ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Diciembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (211) Sindicar categoría
Derechos Humanos (32) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (151) Sindicar categoría
Archivo
Junio 2017 (19)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Diciembre del 2010


Stop Drogas!! Como detectar el consumo

En muchos casos la falta de comunicación, unida a las "peculiaridades" de la adolescencia, hace francamente difícil el determinar si las drogas pueden estar teniendo algo que ver en los cambios que se observan en el menor, o si éstas son debidas sólo a las características propias de tan difícil etapa

  
EL MÉTODO QUÍMICO

Hace pocos años se comercializó en Estados Unidos una prueba o test para determinar el consumo de drogas en cualquier persona. De venta en farmacias y elaborado por la compañía Berringer Technologics, consiste en pasar una gasa por los objetos de uso cotidiano del individuo a estudiar y su posterior envío a los laboratorios de dicha empresa. En poco más de una semana y por 18 euros es posible detectar si un adolescente está consumiendo determinadas drogas.

No obstante, el sistema empleado presenta algunos problemas que conviene señalar:

1. No puede detectar el uso de cualquier droga, sino sólo el de seis en concreto

2. No puede diferenciar entre un individuo que consume drogas y otro que simplemente ha estado en contacto con personas que las consumen. Es decir, un joven que ha utilizado un libro de otro que se ha fumado un porro también puede dar positivo.

Sea como fuere se trata de una medida casi 'policial', a emplear sólo en circunstancias en las que no existe una buena relación de confianza con los hijos/as. Es la última opción. Por otro lado este test no se encuentra aún en todas las farmacias de nuestro país, pero un análisis de sangre y orina recomendado por el médico de cabecera, tras una revisión o 'chequeo rutinario', puede detectar también la presencia de determinadas sustancias.

El empleo de métodos de este tipo queda a la conciencia de cada uno. Algunos padres lo considerarán poco ético, y otros simplemente como una forma de descubrir si su hijo/a necesita ayuda antes de que sea demasiado tarde.

CAMBIOS EN LA CONDUCTA Y ACTITUDES

El consumo de drogas de diseño suele traer consigo todo un abanico de cambios, tanto en la personalidad como en las actitudes y conducta del adolescente. Así mismo ésto puede llegar a manifestarse también en el aspecto físico. Ahora bien, algunos de estos cambios se producen del mismo modo en otros adolescentes que no consumen ningún tipo de drogas, simplemente por lo conflictivo de la etapa a la que me refiero y por su constante presencia de cambios.

Las cuestiones que se tratan a continuación deben tenerse en cuenta cuando exista ya una base, o al menos una sospecha fundada de que se puede estar produciendo algo fuera de lo normal. En cualquier caso, será el conjunto de todas estas cuestiones y no cada una por separado lo que nos permita sacar conclusiones.

EL INSOMNIO

La mayoría de las drogas de diseño tratadas a lo largo del presente libro provocan insomnio. Esto da lugar a que el adolescente que las consume tenga dificultades para conciliar el sueño, lo cual se puede traducir en dos situaciones: los continuos viajes a lo largo de la noche (al baño, a la cocina, al salón...), y una actividad anormal hasta muy tarde. Es decir, el menor se queda viendo la televisión o escuchando música hasta horas desacostumbradas por él/ella, independientemente de la hora a la que tenga que levantarse al día siguiente.

Por supuesto, ésto no quiere decir que el adolescente que padezca estos problemas de insomnio no duerma. Simplemente le cuesta mucho conciliar el sueño, pero finalmente cae rendido. Todo ello da lugar a que, a la hora de levantarse para ir a clase o a trabajar, sea casi incapaz de despegarse de las sábanas sino tras continuas llamadas e insistencias.

Los estudiantes que consumen drogas de diseño comienzan a llegar tarde a la primera clase de la mañana, o se saltan varias, siempre en función de que alguien les haya obligado a levantarse o no. Se hace especialmente evidente los lunes por la mañana, y puede dar lugar a regulares faltas de asistencia a clase.

