tienen que ser el centro de las políticas».

La noche del martes, cientos de guatemaltecos acudieron a las vigilias de oración por las víctimas y por la paz en Guatemala organizadas en diversas ciudades y ante las embajadas en otros países. «Estamos al borde de la crisis institucional», sentencia el padre Sergio Godoy.

Temas de este artículo:
asesinatoguatemalajovenes

Publicado por ALFRE306 el 31 de Marzo, 2017, 12:39 | Referencias (0)

¿Por qué es necesario “cortar el cordón umbilical”?

NakoPhotography/Shutterstock

Algunos nunca se independizan, hay quienes lo hacen sólo físicamente...

La madurez es un proceso que, como resultado de una extensa búsqueda tiene que dar lugar al compromiso, es decir, a la elección de un camino en la vida, por ejemplo, para poder elegir una profesión o una pasión, para encontrar un compañero de vida, para fundar una familia. Es por eso que los adolescentes rechazan la casa, necesitan salir y separarse de ella para crear algo suyo, algo nuevo, construir su identidad. Están tratando de asumir la responsabilidad de la apariencia y la forma de su vida.

Todo está bien si quieren y son capaces de hacerlo. Peor es cuando vemos a los adultos que siguen atrapados en este proceso dando vueltas y vueltas sin saber seguir adelante para iniciar una vida independiente.

Tales personas se quejan de la falta de desarrollo y autonomía de pensamiento, de la falta de sentimiento y acción, de la incapacidad para afrontar retos y aprovechar todo su potencial, del sufrimiento, de las dificultades para encontrarse en el mundo, de sentimiento de la inutilidad, de la temporalidad, de sentirse insignificantes, de la dificultad de establecer relaciones duraderas.

La separación proporciona la posibilidad de abandonar el hogar familiar, no sólo físicamente, sino también emocionalmente. Es la capacidad de existir como una persona, de tener una vida mental propia, de tener opiniones propias, sentimientos, deseos, sueños propios. Significa vivir por cuenta propia, en libertad y con el sentido de la responsabilidad. Es la capacidad de reformular la relación con los padres, para que se pueda desarrollar según las normas de apoyo mutuo.

Algunos nunca se van de casa. Hay quienes lo hacen físicamente, pero emocionalmente siguen en el diálogo con los padres. Las razones de esto son variadas, pero a menudo se refieren a la interferencia en la relación entre padres e hijos, por ejemplo:

  1. una relación demasiado cercana, simbiótica con el niño – el hijo puede llegar a sustituir a la pareja de uno de los padres,
  2. falta de atención suficiente, de la aceptación y de la atención cuando el hijo empieza a separarse,
  3. la dificultad por parte de los padres de dejarles a los hijos salir al mundo y reconocer que ya no son pequeños ni torpes, y dejarles hacer las cosas por sí solos,
  4. la falta de límites claros y exigencias por parte de los padres, lo que puede impedirle al hijo la posibilidad de rechazar una actitud inmadura: “estaré haciendo lo que me gusta”, y también puede impedirle tener más fuerza de voluntad para asumir la responsabilidad y el esfuerzo.

Estos trastornos de los lazos, así como la incapacidad para acabar y despedirse del pasado y construir una nueva relación con los padres, pueden dar lugar a diferentes actitudes, no del todo verdaderas.

Algunas personas pueden vivir con un sentido de idealización: “cuán grande fue su infancia y sus padres tan buenos”. Niegan las situaciones reales que sucedieron y la diversidad de sentimientos vividos hacia los padres, especialmente aquellos considerados como ejemplos negativos, por ejemplo: la rabia, la ira, la tristeza.

Estos son a menudo los hijos criados en la lealtad hacia los padres sin derecho a plantear objeciones ni mostrar la insatisfacción. Tienen miedo de irse y sentir las cosas por sí solos porque creen que van a hacer daño a los padres.

Hay también personas que parecen independientes, pero, en realidad, después de rechazar a los padres no son capaces de tener una relación con nadie. Mantienen la apariencia de ser autosuficientes. En su interior sufren mucho, sienten la soledad, pero tienen miedo a la intimidad, y asumir que necesitan a otra persona es humillante para ellos.

Hay personas que viven con un sentimiento de injusticia, quejándose de forma indirecta o manifiesta. Sintiendo que si no consiguieron ciertas cosas de sus padres o del mundo esto es una excusa para la inacción o la impotencia. Las fuentes de la maldad las suelen ver en el exterior, estando constantemente a la espera de algo.

A veces la ira hacia uno de los padres, quien claramente le habría herido, es tan grande que la inacción en la vida o la destrucción se convierten en una forma de represalia y de venganza. Si se piensa que “para llevarle la contraria a mi madre (no me pondré la gorra y) me congelaré los oídos”. Se pierde entonces de vista la realidad y el hecho de que uno se destruye su propia vida y no la vida de los padres.

El proceso de separación es a menudo un reto difícil, pero muy importante en el proceso de maduración. Es necesario abandonar las pretensiones y los juicios, para tratar de entender por qué nuestros padres fueron de una manera y no de otra. Tal vez ellos tampoco estaban equipados emocionalmente por sus padres.

Y no se trata de suavizar ni borrar las injusticias vividas. La idea es equilibrar la manera de percibirles y reconocer que eran sólo humanos y que dieron lo que pudieron. Se trata de ser conscientes de que podemos tener sentimientos diferentes a los suyos, tanto los buenos, como los malos.

Hay que llorar y dejar lo que era molesto y devastador para que no nos siga envenenando. Y hay que darse cuenta de que, aunque no todo puede ser recuperado y reparado, quedan espacios que pueden ser abordados y atendidos.

¿Esto puede hacerlo uno mismo? Es posible con el apoyo de los seres queridos, quienes nos aceptan, nos quieren, pero al mismo tiempo saben exigir y poner límites. Reconocer que nada viene sin esfuerzo y sin compromiso es a menudo un trabajo laborioso.

Puede resultar útil hacer terapia, para en compañía de un profesional poner nombre, experimentar, reformular y cambiar lo que no nos deja avanzar en la vida. A veces el proceso de curarse de una lesión tarda mucho tiempo y requiere paciencia y perseverancia, pero conduce a una situación de reclamar el propio “yo”, y por lo tanto la propia vida.

