ANTORCHA
UN MENSAJE CRISTIANO Y ECUMENICO.....

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (211) Sindicar categoría
Derechos Humanos (32) Sindicar categoría
Diálogo interreligioso (7) Sindicar categoría
Familia y Sociedad (151) Sindicar categoría
Archivo
Junio 2017 (19)
Mayo 2017 (18)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (27)
Febrero 2017 (26)
Enero 2017 (28)
Diciembre 2016 (31)
Noviembre 2016 (32)
Octubre 2016 (19)
Julio 2012 (2)
Mayo 2012 (2)
Marzo 2012 (1)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (1)
Diciembre 2011 (1)
Octubre 2011 (1)
Septiembre 2011 (3)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (3)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (4)
Marzo 2011 (2)
Febrero 2011 (4)
Enero 2011 (5)
Diciembre 2010 (3)
Noviembre 2010 (4)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (4)
Agosto 2010 (4)
Julio 2010 (3)
Junio 2010 (4)
Mayo 2010 (5)
Abril 2010 (5)
Marzo 2010 (4)
Febrero 2010 (4)
Enero 2010 (4)
Diciembre 2009 (6)
Noviembre 2009 (7)
Octubre 2009 (11)
Septiembre 2009 (15)
Agosto 2009 (19)
Abril 2009 (3)
Marzo 2009 (1)
Febrero 2009 (1)
Enero 2009 (6)
Diciembre 2008 (2)
Noviembre 2008 (5)
Octubre 2008 (4)
Septiembre 2008 (4)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (4)
Junio 2008 (4)
Mayo 2008 (6)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Blog DE FREDY
eGrupos
EL HERALDO
EL NUEVO RINCON DE FREDY
LA VIDA POSITIVA
MERCABÁ
MIRA VOS - VIDEOS
NOTICIAS DE LA NASA
Padre MARIO
PARA REFLEXIONAR
SAN ROQUE RCC - Mensajeros de la Paz
ZoomBlog
 

Junio del 2008


Misión de la Iglesia: reflejar la luz de Cristo a toda la humanidad, recuerda el Papa

En la Solemnidad de la Epifanía

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 6 enero 2008 (ZENIT.org).- La Iglesia cumple su misión cuando refleja, para toda la humanidad, la luz de Cristo, subraya el Papa.

En su homilía, durante la Santa Misa que presidió en la Basílica Vaticana, Benedicto XVI definió la Epifanía como la celebración de «Cristo, Luz del mundo, y su manifestación a las gentes».

Y trazó un recorrido por la historia del Pueblo de Dios para poder apreciar la dimensión del misterio de la fidelidad de Dios con la humanidad.

En los relatos bíblicos iniciales, «aparece una primera "alianza" establecida por Dios con Noé, tras el diluvio», una «alianza universal, que alcanza a toda la humanidad» --recordó el Papa--; en el origen, «toda la tierra tenía una sola lengua y las mismas palabras», dice el Libro del Génesis.

Pero también se desprende de la Escritura que, por la «culpa de orgullo -apuntó Benedicto XVI--, análoga a la de Adán y Eva, se produjo la confusión de las lenguas y dispersión de la humanidad por toda la tierra», situación que sintetiza la palabra «Babel» y que «fue una especie de maldición».

En «este punto comienza la historia de la bendición, con la vocación de Abrahán: empieza el gran proyecto de Dios para hacer de la humanidad una familia, mediante una alianza con un pueblo nuevo, elegido por Él para que sea una bendición en medio de todas las gentes», prosiguió en su homilía.

Y este proyecto divino --«aún en marcha»-- «tuvo su momento culminante en el misterio de Cristo», «pero pide ser acogido por la historia humana, que sigue siendo siempre historia de fidelidad por parte de Dios y lamentablemente también de infidelidad por parte de nosotros, los hombres», reconoció el Santo Padre.

También la Iglesia --dijo--, siendo «santa» y «depositaria» de esta bendición, «está formada por pecadores».