LA DEPRESIÓN Y LA ANSIEDAD

Las drogas de diseño más consumidas, desde el éxtasis hasta el LSD, terminan desencadenando fuertes depresiones en sus adictos. En la actitud del adolescente comienza a predominar el negativismo, una visión pesimista de su vida cotidiana y especialmente de su futuro. Este sentimiento se va reforzando por la creciente dificultad que encuentra para desarrollar sus tareas cotidianas, bien sea estudiando o en su trabajo. El nivel de autoestima desciende preocupantemente, y el adolescente comienza a pensar que no será capaz de hacer nada de cuanto se proponga, por lo cual deja de fijarse metas y pierde (aparentemente) el interés por el cómo se desarrollará su futuro.

La depresión entre los más jóvenes es un problema cada vez más frecuente y más extendido. Cada día son más los menores que acuden a la consulta del psicólogo o del psiquiatra para intentar salir de una depresión. En España el 15% de las personas que acuden al psiquiatra son adolescentes. En el mundo más de 300 millones de personas padecen depresiones en sus distintas manifestaciones, y ni tan siquiera la décima parte acude a la ayuda médica. Nunca se presta la suficiente atención a este problema, como si tratara de algo que utilizan algunos para llamar la atención.

Pero no es sólo la depresión la que va adquiriendo protagonismo en la vida del joven consumidor de drogas de diseño, y marcando su conducta y sus actitudes, sino también la peligrosa ansiedad. Con frecuencia inseparables, la depresión y la ansiedad se alternan en estos adolescentes, provocando continuos cambios en su estado de ánimo y haciéndoles pasar de la apatía a la hiperactividad.

La ansiedad aparece como un mecanismo de supervivencia que nos ayuda a superar las situaciones adversas o los peligros, pero la falta de control sobre la misma y las circunstancias personales pueden convertirla en algo permanente y desproporcionado: una enfermedad. Su incidencia en los países más desarrollados crece a la par que la depresión. En España entre el 6% y el 7% de las personas padece ansiedad, y en el mundo la cifra supera los 400 millones. Esta enfermedad viene acompañada por una serie de dolencias físicas, y puede llegar a producir una 'crisis de ansiedad', o lo que comúnmente se conoce como 'ataque de pánico'. Las consultas de los psiquiatras se llenan de personas con este problema, y los polémicos medicamentos como el Prozac se venden como rosquillas.

La acción de las drogas de diseño puede actuar como desencadenante de la ansiedad. El adolescente sólo se encuentra bien cuando llega el fin de semana y comienza 'la fiesta' con sus amigos y amigas. El resto de la semana se convierte en la sala de espera de un dentista, y los días se hacen largos, pesados e insoportables. Esta situación es reforzada por otras más comunes al resto de los jóvenes: una sociedad exigente que pide cada día más, la competividad, la violencia del entorno, la violencia en televisión, el consumismo y el deseo de tenerlo todo, la falta de comunicación, las prisas, el ruido que dificulta cualquier labor, los exámenes.... Hasta la pandilla se puede convertir en causante de ansiedad, aun sin saberlo sus miembros. Los amigos pueden llegar a ser más exigentes que los padres o el entorno. Esperan de cada uno de sus integrantes que cumpla con tal o cual ritual, que beba o consuma lo mismo que los demás o más, que lleve el mismo tipo de marcas y atuendo, que ligue tanto como los otros, que no se eche atrás ante una provocación, que apoye al grupo en cualquier situación por encima de los razonamientos, etc.... Todo con tal de estar a la altura de los demás y no ser rechazado.

La ansiedad convierte al adolescente en irritable. Se vuelve impaciente, tiene prisa, y a veces para superar su angustia tiende a romper con las cosas que le rodean: la pareja, los estudios, la familia.... intentando desterrar con alguna de ellas la causa de su malestar. Se muestra incapaz de permanecer media hora realizando una actividad que requiera concentración, como el estudio, y cambia constantemente de actividad buscando algo que le calme. Además de la concentración pierde capacidad para memorizar y precisión en los trabajos manuales.