 

 

Temas de este artículo:
crecimientofamiliahijospadres

Publicado por ALFRE306 el 30 de Marzo, 2017, 12:04 | Referencias (0)

Iglesia católica, marxismo e ideología de género

Quien se basa en el amor está en mucho mejores condiciones para hacer o construir algo positivo que quien se basa en el odio


Por: Pedro Trevijano | Fuente: Religión en Libertad



Comparar significar examinar dos o más realidades o cosas para apreciar sus semejanzas o diferencias, Conviene por ello que las cosas que se comparan tengan una cierta homogeneidad para no incurrir en errores. Así podemos comparar dos doctrinas o dos hechos, pero no hemos de comparar una doctrina con unos hechos.
 
Por ello, cuando en los tres evangelios sinópticos (Mt 22,34-40; Mc 12,28-34; Lc 10,25-28) se le pregunta a Jesús sobre cuál es el mandamiento más importante, Jesús responde con el mandamiento del amor. Es decir, el cristianismo se basa en el mandamiento del amor a Dios, al prójimo y a nosotros mismos. En cambio, en las ideologías actuales, el marxismo se basa en la lucha de clases y la ideología de género en la lucha de sexos, es decir, en el odio. Sinceramente me parece que quien se basa en el amor está en mucho mejores condiciones para hacer o construir algo positivo que quien se basa en el odio.
 
Y si vamos a los hechos, creo que aquí hay que distinguir entre los hechos positivos y los negativos, En lo negativo es indudable que todos somos pecadores y que hay páginas en las instituciones, incluso más queridas, como puede ser la religión católica, que ciertamente nos avergüenzan. Es indudable que las páginas más negras de la Iglesia católica se llaman Inquisición y Cruzadas, aunque no hemos de olvidar que las Cruzadas tuvieron mucho de guerra defensiva, pues mientras se combatió por Jerusalén no hubo que combatir por Viena; y en cuanto a la Inquisición, fue menos dura en general que los tribunales civiles de la época, como muestra el asunto de la brujería. Y aunque una sola víctima inocente es demasiado, hablamos de unos miles de víctimas.
 
En cambio la ideología marxista, en sólo siglo y medio, tiene en su debe más de cien millones de víctimas, y eso sin olvidar que su fracaso económico ha sido estruendoso. Eso sí, son geniales, no para luchar contra la pobreza, sino fabricando pobres.
 
Y sobre la ideología de género, ¿qué decir? También tiene, entre el aborto y la eutanasia, unos cuantos millones de crímenes de la que es responsable, además de su absoluta falta de sentido común. El oponerse a que un homosexual pueda, en uso de su legítima libertad, intentar llegar a la heterosexualidad, me parece que junta la maldad con la estupidez. El rasgarse las vestiduras y considerar homófobo a un autobús por afirmar que los niños tienen pene y las niñas vulva, es intentar negar lo evidente. De hecho acaba de suceder un caso en el mundo del deporte que creo va a ser el principio del fin de la ideología de género. En Nueva Zelanda un hombre se presentó a un certamen de halterofilia con resultados mediocres y entonces se presentó al certamen femenino y como allí se acepta la ideología de género, y si uno dice que es mujer, es mujer y punto, pues barrió. Cuando se den treinta o cuarenta casos como éste, las mujeres, hartas de que les roben sus medallas, tendrán que plantarse y decir que el varón es varón y la mujer, mujer, y si alguien pretende otra cosa, que lo pruebe, que su palabra no basta.
 
En cuanto a lo positivo, ahí la Iglesia católica gana por goleada. Ninguna ideología ni institución tiene ni de lejos las obras de ayuda al necesitado que tiene la Iglesia. En un debate uno de los asistentes acusó a la Iglesia de que no hacía nada por los pobres. Le contesté: “Cíteme Vd., o cualquiera del público, una institución que haga más por los pobres que la Iglesia católica”. La respuesta fue, evidentemente, el silencio. Recuerdo también que, cuando tras la Segunda Guerra Mundial los socialistas alemanes llegaron al poder, se plantearon si encargarse ellos, es decir el Estado, de las obras de beneficencia. Rápidamente llegaron a un acuerdo: “El Estado alemán no tiene dinero para hacer lo que con muchos menos medios hacen las Iglesias”.

Publicado por ALFRE306 el 29 de Marzo, 2017, 11:04 | Referencias (0)

La transexualidad y su clasificación diagnóstica: cambios en su definición

La pretensión de los grupos LGTBI es que la transexualidad salga de los manuales de clasificación de enfermedades


Por: Julio Tudela | Fuente: Análisis y Actualidad



Leemos en la prensa digital lo que los grupos LGTBI consideran como una “victoria parcial”: la reclasificación de la transexualidad en el manual de Calificación Internacional de Enfermedades en su próxima edición (ICD-11), que verá la luz en 2018.[1]


El diagnóstico de la transexualidad debe basarse en datos médicos pluridisciplinares, criterios que se han plasmado en guías médicas, como el “Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders”, en su quinta edición (DSM-5), elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría (1) o el “International Statistical Classification of Diseases and Related Health Problems”, en su décima edición, que es la vigente (ICD-10)(2). La primera, el DMS-5, la incluye como un trastorno al que denomina “disforia de género”. Este diagnóstico se centra menos en determinar la incongruencia de género, que en la “disforia de género”. También se establece un nuevo criterio que consiste en comprobar que la alteración no coexista con una enfermedad intersexual. Este criterio ya estaba presente en los anteriores manuales, pero en el apartado del diagnóstico diferencial.

 

En cambio en la segunda, el ICD-10, que ha sido ya traducido a 41 idiomas, y que es el sistema de clasificación de las enfermedades psiquiátricas más utilizado por los especialistas de este campo médico (3), incluye el DCS en su capítulo 5, titulado “Desórdenes mentales y de  la conducta” y dentro de él en la sección “Desordenes de la personalidad del adulto” (4).

 



La propuesta de la OMS para el ICD-11, objeto de la noticia periodística que nos ocupa, consiste en incluir las categorías “Incongruencia de género en el niño y en el adulto” en otro capítulo que explícitamente integre las perspectivas médicas y psicológicas: “Condiciones relativas a la salud sexual”.

 

La pretensión de los grupos LGTBI es que la transexualidad salga de los manuales de clasificación de enfermedades (“despatologización”), porque, según ellos, no constituye ningún trastorno y, por tanto, no requiere diagnóstico. No obstante, sí requiere tratamiento, complejo y costoso.

 

Esta pretensión sigue sin ser atendida en la nueva edición que prepara la OMS para el próximo año, dado que su inclusión en el “Manual Internacional de Clasificación Estadística de Enfermedades” implica que no se ha cedido a la pretensión despatologizadora antes mencionada.