En Belén nace Jesucristo «para llevar a cumplimiento la alianza: Él mismo, verdadero Dios y verdadero hombre, es el Sacramento de la fidelidad de Dios a su proyecto de salvación para toda la humanidad, para todos nosotros», expresó.

Y es a Belén donde llegan los Magos de Oriente, para adorar al Mesías; el acontecimiento -aclaró el Papa-- «es la señal de la manifestación del Rey universal a los pueblos y a todos los hombres que buscan la verdad».

«Es el inicio de un movimiento opuesto al de Babel: de la confusión a la comprensión, de la dispersión a la reconciliación», reflexionó.

Por eso recalcó el vínculo que existe entre Epifanía y Pentecostés: «Si la Natividad del Señor, que es la Cabeza, es también la Natividad de la Iglesia, su cuerpo, vemos en los Magos los pueblos que se agregan al resto de Israel, preanunciando el gran signo de la "Iglesia políglota", realizado por el Espíritu Santo cincuenta días después de la Pascua».

Y es que «el amor fiel y tenaz de Dios» «jamás se aleja de su alianza», confirmó Benedicto XVI; la «esperanza de la historia» radica, precisamente, en este «"misterio" de la fidelidad de Dios», y al servicio de este «"misterio" de bendición para toda la humanidad» está la Iglesia.

De hecho, «en este misterio de la fidelidad de Dios, la Iglesia lleva a cabo plenamente su misión sólo cuando refleja en sí misma la luz de Cristo Señor -insistió el Santo Padre--, y así es de ayuda a los pueblos del mundo en el camino de la paz y del auténtico progreso».

Y esa luz de Cristo «está siempre presente en la palabra del Evangelio que también hoy tiene la capacidad de guiar a todo hombre a Jesús», explicó minutos después el Papa, en el Ángelus, ante decenas de miles de peregrinos que acudieron a la plaza de San Pedro a pesar de la insistente lluvia.

«Esta misma palabra» --añadió--, que es «el reflejo de Cristo verdadero hombre y verdadero Dios, la hace resonar con autoridad la Iglesia para toda alma bien dispuesta», «para toda la humanidad», igual que la estrella guió a los Magos a Belén.

Y Benedicto XVI se dirigió a cada uno, porque «todo cristiano» está «llamado a iluminar con la palabra y el testimonio la vida y los pasos de los hermanos».

De ahí la importancia de que el cristiano sea fiel a su vocación, porque el «auténtico creyente», mientras «está siempre en camino en el propio itinerario personal de fe», a la vez, «con la pequeña luz que lleva dentro de sí, puede y debe ser de ayuda a quien se encuentra a su lado y tal vez le cuesta encontrar el camino que conduce a Cristo», concluyó.

Por Marta Lago

Publicado por ALFRE306 el 29 de Junio, 2008, 13:26 | Referencias (0)

Teología del osito de peluche

El destino de los cristianos en los países islámicos

ROMA, jueves, 20 diciembre 2007 (ZENIT.org).-

El caso de una profesora británica encarcelada en Sudán viene a recordarnos los problemas de las minorías cristianas en los países islámicos. Gillian Gibbons se metió en problemas al permitir que sus alumnos pusieran el nombre de Mahoma a un osito de peluche, informaba el 27 de noviembre el periódico Independent.

Gibbons era maestra en el Unity High School, en la capital de Sudán, Jartum. Según el director del colegio, Robert Boulos, el incidente fue «un error completamente inocente», informaba Independent. Tuvo lugar durante un ejercicio en clase en el que Gibbons pidió a sus alumnos de primaria que pusieran nombre a un juguete de peluche. Los alumnos mismos escogieron el nombre de Mahoma.

Tras su arresto, Gibbons fue acusada de insultar la religión, y sentenciada a 15 días de prisión, informaba el 29 de noviembre la BBC. Como consecuencia, se reunió una multitud en la capital para pedir un castigo incluso más duro. Tras unos días, se permitió a Gibbons abandonar Sudán y volver a Gran Bretaña, informaba el 3 de diciembre la BBC.