Cuanta más cantidad y más tiempo consuma drogas de diseño un adolescente, mayores serán los estados de depresión y ansiedad que padecerá a lo largo de la semana, y que sólo sentirá calmados cuando llegue el fin de semana y las pastillas se encarguen del resto. Todo ésto termina derivando en graves problemas psicológicos. Durante el X Congreso Mundial de Psiquiatría, celebrado en Madrid en agosto de 1996, salían a la luz algunos datos muy preocupantes: En algunos hospitales el 64% de los pacientes ingresados en psiquiatría es alcohólico o drogodependiente, de los cuales un tercio es consumidor habitual de cocaína.

PÉRDIDA DE LA AUTODISCIPLINA

El consumo de drogas de diseño suele traer consigo una pérdida de la autodisciplina. El menor comienza a dejar de lado las normas y costumbres que ya había hecho propias y tenía prácticamente interiorizadas. Si normalmente ordenaba con cierta regularidad su cuarto y su ropa, es probable que deje de hacerlo. Las horas que acostumbraba estudiar se irán reduciendo, e incluso perderá el interés por actividades extraescolares que antes acaparaban parte de su tiempo, como partidos los sábados o domingos por la mañana, correr o montar en bici con algún amigo/a, etc. Esto puede correr paralelo a un descuido de la propia imagen y de la higiene, pero no es la tónica dominante.

DESCONFIANZA

Es frecuente que el joven comience a desarrollar una actitud de desconfianza hacia el entorno familiar. Responde a preguntas normales como si de un interrogatorio se tratase, con rechazo. Cree encontrar segundas intenciones en lo que se le dice o se hace.

Del mismo modo se va mostrando muy celoso de su vida más personal, rechazando el dar cualquier tipo de explicaciones y dejando de comentar cuestiones que antes comentaba. Celoso también de su cuarto y de sus cosas, mostrándose muy reacio a que se abran sus cajones o armarios para guardarle la ropa, o a que se decida por él que pantalones deben ir ya a la lavadora. Todo ésto suele estar motivado fundamentalmente por el miedo a que se descubran sus 'nuevas costumbres'.

SOBREPREOCUPACIÓN POR EL DINERO

Un adolescente que comienza a consumir drogas necesita un mínimo de 30 euros por fin de semana, y a medida que se vaya desarrollando la tolerancia hacia la sustancia que esté consumiendo irá subiendo la dosis. En unos meses la cantidad de dinero necesaria se ha triplicado, y si comienza a mezclar drogas como el speed, la cocaína, el popper o el GHB necesitará aún más. Conseguir dinero se convierte entonces en la cuestión prioritaria para el adolescente. Buscará pequeños trabajos a los que concederá todo el tiempo necesario, o comenzará a vender sus compac-disc, juegos del ordenador y cosas por el estilo. Si se introduce en el mundo del 'trapicheo', o tráfico de pastillas a pequeña escala, la situación puede dar un giro de 180 grados. Además de salir todos los fines de semana tiene dinero para ir adquiriendo desde prendas de ropa hasta aparatos musicales, confesando su nueva 'afición hacia el ahorro'. Con frecuencia termina comprando cosas por un valor superior a la paga que tiene asignada en casa, y si llega a levantar sospechas afirmará haber conseguido un pequeño trabajo como Relaciones Públicas, ayudante de Disc-yoquey, camarero/a, etc., en una discoteca.