 

Lo que se viene observando en las últimas ediciones de estos manuales son cambios de denominación y clasificación, evitando utilizar los términos “enfermedad” o “trastorno” para pasar a utilizar el de “incongruencia”, con el fin de no favorecer el posible estigma social que conlleva la enfermedad mental, que puede agravar más la situación de las personas afectadas por esta incongruencia de género.

 

Una de las razones esgrimida –además de lo que supone la propia incongruencia de género y los problemas que conlleva- para mantener la transexualidad en el manual de clasificación de enfermedades es que la necesidad de recurrir a costosos tratamientos de reasignación de sexo y su pretendida financiación por la sanidad pública y aseguradoras privadas, requiere que hablemos de un problema de salud –llámese como se quiera-, y no de una intervención cosmética. Si el cambio en los caracteres sexuales externos, (no confundir con cambio de sexo, que no es biológicamente posible) mediante tratamiento psicológico, hormonal y quirúrgico, no responde al intento de resolver un problema de salud que perturba la vida de una persona y se quiere remediar, sino a un simple cambio estético sin más, estaríamos ante tratamientos cosméticos cuya financiación difícilmente podría ser asumida por la sanidad pública o aseguradoras privadas.

 

Pero el tema de fondo no es el económico, sino el clínico: la experiencia íntima de pertenecer a un sexo diferente del biológico supone, sin duda, una incongruencia entre lo físico y lo psíquico, cuyas consecuencias hacen necesarias intervenciones terapéuticas que alivien, tanto la posible disforia que conlleva, como otros trastornos que pueden coexistir con la propia incongruencia de género, utilizando la nueva terminología propuesta. Esta comorbilidad no es infrecuente y debe ser valorada en todo caso. (5)(6)

 

Pero hay más. Junto a la nueva denominación que propone la ICD-11, se establecen restricciones claras en cuanto al momento de iniciar los tratamiento de reasignación, el periodo mínimo que debe transcurrir desde la aparición del comportamiento y preferencias incongruentes de género en la infancia para establecer el diagnóstico (2 años), que no será nunca antes de los cinco años de edad, y la necesidad de establecer este diagnóstico y no basarse exclusivamente en la manifestación y comportamiento de los afectados. Algunas regulaciones autonómicas hacen caso omiso, por cierto, de estas últimas recomendaciones de la OMS.

 

En conclusión, los continuos cambios en la denominación que la OMS asigna a la transexualidad y los procesos relacionados, no modifican la realidad de fondo que expresa la existencia de un problema de salud, que perturba la vida y el equilibrio de los afectados y que requiere de acompañamiento y tratamiento clínico pluridisciplinar para tratar de superar los síntomas que conlleva.

 

 

Referencias
1. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders Washington DC; 2013.
2.World Health Organization. International statistical classification of diseases and related health problems; 2014.
3. Reed G, Correa JM, Esparza J, Saxena S, Maj M. The WPA-WHO global survey of psychiatrists’ attitudes towards mental disorders classification. World Psychiatry. 2011; 10: p. 118-31.
4.Kohler R, Recher AEJ. Legal gender recognition in Europe. Transgender Europe. 2013.
5. Grossman AH, D’Augelli AR. Transgender youth and life-threatening behaviours. Suicide Life Threat Behav. 2007; 37: p. 527-537.
6. Spack N, Leeper L, Feldman H, Leibowitz S, Mandel F, Diamond D, et al. Children and Adolescents With Gender Identity Disorder Referred to a Pediatric Medical Center. Pediatrics. 2012; 129: p. 418-25.

Publicado por ALFRE306 el 28 de Marzo, 2017, 10:44 | Referencias (0)

Cuatro poderosas armas contra el Demonio

Desde la Fe nos presenta herramientas para poder luchar contra el demonio


Por: DLF Redacción | Fuente: Desde la Fe



En una  entrevista para Radio Vaticano, el presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, el P. Francesco Bamonte, compartió algunos consejos sobre las mejores armas para hacer frente al Diablo, pues advirtió que no es suficiente saber que los demonios existen, sino que es preciso conocer cómo actúan para no caer en sus trampas.

 

Explicó el sacerdote que los demonios actúan en la historia personal y comunitaria de los hombres, tratando de propagar entre ellos la elección del mal. Recordó: “El Papa ha descrito a menudo cómo actúan los demonios a través de la tentación para separar a los hombres de Cristo. De hecho, quieren que seamos como ellos; no quieren la santidad de Cristo en nosotros, no quieren nuestro testimonio cristiano, no quieren que seamos discípulos de Jesús”.

Dijo que el Papa también ha subrayado varias veces que los demonios se disfrazan de ángeles de luz para hacerse atractivos y engañar mejor a los hombres.

Por ello, consideró que la presencia de un sacerdote exorcista en la diócesis es importantísima, pues de lo contrario, muy a menudo la gente se dirige a magos, hechiceros, lectores de cartas y del futuro, sectas…



“El exorcista –agregó– es ante todo un evangelizador, un sacerdote, por lo que sea cual sea el origen del mal que padece quien acude a él, sea o no sea una auténtica forma de acción extraordinaria del Demonio, el sacerdote exorcista se esfuerza por infundir serenidad, paz, confianza en Dios y esperanza en su gracia”.

En septiembre del 2013, el Papa Francisco envió un mensaje a los exorcistas italianos, expresando su aprecio por el servicio eclesial que realizan con el ministerio del exorcismo, ejerciendo una forma de caridad en beneficio de personas que sufren y necesitan liberación y consuelo.

            Las cuatro armas que propone el P. Francesco Bamonte a los fieles para luchar contra el Demonio, son:

 

1. La Palabra de Dios. “Esta es el arma más poderosa, como dice el Papa Francisco, quien nos invita a llevar siempre en el bolsillo un Evangelio. En nuestro interior, esta Palabra, cuando entra, vive, actúa y nos llena de la gracia del Espíritu Santo”.

 

2. El Rosario. “Le sigue el rezo del Santo Rosario, el encomendarse a la Virgen, a quien el Demonio odia especialmente”.

 

3. La Confesión. “Es importantes reconocernos pecadores humildemente, confesar nuestros pecados y pedir a Dios la fuerza para no pecar más”.

 

4. La Santa Misa. “La participación en la Santa Misa los días festivos, y también la lucha contra nuestros vicios, contra lo que el pecado original ha dejado en nosotros, para que triunfe el hombre nuevo en Cristo”.

 

 * Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:
Facebook Catholic.net.
Twitter Catholic.net.


* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net

Publicado por ALFRE306 el 27 de Marzo, 2017, 11:48 | Referencias (0)

¿Como responder a la ideología de género?