En los últimos meses la persecución de cristianos está recibiendo más atención de los medios. El 27 de mayo, el Sunday Times publicaba un largo artículo sobre el tema. Una de las personas citadas en el reportaje, Eddie Lyle, presidente de la rama británica de Open Doors, una ONG que trabaja con iglesias e individuos que sufren, afirmaba que cerca de 200 millones de cristianos en más de 60 países se enfrentan a castigos brutales por causa de su fe.

Los cristianos tienen problemas en muchos países, no sólo aquellos que están bajo la ley islámica. Los extremistas hindúes en la India siguen creando problemas a los cristianos y los regímenes totalitarios como Corea del Norte también persiguen a los creyentes.

Secuestros y asesinatos

No obstante, son los países islámicos los que suelen ocupar los titulares por sus restricciones a los cristianos. Hace algunos meses, Afganistán fue el escenario del secuestro de un grupo de voluntarios cristianos de Corea del Sur, informaba el 1 de agosto el Times.

Dos de los voluntarios, uno de ellos un pastor cristiano, fueron asesinados por los secuestradores. El grupo estaba afiliado a la Iglesia Saemmul de Seúl.

El grupo fue puesto en libertad tras seis semanas de secuestro, informaba el 2 de septiembre el Washington Post. El artículo explicaba que la experiencia, no obstante, llevó a que las Iglesias protestantes en Corea del Sur frenaran el resto de actividades misioneras en Afganistán.

Según informaba la BBC el 12 de septiembre, los rehenes fueron amenazados de muerte en un intento de convertirlos al Islam.

Quienes desean convertirse al cristianismo también se enfrentan a graves peligros. El obispo anglicano de Rochester en Inglaterra, Michael Nazir-Ali, habló de la persecución de los conversos cristianos durante un programa de televisión BBC, informaba el periódico británico Observer el 16 de septiembre.

El prelado anglicano es originario de Pakistán y su padre se convirtió del Islam al cristianismo.

«Es muy común en el mundo de hoy, incluyendo a este país, que la gente que ha cambiado su fe, especialmente los musulmanes que se han vuelto cristianos, sea condenada al ostracismo, pierda su puesto de trabajo, se les rompan los matrimonios, y se les quiten a sus hijos», afirmaba.

El 3 de junio el Obispo Ali escribía un artículo de opinión para el periódico británico Telegraph en el que hablaba de las dificultades a que se enfrentan los cristianos en Pakistán. Numerosos cristianos, afirmaba, han sido víctimas de la ley contra la blasfemia del país, que ha sido ampliamente usada para silenciar la oposición, prevenir la libre expresión y ganar méritos.

Conversos amenazados

En días recientes, un reportaje publicado el 5 de diciembre en la página web del periódico Times revelaba que la hija de un imán británico que se convirtió al cristianismo hace 15 años todavía vive bajo la amenaza de violentas represalias.

La mujer, que utiliza el pseudónimo de Hannah, ha tenido que desplazarse 45 veces para evitar ser detectada por su familia desde que se volvió cristina. El mes pasado aceptó la protección policial tras recibir nuevas amenazas. Hannah dejó el hogar el 16 para escapar a un matrimonio de conveniencia.

Su experiencia está lejos de ser un caso aislado. En Egipto, Mohammed Hegazy fue forzado a ocultarse tras su conversión al cristianismo, informaba Associated Pess el 11 de agosto.

Según el artículo, un clérigo islámico declaró la ejecución de Hegazy como un apostolado, y él mismo recibió amenazas de muerte por teléfono antes de buscar refugio. Su caso se convirtió en tema público después de que Hegazy emprendiera una acción legal para cambiar oficialmente su religión en su documento nacional de identidad, algo que, según Associated Press, es probablemente la primera vez que lo hace un convertido nacido musulmán.

En general, los cristianos de Oriente Medio se enfrentan a muchos problemas. Uno de los lugares más peligrosos para ellos en este momento es Irak. El patriarca caldeo de Bagdad, Emmanuel III Delly, fue hecho cardenal hace poco por Benedicto XVI.