LA NOCHE

Cuando se comienza a consumir drogas de diseño se puede decir que 'el tiempo pasa volando' porque, ciertamente, entre otras cosas se altera la percepción del tiempo. Tres o cuatro horas no son suficiente, y menos cuando uno ha tomado sustancias que pueden tenerle seis horas bailando sin parar. Intenta entonces pasar fuera toda la noche si es posible, o incluso llegar a la mañana siguiente. Muchos llegan a casa a la hora límite impuesta por la familia, pero luego madrugan mucho para 'ir a ver un partido' o hacer cualquier otra cosa con los amigos. Así, tras un paréntesis lo más corto posible reanudan la fiesta en los locales que se llenan al amanecer y permanecen abiertos casi toda la mañana. Pero tener que interrumpir la marcha para ir a 'fichar a casa' es muy desagradable, pues muchos amigos no tienen hora fija de llegada, y porque además te puede dar 'el bajón' y no poder levantarte después para seguir por la mañana. Entonces comienzan a inventarse actividades como las 'acampadas'. Consiguen el permiso de sus padres para pasar el fin de semana en el campo, con los amigos/as. Al tratarse de una sana actividad muchos no encuentran problemas para hacer frecuentes salidas de este tipo. Lo cierto es que algunos encuentran en ésto la excusa perfecta para poder pasar todo el fin de semana de 'fiesta' sin limitación de horarios, y llegan a sus casas el domingo por la tarde agotados y se van a la cama sin cenar -aunque nunca huelen a campo sino a humo de tabaco-. Otros consiguen que les dejen ir a dormir a casa de algún compañero/a, pues 'van a celebrar su cumpleaños hasta tarde y no quieren volver solos', o 'tienen que hacer un importante trabajo en grupo para la asignatura del profesor más hueso y se les ha echado el tiempo encima', etc. Un adolescente que consume drogas de diseño no puede salir pocas horas si quiere aprovechar el efecto de unas sustancias que pueden mantenerle eufórico, y sin notar cansancio, durante cinco horas seguidas.

LAS CALIFICACIONES

Los jóvenes estudiantes que se inician en estas prácticas ven drásticamente reducida su capacidad tanto para memorizar como para concentrarse. El cansancio, la depresión y fundamentalmente la ansiedad hacen mella en ellos y en sus calificaciones. Las notas descienden considerablemente y de forma generalizada en un corto espacio de tiempo, de una evaluación a otra.

Pero tal y como hemos comentado al principio, estas situaciones sólo deben tenerse en cuenta en relación al consumo de drogas de diseño si se producen al mismo tiempo y existe una sospecha fundada. Aisladas no son significativas, y pueden producirse por otro tipo de problemática que puede estar relacionada con el alcohol, con una enfermedad, con la aparición de nuevas y perjudiciales amistades, o simplemente con la conflictividad característica de la etapa.

CAMBIOS EN LA PERSONALIDAD

Los cambios en la conducta y actitudes que se producen en los adolescentes tras iniciarse en el consumo de drogas, pueden dar lugar a verdaderos cambios de personalidad, que a simple vista pudieran considerarse alteraciones más o menos normales en la etapa, pero que pudieran también deberse a los efectos que a medio plazo terminan provocando estas sustancias. Fundamentalmente se trata de cambios que inclinan al joven hacia la introversión y la agresividad.

El desarrollo de una personalidad introvertida es frecuente en esta situación. El adolescente, si no era así antes, rebaja drásticamente el nivel de comunicación en casa. Si se trataba de un joven alegre o chistoso comenzará a dejar de serlo (en casa). Si solía hablar de las gracias de tal o cual amigo, o de sus hazañas o problemas con el sexo opuesto, también dejará de hacerlo. Mostrará además apatía y desinterés por las cuestiones familiares. Es frecuente que el mal humor se convierta en la tónica dominante. Si antes tenía grandes proyectos, sueños o ideas, ahora pasarán a un segundo término o incluso los dejará de lado como irrelevantes o pertinentes a una etapa ya pasada. Sólo mostrará preocupación aparente por el momento y no por el futuro. Los lunes será realmente insoportable y los viernes resultará imposible sujetarle. Toda la cordialidad, la extraversión, la afabilidad y la comunicación se desataran el viernes por la tarde, con los amigos/as, y tras la primera pastilla o dosis de lo que acostumbre. Y todo ésto irá en aumento. Cuanto mejor sea el fin de semana peor será el resto, y cuanto peor sea el resto más ansiará el fin de semana. Realmente 'la fiesta' llega a convertirse en lo único importante, lo único de lo que no se puede prescindir.

En algunos casos se producen también episodios dispersos de euforia entre el lunes y el viernes, fruto de la ansiedad y de los efectos secundarios de muchas de estas drogas. Habrá momentos en los que se muestren exageradamente alegres, sin motivo alguno y durante un breve espacio de tiempo. En esos momentos la actitud positiva y amigable es desproporcionada y está fuera de lugar. Algunos lo describen como 'dar el cantazo', algo que luego te hace sentir mucho más incómodo que si hubieras tenido una bronca.