Libro digital gratuito recoge el análisis de los expertos


Por: n/a | Fuente: Religion en Libertad



La ideología de género, de repente, sin debate, se ha convertido en la ideología oficial de muchos partidos (en España de casi todos). Se amenaza con multas y castigos a quien critique esta ideología y sus dogmas, igual que en ciertas dictaduras se multa a quien critique al dictador y su ideología.

En algunas regiones, decir que "los niños tienen pene" puede ser motivo de acoso por las autoridades, mientras que decir que "hay niñas con pene" debe ser recibido con aplausos. No se fomenta el debate científico y más bien se impide: la ideología de género es ideología y se impone desde el poder, no desde la evidencia científica.


Asumir una doctrina política novedosa
Es como si, de golpe, todos los partidos y medios de comunicación asumieran conceptos propios de una doctrina particular política, como puedan ser la "lucha de clases", "la dictadura del proletariado" y el "futuro luminoso" en el comunismo. Hay que creérselo "porque sí", porque ahora lo dicen unos políticos (los mismos que hace pocos años habrían dicho lo contrario).

Descargue AQUÍ GRATIS el libro digital "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos".Nosotros no aceptamos ese silenciamiento y queremos que hablen los expertos, los psiquiatras, los historiadores, los pediatras, los antropólogos y que digan bien claro que "el Emperador está desnudo" y que ni la ciencia ni la razón apoyan a la ideología de género, igual a lo que sucedio cuando, por ejemplo, la asignatura de "comunismo científico" que se impartía en las universidades de la antigua URSS no tenía nada de científico.


La ideología de género es anticientífica
Se trata de un libro breve y directo (78 páginas) que desmonta los bulos de la ideología de género y rastrea sus falsedades. Incluye los análisis demoledores de los expertos que insisten en que la ideología de género no tiene nada de ciencia y sí muchas mentiras que dañan a los niños, las familias, las libertades y la sociedad.

El libro que ofrecemos recoge, por ejemplo, el análisis "La ideología de género daña a los niños", publicado por el Colegio Americano de Pediatras, por su presidenta la pediatra Michelle A. Cretella; su vicepresidente y endocrinólogo pediátrico, Quentin Van Meter; y el psiquiatra Paul McHugh, antiguo jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins, experto en trastornos intersexuales.

Del psiquiatra Paul McHugh publicamos su detallado análisis a partir de su experiencia con pacientes y por qué al llegar a ser en 1975 jefe de psiquiatría del John Hopkins Hospital -mantuvo el cargo 25 años- prohibió las cirugías de cambio de sexo.

"Estaba claro que los psiquiatras debíamos trabajar para disuadir a los adultos que buscaban la cirugía de reasignación de sexo. Cuando el Hopkins anunció que pararía estos procedimientos en adultos con disforia sexual, muchos otros hospitales le imitaron, pero algunos centros médicos siguen realizando este tipo de cirugía. Tailandia tiene varios centros que realizan esta cirugía "sin preguntar" nada; basta tener el dinero para pagarla y medios para viajar a Tailandia", denuncia el doctor Hopkins, que fue asesor de bioética de Presidencia de EEUU entre 2002 y 2009.

"Algunos cirujanos y centros médicos pueden ser persuadidos de llevar a cabo cualquier tipo de cirugía si son presionados por pacientes con desviaciones sexuales, sobre todo si esos pacientes encuentran un psiquiatra que responde por ellos. El ejemplo más asombroso es el del cirujano de Inglaterra que estaba dispuesto a amputar las piernas de pacientes que declaran excitarse sexualmente observando y exhibiendo muñones de piernas amputadas. De todas formas, nosotros en el Hopkins sostenemos que la psiquiatría oficial tiene pruebas suficientes para dar razones contra este tipo de tratamientos y debe empezar a clausurar esta práctica en todas partes".


Adoctrinando en los colegios
Más allá de los casos de disforia de género, hoy los lobbies homosexuales y transexuales llegan a las escuelas prometiendo hablar de respeto y convivencia e impartiendo doctrina de ideología de género a los niños de distintas edades.

«Enseñar a los niños las mentiras de la ideología de género les dificultará forjar su personalidad», explicaba en enero a ReL el neuropsicólogo infantil Nacho Calderón, director del Instituto de Neuropsicología y Psicopedagogía Aplicadas. "Si educas a los niños en una ideología que es perfectamente cuestionable pero les enseñas algo y les dices que no es cuestionable le dejas sin herramientas. Y mi idea es educar con sentido crítico. Tienes que permitir el cuestionamiento. Les estás enseñando además una ideología que es muy cuestionable y sobre la cual tienen que forjar su personalidad. Si eso que enseña la ideología de género es mentira, y yo digo que es mentira, entonces van a tener dificultades a la hora de forjar su personalidad", advierte. También Calderón hace la comparación con el comunismo, que pretendía ser científico y era mera doctrina política.


Los 500 estudios repasados en The New Atlantis
El libro digital "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos" recoge también las conclusiones del informe especial de otoño de 2016 de la revista de tecnología y sociedad The New Atlantis sobre sexualidad y género, donde se revisan más de quinientas investigaciones científicas recientes sobre la orientación sexual, la correlación entre orientación sexual y salud mental y la naturaleza y problemática de la identificación transgénero.

La combinación de estos 500 estudios es contundente: no hay pruebas científicas de una base biológica de la homosexualidad ni de su invariabilidad, tampoco las hay de que el estrés social (por discriminación o estigmatización) sea la causa principal de que la población homosexual y transgénero tenga un mayor riesgo de problemas de salud mental e índices de suicidio, y por último desaconsejan los tratamientos transgénero en menores por la evolución en el tiempo de la percepción del niño o adolescente sobre su género.


El Papa habla de la ideología del "gender"
Desde la Iglesia Católica, el Papa Francisco ha hablado siempre contra la ideología de género y su plasmación política en las leyes y contra los niños. En Amoris Laetitia, en el número 56, habla de la ideología de género, a la que llama "gender". “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamentoDescargue AQUÍ GRATIS el libro digital "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos". antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo»”.

Y en clave más jurídica adelantaba en su párrafo 53: “Avanza en muchos países una deconstrucción jurídica de la familia que tiende a adoptar formas basadas casi exclusivamente en el paradigma de la autonomía de la voluntad”.


Las leyes de privilegios LGBTI en España
Concretando en la situación en España, auténtico campo de pruebas de la ideología de género en Europa, el libro acude al análisis del abogado Benigno Blanco, expresidente del Foro de la Familia, cofundador de RedMadre y Secretario de Estado del gobierno entre 1996 y 2004, autor del informe «Las leyes de privilegios LGTBI. El ejemplo de Madrid».