El patriarca fue entrevistado por Associated Press en un artículo publicado el 30 de octubre. Lamentaba las continuas bombas y asesinatos. Según el reportaje, el primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, ha prometido dar mayor protección a la comunidad cristiana del país.

Petición de moderación

Las actuaciones de grupos de extremistas islámicos han provocado algunas llamadas a una mayor acción por parte de los elementos más moderados dentro de la comunidad. El 2 de diciembre un artículo publicado por Ed Husain, en el periódico británico Observer, pedía a los musulmanes que se expresaran en contra de los radicales islámicos violentos.

Tras la firma de Husain está Mohammed Mabub Hussain, autor del libro «El Islamista», sobre su conversión del extremismo islámico. «Debemos tener el valor de ponernos en pie y reclamar nuestra fe», afirmaba en el artículo del periódico.

Husain también explicaba que el Islam no es una entidad monolítica y que, dentro de él, hay elementos que pueden llevar a un tipo de renacimiento musulmán. No obstante, observaba que muchos temen hablar por el miedo a acciones violentas de grupos extremistas.

Un artículo publicado el mismo día por Shiraz Maher, en las páginas del Sunday Times, también reflexionaba sobre el problema el Islam, siguiendo la crisis del osito de peluche. Estamos en medio de una batalla por los corazones y las mentes de los musulmanes, una batalla que deben luchar los mismos musulmanes, explicaba.

Maher pedía que no se demonizara el Islam, pero también reconocía la necesidad de que más musulmanes, especialmente jóvenes, se expresaran en contra de los islamistas radicales.

Respetar los derechos humanos

Tawfik Hamid, antiguo miembro de un grupo terrorista islámico, también pedía una reforma del Islam, para asegurar que respeta los derechos humanos. Su petición la presentaba en un artículo publicado el 25 de mayo en el Wall Street Journal. Pedía cambios en la doctrina, como prohibir el asesinato de los conversos que dejan el Islam, y un mejor trato para las mujeres.

«Nosotros los musulmanes deberíamos mostrar públicamente nuestra profunda desaprobación por el creciente número de ataques de musulmanes contra otros credos y contra otros musulmanes», afirmaba Hamid.

Benedicto XVI también ha hablado de la necesidad de asegurar una mayor libertad religiosa en los países islámicos. Es esencial, indicaba el 1 de junio al nuevo embajador de Pakistán ante la Santa Sede, «salvaguardar de actos de violencia a los ciudadanos que pertenecen a las minorías religiosas».

«Esta protección no sólo concuerda con la dignidad humana sino que también contribuye al bien común», explicaba el Pontífice. También recordaba al embajador la importancia del papel jugado por la Iglesia católica en Pakistán en el área de la educación, la sanidad y los servicios de caridad.

En sus palabras dirigidas al embajador de Indonesia ante la Santa Sede el 12 de noviembre, el Papa rechazaba el uso de la violencia en nombre de la religión y pedía una mayor colaboración al servicio de la paz. Una paz que hoy no es fácil lograr dadas las circunstancias en muchos países.

Por el padre John Flynn, L. C., traducción de Justo Amado

Publicado por ALFRE306 el 22 de Junio, 2008, 19:13 | Referencias (0)

El Universo autoconsciente

La tarea de las humanidades consiste (o debería consistir) en elevar nuestra autoconciencia como seres humanos. Esta búsqueda de la autoconciencia siempre ha sido una poderosa motivación subyacente a empeños filosóficos y científicos. 'Conócete a ti mismo', nos recomendaba el oráculo del dios Apolo en Delfos. Convendría seguir su consejo.

Dentro del género Homo, Linneo nos caracterizó como sapiens (los que saben). Cuanto más sepamos acerca de nosotros mismos, cuanto más lúcida y bien informada sea nuestra autoconciencia, tanto más mereceremos ostentar el orgulloso título de Homo sapiens. [...].