En los adolescentes más inclinados hacia el consumo de ácidos del tipo LSD, como los simpson o las holandesas, y que normalmente se alternan con el uso de cannabis, los repentinos estados de euforia son sustituidos por 'cuelgues': espacios de tiempo, normalmente cortos (aunque pueden durar varios días), en los que el joven se queda prácticamente ausente y capaz sólo de desempeñar funciones mecánicas. Pueden incluso reproducirse pseudoalucinaciones muchos días después de la última dosis consumida.

En general, los adolescentes que se inician en estas drogas desarrollan una personalidad introvertida y cerrada, que sólo se ve alterada por el efecto de las pastillas.

El desarrollo de una personalidad violenta es también frecuente . El rechazo a comunicarse en casa, y la ansiedad que provoca una semana deprimente hasta el eufórico fin de semana, puede terminar manifestándose de forma agresiva. Bajo el efecto de sustancias como el éxtasis muchos jóvenes experimentan una disminución de sus tensiones e inclinaciones violentas, y tienden a lucir un sentimiento de cordialidad -al principio y por lo general-. Pero ésto no quiere decir que tal sentimiento quede impreso en el menor, todo lo contrario. Las respuestas agresivas y las reacciones violentas empiezan a formar parte de su personalidad, reforzadas por el entorno, los medios de comunicación, etc. Cualquier comentario puede ser interpretado como una agresión, o un intento de privarle o alejarle de 'la fiesta'. Se hacen susceptibles y más inseguros. El característico descenso de la autoes-tima también está presente, al hacerles sentir que no se les aprecia y que, por tanto, no se intenta ayudarle sino controlarle.

Muchos adolescentes en estas circunstancias vuelcan la agresividad hacia sí mismos, generando un tipo de sentimientos y conductas autodestructivos. Después de un tiempo pueden llegar a reconocer que se están haciendo daño, que su cuerpo sufre y que ya no son capaces de concentrarse, se pueden dar cuenta incluso de la superficialidad de las relaciones que están estableciendo con los demás, o del deterioro de su faceta familiar, pero afirman 'no poder evitarlo'. Otros confiesan incluso que ese sentimiento de autodestrucción les reporta placer, y que incluso se reafirman en él. Esto es probablemente lo más difícil de tratar tanto cara a la prevención como a la desintoxicación y normalización posterior: 'el ambiente'.

El entorno en que se consumen las drogas de diseño se ajusta como un guante a sus efectos. Forman un todo. El adicto al éxtasis es también adicto al ambiente, a la música, a la euforia, a ese tipo de relaciones rápidas y 'sin problemas' o ataduras, etc. Realmente es muy difícil sacar a un adolescente de las drogas de diseño sin sacarle del ambiente, es como intentar rehabilitar a un alcohólico llevándole de bares.

Las drogas no transforman a los jóvenes en menos agresivos, al contrario, aumentan la tendencia hacia la violencia a medio plazo, contra los demás o contra sí mismo. Esto además es explicable desde un punto de vista más biológico, por los niveles de serotonina. Las sustancias más consumidas, como el MDMA (éxtasis) y sus derivados provocan un descenso en los niveles de serotonina de sus consumidores, ligados al control de la agresividad. De hecho, para combatir tal agresividad se están comenzando a emplear con éxito medicamentos que aumentan los niveles de serotonina en el organismo. Estos medicamentos ayudan también, curiosamente, a superar la depresión y la ansiedad.

CAMBIOS FISIOLÓGICOS

La adicción a este tipo de drogas, como en el caso de otras sustancias, puede traer consigo determinados cambios fisiológicos. El más común es la pérdida de peso debida al agotamiento, el insomnio y la falta de apetito. Muchas drogas de diseño son precisamente anorexígenas, como el éxtasis que llegó a fabricarse con esta intención. Este agotamiento y la pérdida de peso se pueden apreciar en el rostro, especialmente en el de los chicos que no pueden disimular u ocultar el color y las ojeras.