Benigno Blanco, después de analizar la ley de género de Madrid, y las de otras regiones, concluye que según estas leyes la ideología de género ha de ser "la única que inspire la educación que se imparte en las escuelas, la que se tenga en cuenta en las políticas públicas en materia de sanidad así como en la publicidad pública, la que se privilegie en materia de contratación pública y subvenciones, la que se promueva en los medios de comunicación financiados con fondos públicos, la que inspire los modelos de relaciones laborales y las políticas públicas en materia de ocio, bibliotecas, turismo, deporte, etc.... por citar solo algunas de las materias respecto a las que las leyes que comentamos contienen normas específicas para imponer la ideología de género en toda la vida social".

Por supuesto, los que se opongan a esta ideología (por ejemplo, los cristianos) "verán limitada o suprimida su libertad de expresión, ideológica, religiosa y de educación y podrán ser sancionados con multas de hasta 45.000 euros solo por pensar y actuar -por ejemplo, respecto a la educación de sus hijos- conforme a sus ideas en materia de sexualidad".


Pese a las multas y acoso, hay que dar la batalla
David Crawford, profesor de teología moral, de derecho de la familia y de bioética en el Instituto Juan Pablo II de Washington, presenta un análisis similar desde EEUU: "Varias personas, entre las que hay periodistas, docentes, empleados, militares, han sido despedidas por haber expresado su opinión sobre la familia. Ahora todo esto se convertirá en la norma porque ninguna empresa, escuela o institución pública podrá oponerse a esta nueva ideología sin ser considerada un enemigo del orden público. Por consiguiente, los cristianos tendrán dos opciones: o adaptarse o ser excluidos de la escena pública". Crawford, en una entrevista en Tempi.it, anima a los cristianos y a los defensores de la familia natural a no abandonar de ninguna manera la plaza pública, a organizarse mejor y a dar testimonio, sabiendo que sufrirán represalias.

Las feministas empiezan a chocar con lo "trans"
Por último, el libro "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos", incluye una visión hasta hace poco insólita: la de un feminismo que rechaza la ideología de género porque, según prevé, anulará las conquistas de la mujer «de verdad».

Incluso las feministas radicales señalan que las mujeres requieren protecciones especiales porque pueden quedarse embarazadas, gestan bebés y los alumbran. Si los transgéneros decretan que ahora también un "hombre" (es decir, una mujer que declara ser hombre, quizá incluso con barba por hormonas, etc...) puede gestar y parir y que no hay distinción entre hombres y mujeres, todo el discurso feminista de que la mujer requiere algo "especial" o "distinto" se hunde. Y muchas leyes que ayudaban a mujeres en circunstancias de debilidad, también.


Descargue AQUÍ GRATIS el libro digital "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos".

Libro digital gratis, para tener y recomendar
En apenas 80 páginas, el libro "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos" repasa el análisis de los principales expertos, con relevancia a nivel mundial, y rompe las fantasías políticas que asumen las anti.científicas doctrinas gender como propias. Descargarse este infoproducto, este libro digital, y recomendarlo a nuestros amigos y conocidos para prevenirlos y equiparlos, es un gesto de libertad y también de prudencia. Hay que tenerlo a mano.

Descargue AQUÍ GRATIS el libro digital "Cómo responder a la ideología de género: hablan los expertos".

 

Publicado por ALFRE306 el 25 de Marzo, 2017, 12:37 | Referencias (0)

Transhumanismo: ¿se puede eliminar la muerte?


De la naturaleza biológica a la naturaleza de base tecnológica, ¿qué hay detrás de este movimiento?

El transhumanismo o H+ (Humanidad Plus) es un movimiento cultural e intelectual que afirma la posibilidad y necesidad de mejorar la condición humana, basándose solo en el uso de la ciencia y las tecnologías más avanzadas. Estas tecnologías conseguirían  aumentar las capacidades físicas, intelectuales y psicológicas de los seres humanos y alargar la vida de modo indeterminado o, incluso para algunos, hacer al hombre inmortal en la Tierra.

Estas tecnologías son la ingeniería genética, las tecnologías de la información, la farmacología, así como tecnologías que se encuentran en fase experimental como la nanotecnología, la inteligencia artificial y la colonización espacial.

El transhumanista Nick Bostrom afirma que “será posible utilizar terapias del tipo genético y otros métodos biológicos para bloquear el proceso del envejecimiento y estimular el rejuvenecimiento y la reparación de los tejidos en forma indefinida y es posible que una tarea de este tipo solo pueda ser llevada a cabo por la nanotecnología. Mientras tanto solo existen tratamientos en base a hormonas”, que son muy caras.

El transhumanismo quiere cambiar la naturaleza biológica del hombre para hacer una naturaleza de base tecnológica. El hombre no envejecerá, pues la tecnología mantendrá una lucha contra la muerte y tal vez vencerla, según dicen.

Inspirándose en la Ilustración del Siglo XVIII, eliminan a Dios y ponen en su lugar la ciencia, el conocimiento. Pero cabe preguntarnos: ¿las tecnologías de futuro harán que los hombres sean más iguales? ¿Y más felices?  ¿Y más libres? Esto es una discusión filosófica y científica en que se basó una jornada titulada “Inteligencia artificial y transhumanismo” organizada por la Federación Internacional de Médicos Católicos (FIAMC) en Barcelona (España) con la participación de expertos europeos de diversas disciplinas.

La conferencia magistral inaugural fue a cargo del profesor de Teología y Bioética de la Universidad Católica de Milán, Dr. Michele Aramini. Con él nos sentamos para hablar e informar a los lectores de Aleteia sobre este fenómeno mundial, muy extendido en América Latina, que es el Transhumanismo.

Preguntamos al profesor Aramini si las transformaciones del hombre y del género humano que pretenden los transhumanistas llevarán a una mayor igualdad entre los hombreds: “no es posible, responde, porque habrá que aplicar al hombre una tecnología muy cara y pocos hombres estarán en condiciones económicas para comprarla. Tampoco será una sociedad democrática porque solo una élite de habitantes del mundo occidental podrá pagarse la tecnología y esto lleva a una discriminación fuertísima entre los hombres, entre los que se pueden pagar las tecnologías y los que no”. Y los que pueden, dominarán al resto condenándolos a formar una clase social baja y oprimida.