¿Quién soy yo? ¿Qué somos los humanes? ¿Qué posición ocupamos en el Universo? ¿De qué estamos hechos, con quién estamos emparentados, qué posibilidades y limitaciones tenemos? Sólo un humanismo amplio y profundo puede responder a estas preguntas. Los humanistas del Renacimiento no eran tan ambiciosos.

Los ecos del Big Bang retumban todavía en las partículas de que estamos hechos. Nuestra composición química es más afín a la cósmica que a la terrestre. Por el hidrógeno que llevamos dentro (formado junto al fogonazo de la radiación cósmica de fondo) somos hijos de la luz. Por el carbono, el nitrógeno y el oxígeno (forjados en los hornos estelares y dispersados en explosiones agónicas de supernovas) somos polvo de estrellas. El microcosmos de nuestro cuerpo es el compendio de la historia del macrocosmos, como los clásicos no se cansaron de subrayar. [...].

Somos sistemas físicos, partes del Universo, pero no partes cualesquiera: somos (o podemos llegar a ser) partes conscientes del Universo y, por lo tanto, partes de la conciencia cósmica. La conciencia cósmica es la conciencia distribuida del Universo (la conciencia divina, si se quiere). Cuando nuestro cerebro piensa, decimos que nosotros pensamos. Nuestro cerebro es parte nuestra, pero nosotros somos partes del Universo y, por consiguiente, nuestro cerebro es parte del Universo. Cuando pensamos en el Universo con nuestro cerebro, el Universo se piensa a sí mismo en nuestro cerebro. Nuestros pensamientos son chispas divinas, chispas de la conciencia cósmica. [...].'

Jesús Mosterín, Fragmentos de Ciencia viva, Espasa, 2001

  
Jesús Mosterín

Publicado por ALFRE306 el 16 de Junio, 2008, 15:52 | Referencias (0)

La benedicencia es un apostolado

Fuente:
Autor: Álvaro Corcuera, L.C.

Muy estimados en Jesucristo:

Les escribo con mucho gusto en este período en el que Dios nos llama a servir a la Iglesia con todo nuestro ser, ante todo para agradecerles sus oraciones, sus cartas y el testimonio de sus vidas llenas del espíritu del Evangelio.

Dentro de una semana se tendrá en Atlanta el Encuentro Internacional de Juventud y Familia, que este año tiene como lema «Amaos los unos a los otros como yo os he amado». Con el favor de Dios allí tendré el gusto de encontrarme con muchos de ustedes. Es natural que no todos tengan la posibilidad de participar en este evento, y por eso quisiera desde ahora ofrecerles algunas reflexiones en torno al tema del encuentro: la caridad.

El mandato de la caridad es el distintivo del seguidor de Cristo. El hombre está creado a imagen y semejanza de Dios. Cristo es la imagen del Padre. Y nosotros hemos de ser imágenes vivas de Cristo. Si Dios es amor, nuestra vida debe ser amor. Qué hermosa tarea nos encomienda Jesucristo: hacer presente y real, entre nuestros hermanos los hombres, a Dios. No a un Dios lejano, del deber por el deber o del temor, sino al Dios que no sólo nos ama, sino que se define como Amor.

Al repasar y meditar en nuestros corazones, a ejemplo de María, la acción de Dios en la historia de la Legión y del Regnum Christi, constatamos con renovada gratitud que el amor ha sido el núcleo de la inspiración fundacional. Ya desde los primeros años, Nuestro Padre Fundador nos insistía en la importancia de esta virtud para la vida de todo cristiano: «La caridad es la esencia del cristianismo, la caridad es el distintivo del cristiano, por lo tanto, no deben olvidar que se impone la necesidad urgente e intrínseca a la misión que Cristo nos ha confiado de vivir ampliamente el espíritu de caridad y hacerlo vivir a los hombres» (8 de marzo de 1948). En efecto, sabemos muy bien que no hay verdadera santidad sin caridad, que con la caridad todo es posible y que sin ella nuestra vida cristiana pierde su valor. La caridad no tiene límites, e incluso, como vemos en tantos hombres que dan su vida por el Evangelio, puede llegar hasta el martirio, si es lo que Dios nos pide. Es dar la vida por amor.

