ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Agosto 2011  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (260) Sindicar categoría
Derechos Humanos (36) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (246) Sindicar categoría
Archivo
Noviembre 2017 (20)
Octubre 2017 (32)
Septiembre 2017 (30)
Agosto 2017 (29)
Julio 2017 (30)
Junio 2017 (26)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Agosto del 2011


Cuando la presencia de un adulto puede cambiar la historia

Enfocando hacia la toma de conciencia, el Observatorio Argentino de la Violencia en las Escuelas en la Argentina, elaboró una serie de alternativas para prevenir un fenómeno que lastima física y mentalmente, con consecuencias irreparables en muchos casos, a gran parte de los adolescentes en todo el mundo

  
Este martes en la Argentina se conoció una noticia que informaba el apuñalamiento de un adolescente de 16 años a manos de un compañero de escuela, en la provincia de Corrientes. El motivo de la violencia, una discusión. El hecho ocurrió dentro de la institución escolar, Escuela Liceo 'Brigadier Pedro Ferré', donde el joven resultó herido debajo del esternón, en la zona del abdomen, y debió ser operado de urgencia. La pelea entre los jóvenes, según comentaron sus compañeros, fue por el fanatismo de ambos por distintas bandas de cumbia de la ciudad.

Este es uno de los casos, que cada día la crónica policial informa. La violencia escolar es una tendencia que ha crecido en la mayoría de los países del mundo. Sólo en España, el fenómeno creció un 57 por ciento. Estados Unidos fue uno de los países que ha estado en el centro de la escena en torno a esta temática cuando en abril de 1999, 15 alumnos y profesores perdieron la vida en manos de dos alumnos armados en la Columbine High School, en el estado de Colorado. En Francia, la violencia escolar adquirió tal relevancia que el Estado creó el Observatorio Europeo de Violencia Escolar, cuyo objetivo es investigar las causas del conflicto y generar estrategias de prevención a la violencia escolar y urbana. En el 2001 en Le Monde de L´éducation, Rémi Barroux constató que la violencia continua siendo un desafío permanente del sistema escolar francés; 6240 agresiones graves denunciadas por trimestre por los liceos y colegios a la justicia.

Más allá de las estadísticas y la situación particular de cada país, la violencia escolar es un fenómeno que está atravesando a las nuevas generaciones ¿Cómo se conceptualiza la violencia escolar? La Organización Mundial de la Salud define el concepto como 'el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo de comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones'.

Esta definición se vive día a día en muchas escuelas del mundo. En este sentido, el Ministerio de Educación de la República Argentina en conjunto con la Universidad Nacional de San Martín, realizaron un análisis llamado 'Violencia en las escuelas: Un relevamiento desde la mirada de los alumnos'. La encuesta se realizó a 1.360 cursos del 9º año de EGB y a 1.575 secciones en 3º de Polimodal. Así, el total de alumnos consultados fueron 35.000.

La investigación reveló que el 28% de los alumnos fueron testigos de reiteradas agresiones físicas entre compañeros de escuela y el 22% fue testigo de amenazas de daño. Un 3% confesó haber llevado armas blancas a la escuela mientras que un 1,3% llevó armas de fuego.

Enfocando hacia la toma de conciencia, el Observatorio Argentino de la Violencia en las Escuelas en la Argentina, elaboró una serie de alternativas para prevenir un fenómeno que lastima física y mentalmente, con consecuencias irreparables en muchos casos, a gran parte de los adolescentes en todo el mundo.

Una de las conclusiones sobre las cuáles la esperanza y el proyecto pueden fusionarse es el rol de los adultos y su acción sobre los acontecimientos. 'Cuando los docentes intervienen -afirma la investigación- en los problemas de convivencia entre alumnos, disminuye sensiblemente la cantidad de episodios de violencia visualizados o sufridos por los estudiantes'. En este sentido, cuando un maestro o el personal de una institución educativa se involucra se produce un impacto muy positivo. El estudio afirma que esta intervención beneficia notablemente la visión de los adolescentes sobre cierto escepticismo que ellos poseen sobre el mundo adulto y el ejercicio de su rol.

Los jóvenes no se manifiestan violentamente por obra de destino o la casualidad, visiblemente son un emergente de un mundo adulto que a veces desaparece.

La investigación sostiene que de acuerdo a los resultados arrojados: 'es mucho más lo que los docentes y la comunidad educativa en su conjunto pueden hacer en relación a la violencia. Por ello, es necesario el trabajo respecto al fortalecimiento de las prácticas preventivas que propenden a la resolución de los conflictos por vías del diálogo, el consenso y la legalidad'.

El gran pedagogo francés Phillipe Meireu, definió a la educación como un acción de 'hacer para que el otro haga'. Dar el ejemplo, intervenir, involucrarse, dialogar, darle peso a la palabra y sentido a la acción, ejercer el rol del adulto. Los adolescentes podrían ejercer su condición si los más grandes ejercerían la suya. Mirar al costado, es dejarlos solos.