¿Y la felicidad? ¿Serán más felices? El profesor Aramini afirma que una cuestión preliminar es preguntarse “sobre el sentido de la vida”. Esto se lo preguntan teólogos y filósofos, creyentes y ateos (el ideario transhumanista es ateo). “El ateísmo moderno –dice el profesor– se ha lanzado desesperadamente a los brazos del dios ciencia (cientifismo) pidiendo a la ciencia un significado de la propia vida”. Y añade: “sería contradictorio que una vida privada de sentido y fruto de la casualidad” llegara a ser deseable hasta el punto de hacerla inmortal.

El profesor Ermanno Pavesi, secretario general de la FIAMC, dijo en esta jornada que el hombre no puede prescindir de Dios y citó al papa Francisco en su encíclica “Laudato sí´” (n. 221) donde dice que “Dios ha creado el mundo inscribiendo en él un orden y un dinamismo que el ser humano no tiene derecho a ignorar”. O sea que la intervención humana debe estar en el orden de la creación, sin manipulaciones.

El transhumanismo cree que puede construir una vida muy larga, y hasta algunos aseguran que el hombre llegará tener una vida inmortal en la Tierra. Esta teoría se confronta con el cristianismo que predica también la inmortalidad del hombre. “Ciertamente –dice el profesor Aramini—el hombre quiere una vida verdadera, plena, una vida que valga la pena, que sea alegre y gozosa”, lo que conseguirá en la visión beatifica de Dios. La vida eterna predicada por Jesucristo no es la inmortalidad de la vida terrena, sino la “existencia en una nueva dimensión”, la comunión con Dios, que necesita la muerte del cuerpo.

Jesucristo resucita a Lázaro, no para que viva eternamente, sino para que siga viviendo y muera y pueda acceder a la eternidad en comunión con Dios. Los transhumanistas, sin embargo, no creen en la trascendencia de una vida cuya meta es estar junto a Dios. No quieren la muerte, la rechazan. Por eso creen que la ciencia les hará “como dioses”.

El hombre nuevo que proponen los transhumanistas ¿será más libre? Ellos creen que sí, pero “es una libertad falsa”, dice el profesor Aramini. ¿Quién va a preservar la dignidad del hombre, el amor, el cariño, la amistad y la capacidad auténtica de elegir entre una cosa u otra?

A lo largo de los siglos, quien ha liberado al hombre es Dios, desde la liberación de su Pueblo en Egipto, hasta Jesucristo que ocupa el ápice de esta liberación. “Él es el fundador de la libertad del hombre, dice Aramini, porque consiente al hombre tomar la decisión más alta, en relación con Dios mismo, cuando dice (Jn, 6, 67): “¿también queréis iros vosotros?” (Muchos le abandonan al anunciar la Eucaristía).

Y añade Aramini: “El hombre contemporáneo, curiosamente, ha entrado en una situación paradoxal: reivindica la libertad pero teme usarla, porque la libertad comporta un riesgo que es decidirse por una causa y ser fiel a la misma con coherencia dándose una identidad. La elección de esta causa (ser o no ser tal cosa, hacer o no hacer tal otra) no puede basarse en garantías científicas”. Es imposible. La decisión del hombre estará basada en el sentido de la vida y elegirá sobre lo que conoce con certeza, esto es la fe que le da una identidad.

El transhumanismo hoy “se mueve en el terreno más hipotético que realista”, dice Michele Armanini. En la nanotecnología se quiere construir una especie de “robot” permanente dentro de nuestro organismo y monitorizarlo y llegar a la “digitalización del yo”. ¿El hombre transformado en un robot, con tanta inteligencia artificial y tanta manipulación genética? En muchas cosas el transhumanismo está instalado en la ciencia ficción y en el ateísmo.

Publicado por ALFRE306 el 24 de Marzo, 2017, 13:58 | Referencias (0)

Educar a los hijos es parte esencial de la familia

La naturaleza vocacional de educar a los hijos para que crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los otros, es parte esencial de toda familia.



Por: Padre Álvaro Lozano | Fuente: yoinfluyo.com



Hace poco compartí unas largas semanas con un grupo de jóvenes en una experiencia extraordinaria que Dios mediante, algún día les podré contrar. En esa experiencia nos cruzamos con muchísima gente de variados países, algunos con una riqueza extraordinaria.

 

Todos, la verdad, que nos hacian enriquecernos por dentro, pero no faltaban las peculiaridades de nosotros hacia ellos y de ellos hacia nosotros. A veces porque son cosas diferentes y que uno simplemente aprende a comer de una manera diferente, con las manos,  a comer con tortillas o con pan, a vestir de pantalón largo, a veces cortos, a usar huraches, a usar zapatos o a ir descalzo, a peinarse con el cabello largo, con trenzas; en fin, son cosas que son variables y uno se sorprende y las aprende, pero hay algunos otras cosas que tocan un poco más allá, cuando en ese modo de vivir encontramos algo que es como “ausente de humanidad”.

 

Me llamaba mucho la atención hablar con una de las jóvenes que iban en ese grupo que se sorprendía y decía “¿Cómo es posible que hagan esto?” Era una falta de higiene, un poquito peculiar, y ella decía: “No puedo concebir una madre que permita que su hijo haga esto”.



 

Hay veces que la gente nos mira a ti y a mí y dice: “¿Cómo es posible que este tipo haga esto? ¡Qué madre tiene!” Ante nuestra conducta, siempre hay algo que se llama educación. Para los niños, para los jóvenes, la educación es una parte fundamental, en los niños esencial y en los jóvenes es la base desde la cual él va a configurar su personalidad y se va a entregar a los demás.

 

De tal manera que la educación que les demos a los niños, que es hiper necesaria, va a constituir su futuro y va a hacer que más adelante no estemos dando sorpresas para que la gente se pregunte: “¿Qué madre es capaz de permitir esto?” O factiblemente pensar en la ausencia de la misma, lo cual sería muy doloroso. La educación para la infancia es una característica fundamental, pero lo más grande de ello es que la educación no la tiene que dar ni la televisión, ni la escuela, ni el entorno; la educación parte fundamentalente de la familia.

 

La naturaleza vocacional de educar a los hijos para que crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los otros, es parte esencial de toda familia. Una familia a eso está llamada, a quererse muchísimo entre los esposos, a que fruto de ese amor hermoso traigan vidas a este mundo, pero para que los eduquen a ser responsables de sí y de los demás.

 

La educación, cuando es capaz de reflejar estas dos grandes vertientes, hace hombres muy diferentes, hombres capaces de no dejarte plantado, hombres capaces de pagar sus impuestos, hombres capaces de asumir compromisos fuertes, incluso aspirar a cargos públicos para verdaderamente servir a los demás, porque no solamente ven por sí, sino también por los demás. Esa es la riqueza de la educación y es una educación que no se da en los árboles, es una educación que se da en el seno materno, en el seno de la familia, en el seno en donde los hombres empiezan a descubir lo que significa ser amado y amar.