Después de 'la fiesta', cuando llegan a casa, pueden apreciarse otros signos externos como la dilatación de las pupilas, y según la droga que estén consumiendo también un enrojecimiento de la piel, fundamentalmente en la cara y el cuello. Los estimulantes como el éxtasis, la píldora del amor, el eva y demás, provocan una especie de espasmos musculares en la lengua y en la mandíbula. Esto, que en un primer momento pudiera parecer un tic, es disimulado por los jóvenes mastican chicles que les permiten mantener un movimiento regular y fuera de sospecha. Para disimular la irritación y dilatación en los ojos utilizan colirios que pueden guardar consigo o en su cuarto.

También es frecuente que la ansiedad desate en ellos/as diversos tics nerviosos, y verdaderas manías que repiten de forma casi compulsiva. Pero la pérdida de peso y apetito, y la fatiga reflejadas en el rostro son los cambios visibles más comunes entre los jóvenes adictos.

En resumen: la mayor parte de los cambios que se producen en un adolescente que comienza a consumir drogas de diseño o síntesis son, por desgracia, cambios que pueden reproducirse por otros motivos al margen del consumo de drogas. Sólo la aparición repentina de varios de estos cambios debe alertarnos. Resulta fundamental el establecer previamente una verdadera relación de confianza y comunicación con el menor, para lo cual recomendamos las pautas que se recogen en el libro: 'Adolescencia y drogas de diseño' (Ed. Mensajero).

Gentileza, Omar Romano - www.vidapositiva.com

Fuente: http://www.stop-drogas.com




Publicado por ALFRE306 el 18 de Diciembre, 2010, 13:55 | Referencias (0)

El consumo de cocaína es responsable ya de más del veinte por ciento de los ingresos hospitalarios

El consumo puede desencadenar episodios de psicosis cocaínica, que se manifiesta con delirios y alucinaciones

  
El consumo de cocaína es responsable ya de más del 20% de los ingresos hospitalarios de psiquiatría. Se prevé que la cifra de afectados por la patología dual o concurrencia de trastornos adictivos y otros trastornos psicopatológicos, siga en aumento. La tendencia ha provocado que el Hospital Reina Sofía de Murcia haya decidido ampliar su Unidad de Enfermos de Patologías Duales, que doblará el número de camas disponibles hasta llegar a diez.

Según los datos del Jefe de la Unidad de Desintoxicación del Hospital Reina Sofía, José María García Basterrechea, entre el 40% y el 70% de pacientes con trastornos mentales o del comportamiento consumen algún tipo de droga, incluyendo el alcohol y el tabaco. De hecho, en el 50% de enfermos mentales se detectan patologías duales, concomitantes a la toxicomanía tratada. Aunque no todas las toxicomanías están asociadas a una patología mental, drogadicción y psicopatología son asiduas compañeras de viaje en trastornos concretos.

Por ejemplo, el consumo de cocaína es el causante directo de la psicosis cocaínica, un trastorno mental con rasgos muy parecidos a la psicosis delirante y que provoca que el paciente sufra alucinaciones visuales, auditivas o táctiles, crea que le observan o le persiguen, tenga ideas delirantes.... Todos esos síntomas desaparecen cuando desaparece se pone fin al consumo de la sustancia. También es frecuente detectar dependencia al alcohol entre los enfermos de depresión, o adicción al tabaco entre los enfermos esquizofrénicos.

En palabras de García Basterrechea, el consumo de cocaína no provoca por sí solo esquizofrenia, pero sí puede desencadenar la enfermedad en personas con una predisposición determinada a padecerla. La enfermedad brota si se dan las circunstancias adecuadas, y si no es así, puede no dar la cara. En cualquier caso, la cocaína empeora bastantes los síntomas, puede generar un aumento de la impulsividad, mayor tolerancia a la transgresión....

Los enfermos psiquiátricos tienen un porcentaje más elevado de consumo de sustancias, son patologías duales, personas que padecen un trastorno mental o del comportamiento y consumen sustancias.

Los pacientes con patologías duales deben recibir, en opinión de los expertos, una atención completa que pasa por el «abordaje global de las enfermedades». Sin embargo, no siempre es posible, ya que es frecuente que el enfermo sea tratado de las dos patologías -la enfermedad mental y la adicción- por separado, con los inconvenientes que esto provoca para facultativos y pacientes.