Por Eugenia Plano | www.vidapositiva.com



Publicado por ALFRE306 el 27 de Agosto, 2011, 12:43 | Referencias (0)

Un optimista es quien se hace responsable de sus actos

En una entrevista al diario español El País, el especialista explica que una persona optimista generalmente se hace y se sabe responsable de lo que le sucede

  
Así, lo confirma, uno de los principales expertos en el estudio de las diferencias entre el optimismo y el pesimismo, Martin Seligman, psicólogo de la Universidad de Pensilvania. En una entrevista al diario español El País, el especialista explica que una persona optimista generalmente se hace y se sabe responsable de lo que le sucede. En este sentido, es un tipo de personalidad, que en lugar de culpar al prójimo, realiza un mea culpa con el fin de evaluar qué puede hacer para rectificar, mejorar o cambiar una determinada situación.

Lejos del 'hacerse cargo' del optimista, una personalidad pesimista suele sentir incertidumbre frente al mundo e incluso frente a sí mismo. 'El pesimista -define Seligman- espera pasivamente a que sean las circunstancias externas las que cambien. En cambio, los optimistas tienden a interpretar las causas de aquello que les ocurre, mientras que los pesimistas se sienten a la merced de las circunstancias exteriores'. El profesor en psicología de la Universidad de Pensilvania, también plantea como ambas personalidades se perciben a sí mismas. Mientras que el optimista tiende a destacar los aspectos positivos de su individualidad y de la realidad que lo rodea, el pesimista se concentra en los aspectos negativos tanto de sí mismo como del entorno. Pero, las variables consideradas por el optimista para afrontar la vida le brindan herramientas muy productivas para enfrentar lo cotidiano tales como el coraje, el entusiasmo, la pasión, la confianza, la esperanza o el ver los errores como oportunidades para aprender. 'En cambio el pesimista - compara Seligman- tiene un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales, ya que demasiado a menudo lo invade el sentimiento de culpa y la impotencia que siente le facilita la sensación de fracaso y la percepción de imposibilidad de una cambio o mejora'.

La capacidad del optimista para revisar sus propios errores, y proponerse una mejora a partir de su propia capacidad, le brinda una impronta de tolerancia y perseverancia que en el corto o largo plazo le permite concretar sus proyectos.

El especialista en el tema, destaca que lejos de la percepción popular el optimismo y la ingenuidad, son características muy distintas. 'Es decir, ser optimista no es negar la realidad sino asumir sus errores o virtudes y definir estrategias de acción basadas en la esperanza para afrontar la realidad y transformarla', explica.

Las investigaciones realizadas sobre el tema, confirman la afirmación de Seligman. En la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, en la clínica Mayo se realizó un estudio con 849 personas que llegó a la conclusión que quienes tienen rasgos optimistas viven un 19 por ciento más que el resto. El análisis se realizó durante 30 años con el fin de verificar que la salud no sólo depende de valores físicos, sino también de las características de personalidad que definen a un individuo.

Una de las conclusiones de la investigación fue que ante situaciones límites, los optimistas tienden a adaptarse a la nueva situación y además, manifestaron tener un mejor sistema inmunológico que las personalidades con rasgos pesimistas. En cambio, los que exhibieron una actitud negativa, tuvieron una tendencia al retraimiento o a dejar que la situación de stress siga su curso, sin ellos intervenir en nada. Además, la investigación agrega que los pacientes optimistas se recuperan con mayor rapidez y tienden a tener menos complicaciones post operatorias.

Pero, no sólo ante desafíos de la salud física y mental el optimista puede superarse. En su libro 'Vivir y ganarse la vida', el Dr. Mark Albion afirma que éxito en la profesión depende de una actitud positiva. Para confirmar su hipótesis, el profesional encabezó una investigación que duró veinte años, desde 1960 a 1980.

El estudio se realizó a través de un seguimiento de las carreras profesionales de 1500 graduados en escuelas de negocios. El grupo se dividió en dos categorías: la A estuvo conformada por aquellos que sostenían que debían ganar dinero en primer lugar para luego sí poder dedicarse a su verdadera vocación. En cambio, la categoría B agrupó a los graduados que tenían como prioridad seguir sus sueños, y que tarde o temprano el dinero acabaría llegando.

El porcentaje de los graduados en cada categoría es revelador: un 83% pertenecían a la categoría A, es decir, la de las personas que tenían el dinero como prioridad. La categoría B, la de los más arriesgados, alcanzaba un 17%.

¿Cuál fue el resultado? ¿Quiénes, a largo plazo, alcanzaron la felicidad? Veinte años más tarde la investigación arrojó como resultado que los que priorizaron su vocación, el porcentaje minoritario (17%), estaban más sanos, alegres y satisfechos y tenían mejor disposición ante la vida que el resto (83%).

El Dr. Mark Albion destaca que gran parte de estos optimistas debieron su éxito a su actitud pero han afrontado grandes dificultades y adversidades, y para graficar la situación cita a Winston Churchill quien afirmaba: 'el optimista ve la oportunidad en toda calamidad, mientras que el pesimista ve la calamidad en toda oportunidad'.

Lejos de la ingenuidad, el optimista es un perseverante. En cambio, el pesimista es quien prefiere darse por vencido sin ver la propia responsabilidad ante las dificultades que puede presentársele en la vida. Una actitud positiva, es hacerse cargo, ser tolerante, tener coraje y pasión por los vínculos, los afectos y la vocación.

La ciencia demuestra cada día como los seres optimistas son los que triunfan.

Por Eugenia Plano | www.vidapositiva.com


Publicado por ALFRE306 el 13 de Agosto, 2011, 12:09 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com