 

Por eso es que uno de los desafios fundamentales a los que se enfrentan las familias de hoy, es seguramente éste: El desafío educativo, todavía más arduo y complejo a causa de la realidad cultural actual y de la gran influencia de los medios de comunicación, que lejos de ayudar, desvirtúan; que lejos de edificar humanidad, parece que la quieren matar.

 

Y me impacta ir de misiones y escuchar que a los niños, cuando se les pregunta: “¿Qué quieres ser de grande?”, responden: -“Yo quiero ser narco”. Porque narco es aquella figura que le ponen como “actractivo”, que con un riesgo en la vida gana mucho dinero para tener muchas mujeres y coches. Y desde ahí parece que estamos educando, pero no; de nuevo es la familia la única capaz de darle cambio a esta realidad.

 

La Iglesia está llamada a colaborar con una acción pastoral adecuada para que los propios padres puedan cumplir con su misión educativa y tenemos que brindar esa asistencia, y entre todos como sociedad ayudar a que un padre sepa educar a sus hijos; y la eduación, lo repito, en los primeros momentos es fundamental y muy fuerte, porque el niño, yo, tú de niño, no nacimos con todo, se nos dio. Luego, al llegar a nuestra pubertad, adolescencia, juventud, en donde cuestionaremos todo eso y edificaremos nuestro propio ser. Pero tenemos que partir desde ahí. Por lo tanto, la misma esperanza nos invita a vivir a pleno el presente, a tope, poniendo el corazón de la vida a la familia, porque la mejor forma de preparar y consolidar el futuro, es vivir bien el presente.

 

Es una locura pensar que los padres de familia son los responsables de la educación de sus hijos; bueno, es que esa es la locura de la vida, y así es. Por lo tanto, vamos a apoyarlos, y los que sean padres ¡échenle ganas y desvívanse para eso!, porque más que llevar el sustento cotidiano, también tienen que educarlos; y llevar el sustento cotidiano tiene que ser una herramienta de la educación, porque lo más grandioso en la educación es saber hacer hombres responsables de sí y de los demás.

 

No dejemos de disfrutar todos los días de llevar esa radicalidad del amor a esos pequeños rinconcitos de nuestra vida, que van a sorprender a más de alguno; pero de seguro a nosotros mismos nos llenarán de fe, de alegría y de amor.


Publicado por ALFRE306 el 23 de Marzo, 2017, 13:19 | Referencias (0)

El Papa Francisco pide proteger el agua y su significado religioso

© Philippe LISSAC / GODONG

El Pontífice recordó la Jornada Mundial del Agua

El Papa Francisco instó a proteger el agua, que aseguró es ‘un bien para todos’, valorizando también sus “significados culturales y religiosos”. En este sentido, destacó la necesidad de la educación para sensibilizar sobre este bien precioso especialmente a los niños y a los jóvenes. Lo hizo este miércoles 22 de marzo de 2017 después de la audiencia general.

Francisco ha dirigido un saludo a los participantes congregados en Roma alrededor del tema: “Watershed: Replenishing Water Values for Thirsty World, promovido por el Pontificio Consejo para la Cultura y por el Capitulo Argentino del Club de Roma.

Precisamente, el Pontífice rememoró que hoy se celebra la Jornada Mundial del Agua instituida hace 25 años por las Naciones Unidas, mientras apenas ayer se conmemoró la Jornada Internacional de las Forestas.

No es la primera vez que el Papa Francisco habla de la necesidad del cuidado del agua.

Más información:

El Papa Francisco alerta: Vamos camino de la guerra mundial por el agua

Papa Francisco apoya la defensa de la calidad del agua y aire en las ciudades

Papa Francisco en la FAO: “El agua no es gratis, esto nos puede llevar a una guerra”

Temas de este artículo:
aguapapa francisco

Publicado por ALFRE306 el 22 de Marzo, 2017, 11:41 | Referencias (0)

Ante el avance de la ideología de género

Ante este tema nuestra sociedad sufre de algo muy profundo y concreto: complicidad


Por: Fray Nelson Medina OP | Fuente: Infocatolica.com



Una frase citada con frecuencia, en distintas variantes, reza así: “Ya no me extraña la maldad de los malos sino la indiferencia de los buenos.” La tesis principal de las líneas que siguen es que nuestra sociedad, de raíces cristianas, no sufre de simple indiferencia sino de algo más profundo y también más concreto: complicidad.

Detrás del muro de silencio cómplice frente a tantos abusos contra la familia y contra la fe católica no hay gente distraída, simplemente, sino gente que considera con firme convicción que hay lazos que les unen con aquellos que asaltan capillas, izan banderas arcoiris o blasfeman con rabia y cinismo. Mientras no tengamos claro qué es lo que tanta gente encuentra en común con esos extremistas seguiremos haciendo marchas que los medios de comunicación ignoran y clamando en vano ante los tribunales. En efecto, una proporción inmensa de nuestros jueces han perdido todo contacto con la ley natural y por eso, en últimas, sus fallos son opciones políticas: ellos no se sienten capaces de batallar contra la marea de la opinión dominante.

Así pues, ¿qué hay en común entre los extremistas–que pueden parecerposesas enloquecidas, como las FEMEN–y el ciudadano típico, que lleva una vida típica, en una ciudad también normal y típica?

Sucede que hace tiempo se rompieron los canales de comunicación entre el pueblo y sus dirigentes. Hace tiempo el egoísmo se instaló como lenguaje casi único del empleador hacia el obrero, con la consecuencia de que el obrero descubrió, también hace tiempo, que su único lenguaje, el del sindicato, tenía que mirar sólo los intereses egoístas del propio sindicato, así ello destruyera a la propia empresa, y fuera entonces suicidio laboral del mismo sindicato.

Algo semejante puede decirse de otros ámbitos de la sociedad: el anonimato que cunde en tantas parroquias católicas, la corrupción de la clase política, la vida irreal de las estrellas de la farándula, incluso la compra de resultados deportivos en las grandes asociaciones de clubes de fútbol: todo ello espeta al ciudadano de a pie que no vale, que no importa, que sólo existe para pagar impuestos y para ajustar las hojas de cálculo de las empresas transnacionales.