Fuente: http://www.psiquiatria.com


Publicado por ALFRE306 el 11 de Diciembre, 2010, 14:05 | Referencias (0)

Narcóticos Anónimos en Argentina y en el Mundo

NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave

  
Quién, qué, cómo y por qué…

Traducción de literatura aprobada por la Confraternidad de NA. Copyright © 1993 by Narcotics Anonymous World Services, Inc. Reservados todos los derechos.

¿Quién es un adicto?

La mayoría no tenemos que pensar dos veces esta pregunta. ¡Conocemos la respuesta! Toda nuestra vida y nuestros pensamientos giraban, de una u otra forma, en torno a las drogas, cómo obtenerlas, cómo consumirlas y el modo de conseguir más. Vivíamos para consumirlas y las consumíamos para vivir. En síntesis, una persona adicta es aquella cuya vida está controlada por las drogas. Estamos en las garras de una enfermedad crónica y progresiva que nos arrastra invariablemente a los mismos lugares: cárceles, hospitales y la muerte.

¿Qué es el programa de Narcóticos Anónimos?

NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave. Somos adictos en recuperación y nos reunimos con regularidad para ayudarnos a permanecer «limpios». Este es un programa de abstinencia completa de todo tipo de drogas. Sólo hay un requisito para ser miembro: el deseo de dejar de consumir. Sugerimos que mantengas una mente abierta para poder aprovechar esta oportunidad. Nuestro programa consiste en una serie de principios escritos de forma sencilla a fin de poder seguirlos diariamente. Lo más importante es que ¡funcionan!

En NA no te verás obligado a nada. No estamos afiliados a ninguna otra organización, no tenemos cuotas de inscripción ni se pagan honorarios, no obligamos a nadie a que firme ningún documento ni a que haga promesa alguna. No estamos asociados a ningún grupo político, religioso ni policial, y no estamos sometidos a la vigilancia de nadie. Cualquier persona puede unirse a nosotros sin que importe su edad, raza, identidad sexual, credo, religión ni la falta de esta última.

No nos interesa saber qué droga consumías ni qué cantidad, con quién te relacionabas, qué has hecho en el pasado, lo mucho o lo poco que tienes, sólo queremos saber qué quieres hacer con tu problema y cómo podemos ayudarte. El recién llegado es la persona más importante en nuestras reuniones, porque sólo podemos conservar lo que tenemos en la medida en que lo compartimos con otras personas. Nuestra experiencia colectiva nos ha enseñado que las personas que asisten a nuestras reuniones con regularidad se mantienen limpias.

¿Por qué estamos aquí?

Antes de llegar a NA no podíamos con nuestra vida. No podíamos vivir ni gozar de la vida como lo hacen otros. Teníamos que tener algo diferente y pensábamos haberlo encontrado en las drogas. Anteponíamos su consumo al bienestar de nuestras familias, parejas e hijos. Teníamos que tener drogas a toda costa. Hicimos daño a muchas personas, pero sobre todo nos lo hicimos a nosotros mismos. Debido a nuestra incapacidad para aceptar las responsabilidades personales, nos creábamos nuestros propios problemas. Parecíamos incapaces de afrontar la vida tal como es.

La mayoría nos dimos cuenta de que con nuestra adicción nos estábamos suicidando lentamente; pero la adicción es un enemigo de la vida tan astuto, que habíamos perdido la fuerza para poder detenernos. Muchos terminamos en la cárcel o buscamos ayuda en la medicina, la religión o la psiquiatría. Ninguno de estos métodos nos bastó. Nuestra enfermedad siempre reaparecía o seguía avanzando hasta que, desesperados, buscamos ayudarnos los unos a los otros en Narcóticos Anónimos.

Después de llegar a NA nos dimos cuenta de que estábamos enfermos. Padecemos una enfermedad que no tiene cura conocida. Sin embargo, puede detenerse en un momento dado y la recuperación es entonces posible.

Cómo funciona

Si quieres lo que te ofrecemos y estás dispuesto a hacer el esfuerzo para obtenerlo, entonces estás preparado para practicar ciertos pasos. Estos son los principios que han hecho posible nuestra recuperación.

1. Admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicción, que nuestra vida se había vuelto ingobernable.

2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podía devolvernos el sano juicio.

3. Decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, tal como lo concebimos.

4. Sin miedo hicimos un detallado inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestras faltas.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios eliminase todos estos defectos de carácter.

7. Humildemente le pedimos que nos quitase nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos hecho daño y estuvimos dispuestos a enmendarlo.

9. Enmendamos directamente el daño causado a aquellas personas siempre que nos fuera posible, excepto cuando el hacerlo perjudicaría a ellos o a otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos rápidamente.

11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, tal como lo concebimos, pidiéndole solamente conocer su voluntad para con nosotros y la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a los adictos y de practicar estos principios en todos los aspectos de nuestra vida.

Esto parece una tarea demasiado grande y no podemos hacerla toda a la vez. Recuerda que nuestra adicción no se produjo de la noche a la mañana. Tómalo con calma.

Lo que más nos derrotará en nuestra recuperación es una actitud de indiferencia o intolerancia hacia principios espirituales. Tres de éstos son indispensables: honestidad, receptividad y buena voluntad. Con ellos vamos por buen camino.

Creemos que nuestra forma de abordar la enfermedad de la adicción es totalmente realista, ya que el valor terapéutico de un adicto que ayuda a otro no tiene igual. Creemos que nuestro método es práctico, ya que el adicto es la persona que mejor puede comprender y ayudar a otro adicto. Creemos que cuanto antes encaremos nuestros problemas dentro de la sociedad, en nuestra vida diaria, tanto más rápidamente nos convertiremos en miembros aceptables, responsables y productivos de esta sociedad.

La única forma de no volver a la adicción activa es no tomar esa primera droga. Si eres como nosotros, sabrás que una es demasiado y mil no son suficientes. Ponemos mucho énfasis en esto, ya que sabemos que cuando consumimos drogas de cualquier tipo o sustituimos unas por otras, volvemos a caer en la adicción.

Pensar que el alcohol es diferente a otras drogas ha causado la recaída de muchos adictos. Antes de llegar a NA, muchos de nosotros considerábamos el alcohol como algo aparte. Sin embargo, no podemos darnos el lujo de estar confundidos: el alcohol es una droga. Padecemos la enfermedad de la adicción y si queremos recuperarnos debemos abstenernos de todo tipo de drogas.

Las Doce Tradiciones de NA

La única forma de mantener lo que tenemos es a través de la vigilancia y así como la libertad para el individuo proviene de los Doce Pasos, la libertad colectiva emana de nuestras tradiciones.

Siempre que los lazos que nos unan sean más fuertes que aquéllos que puedan separarnos, todo marchará bien.

1. Nuestro bienestar común debe tener prioridad; la recuperación personal depende de la unidad de NA.

2. Para el propósito de nuestro grupo sólo hay una autoridad fundamental: un Dios bondadoso tal como pueda manifestarse en nuestra conciencia de grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobiernan.

3. El único requisito para ser miembro es el deseo de dejar de consumir.

4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a NA en su totalidad.

5. Cada grupo tiene un solo propósito primordial: llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.

6. Un grupo de NA nunca debe respaldar, financiar ni prestar el nombre de NA a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.

7. Todo grupo de NA debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.

8. Narcóticos Anónimos nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especializados.

9. NA, como tal, nunca debe ser organizada, pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquéllos a quienes sirven.

10. NA no tiene opinión sobre cuestiones ajenas a sus actividades; por lo tanto su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.

12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

Reimpresión de los Doce Pasos y Doce Tradiciones para su adaptación con el permiso de AA Word Services, Inc.

Grupos de Narcóticos Anónimos en Argentina, ingresar a: http://www.na.org.ar/directorio1.htm

Narcóticos Anónimos en el Mundo, ingresar a: http://www.na.org.ar/links.htm

Narcóticos Anónimos


Publicado por ALFRE306 el 4 de Diciembre, 2010, 10:45 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com