La agresividad ha surgido de ese humus de banalidad civilizada para instalarse como forma única de expresión; su engendro más visible y su punta de lanza son los extremistas y los antisistema, que, por haber nacido del humus que todos comparten, ya no son vistos como seres monstruosos sino como “vanguardia” de una especie de movimiento anónimo y omnipresente que reivindica a su modo lo que un día se supone que serán bienes por todos compartidos. O por lo menos ese es el mito que, en mi opinión, sirve de conexión entre los más violentos activistas y los más serenos inquilinos de la clase media de cualquiera de nuestros pueblos, campos o ciudades.

En el fondo es la misma lógica que uno encuentra en el terrorismo.

¿Quieren “inmolarse” con un chaleco de bombas todos y cada uno de los palestinos? Seguramente que no. Pero muchos, muchísimos, piensan que quienes sí se inmolan están empujando hacia adelante una causa que

  1. está justificada;
  2. se impondrá tarde o temprano; y
  3. no se va a conseguir de otro modo.

Si este análisis es correcto, ello explica la actitud que, repito, no es de indiferencia, sino de auténtica complicidad.Como la que muchos palestinos pueden sentir al saber que alguno se ha “inmolado” llevándose por delante a docenas de “sionistas.”

La complicidad surge, entonces, de un doble acto mental: por una parte, minimizar la aberración ética del extremista (ya que se supone que no hay otro modo de lograr que las cosas cambien), y por otra parte, compartir algo de la “causa” que el terrorista, agresor o extremista predica y practica.

Cabe entonces preguntar cuál es esa “causa” que resulta tan preciada por el común de tantas personas, en el caso de la demolición de la familia tradicional o en el caso del ataque frontal y enloquecido contra la Iglesia Católica.

Esa “causa” es un cóctel envenenado que combina casi todos los “ismos” que Usted puede haber oído en tiempos recientes: individualismo, hedonismo, materialismo, relativismo, subjetivismo… Semejante revoltura ha sido refinada una y otra vez, desde la Ilustración y la Revolución Francesa, pasando por la Modernidad y el positivismo, hasta llegar al existencialismo ateo y la llamada postmodernidad.

Es una bebida ya muy sofisticada, capaz de deleitar los paladares de millones de individuos, que pagan con gusto el precio de beberla: ese precio es el olvido de Dios(reducido a estorbo para el despliegue de la libertad del súper-hombre) y el olvido del prójimo, que queda reducido a enemigo, herramienta, juguete o cómplice. Recluido en su mismidad asfixiante, prisionero de su sed, que presiente insaciable, obligado a llamar “su libertad” a la prisión que labraron miedos y codicias, el hombre postmoderno sólo tiene claro que quiere reinar, sea como sea, y por encima de quien sea.

De ahí el odio a la Iglesia.

La Iglesia, la Católica por supuesto, es la suma de todo lo que se opone a los “ismos” que como legión de demonios poseen con furia el corazón del hombre contemporáneo. Por eso a la Iglesia no se le puede escuchar, ni razonar con ella, ni darle espacio en la plaza pública, ni reconocerle ningún bien. La Iglesia es el enemigo, y según el salvaje refrán español: “Al enemigo, ni agua.”

Así como se oye: debajo de la aparente serenidad de muchos de nuestros conciudadanos hay espesas miasmas de frustración y de odio. Es una consecuencia del ideal fundamentalmente pagano que ha quedado sembrado en sus corazones, ahora repletos de los “ismos.” Para quien no tiene trascendencia, para quien desespera de la verdad objetiva, para quien su vida es tan libre como un garabato que nadie querrá leer jamás, ¿qué queda? ¿Qué acompaña al “yo” desocupado de toda fe, toda esperanza y toda verdadera caridad? Lo único que realmente le queda a ese “yo,” tan mutilado como altanero, es su sexo, su potecia y deleite sexual. En la efímera explosión de un placer que quiere llamar completa y absolutamente suyo–según le exige su subjetivismo agobiante–el hombre postmoderno imagina, en un relámpago de endorfinas, que todavía está vivo.

Por eso la identidad sexual se convierte en el reemplazo de todo, o casi todo: es el mendrugo de cielo, es el simulacro de la compañía, es el placebo ante la angustia, es una mentira capaz de embriagar, es una libertad grosera y blasfema, como enseñó Voltaire que tenía que ser la libertad.

El “yo” postmoderno, ateo no por reflexión sino por hastío, materialista no por convicción sino por refugio, subjetivista no por elección sino por ignorancia, relativista no por análisis sino por pereza, ese “yo” grita que tiene sexo. Su grito se vuelve graffiti pornográfico, blasfemia contra el Rosario, aborto simulado a las puertas de la catedral de Tucumán, publicidad asquerosa de niñas con pene en España. Y el eco de su rugido arroja algo de consuelo a los postmodernos exiliados, embriagándolos con el engaño de que todavía podrían así vencer a la Nada; es decir, aplazar el suicidio, que será debidamente “asistido” después de haberlo pagado en su integridad.

El sexo como reemplazo de todo: hasta ahí hemos llegado. Y por lo mismo, quien se atreva a resistir, quien no doble la rodilla ante el gran baal de nuestro tiempo es tratado como hereje, y así debidamente castigado. Los feligreses de este baal, regados por las avenidas, parques y centros comerciales son los miles de ojos de la Bestia, que no soporta disenso y que sueña que tiene por fin su Babilonia, o su Sodoma rediviva.

Por eso hay complicidad; por eso los jueces pueden en tantos lugares prevaricar contra la Iglesia, a sabiendas de que nada les va a pasar; por eso los diputados pueden destrozar la familia, pues bien conocen que si la víctima se lleva en pedazos al altar de baal nadie se quejará; por eso las productoras de cine se descaran y venden a puñados sodomía y perversión, con la certeza de que el dinero que invirtieron en la producción de sus bodrios al final se recuperará con creces. Tiempos duros nos han tocado.

Pero no tiempos imposibles. Nada toma por sorpresa a Dios. Nada.

El camino será el de siempre: catacumbas que acogen comunidades compactas en la oración, la fraternidad y la sólida enseñanza. Mártires aquí y allá; dolorosas defecciones y traiciones en diversos sitios, incluso por parte de clérigos; dudas del tamaño de cataclismos y catástrofes de mayor tamaño que nuestros miedos. Y al final, un nuevo renacer. Y nuevos santos; incluso nuevos modelos de santidad. O tal vez el retorno de Cristo, aunque yo no diría que vaya a ser tan pronto. Sólo Dios lo sabe.

Publicado por ALFRE306 el 21 de Marzo, 2017, 9:47 | Referencias (0)

Artículos anteriores en Marzo del 2017

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com