Y en los tiempos actuales es necesario que la vivamos cada día con mayor plenitud. La caridad –nos dice san Pablo en su himno sobre la caridad– no acaba nunca, es paciente, comprensiva, no se engríe, es ilimitada (cf 1Cor 13, 4-8); y esto la hace más grande y veraz, porque cada día se nos ofrecen múltiples oportunidades para vivir este mandamiento que nos debe distinguir y caracterizar. El dinamismo de la caridad exige, además, que sea transmitida con el ejemplo, ya que esta virtud es donación y entrega de la propia vida al prójimo: «nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos» (Jn 15, 13). Sin esta donación práctica, las palabras quedarían vacías: «Si alguno que posee bienes de la tierra, ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios? Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad» (1Jn 3, 17-18).

Sabemos que la caridad es multiforme y abarca una inmensa gama de matices. Basta detenerse unos instantes a contemplar el testimonio de tantos cristianos auténticos que viven a nuestro lado para descubrir y maravillarnos de las formas tan variadas e ingeniosas que adopta esta virtud. Cuando se busca el bien del prójimo, la caridad se llena de iniciativa, de delicadeza y de ingeniosidad. Lo hace con sencillez. No busca pregonar que está haciendo el bien; simplemente lo hace, buscando ser un espejo del amor de Cristo hacia los hombres. Llega hasta los más pequeños detalles, llega a cuidar hasta si alguna broma o comentario pudiese lastimar o herir al prójimo. Conoce a fondo al otro, no para juzgarlo, sino para favorecer todo el bien que le pueda hacer, y evitar todo aquello que le pudiese llegar a herir.

Pero entre las múltiples manifestaciones de la caridad, hay una que se nos pide de manera particular a los miembros del Movimiento Regnum Christi, sobre la que quisiera ahora detenerme un poco más: la benedicencia.

¡Cuánto hemos de cuidar esta virtud! Es aquello que nos debe caracterizar, estemos donde estemos. ¿En qué consiste la benedicencia? Es una palabra prácticamente desconocida en el mundo en que vivimos; ni siquiera aparece mencionada en el diccionario. Sin embargo, sí se encuentra la palabra maledicencia, que designa el pecado contrario. Si la maledicencia es el vicio de hablar mal de los demás, la benedicencia es la virtud de hablar bien del prójimo. Para nosotros, la benedicencia es un apostolado. Vencer el mal con el bien. La benedicencia es una forma de apostolado que todos podemos realizar, es un modo concreto de pasar por el mundo, como Jesucristo, «haciendo el bien» (Hch 10, 38) y de edificar y servir a la Iglesia.

La maledicencia es un vicio que ofende gravemente la caridad, porque difunde sin motivo ni necesidad objetiva los defectos, los errores o los pecados de otras personas, dañando de este modo su reputación. Nadie tiene derecho a herir la buena fama de los demás. La benedicencia, por el contrario, busca únicamente difundir lo positivo que hay en los demás.

La benedicencia también es contraria al juicio temerario, que admite como verdadero, sin tener motivos suficientes, un defecto moral del prójimo. Los juicios temerarios nos llevan a la sospecha y al alejamiento del prójimo. Es la triste realidad de quien llega a “encasillar” o a catalogar a una persona, viendo más allá de sus actos e interpretando negativamente sus intenciones. Siembra duda, guarda silencios ante la buena fama del hermano, genera inquietud y malestar, roba la paz. Muchas veces juzgamos al prójimo atribuyéndole nuestros propios defectos. Sin embargo, el corazón bondadoso busca pensar bien, justificar, perdonar, comprender. El hombre de Dios tiene presente sus propios defectos, no para juzgar al prójimo, sino para vivir con humildad y siendo apóstoles de lo bueno. No somos nadie para juzgar al prójimo. Sólo Dios es el juez. Y, bien sabemos, esto produce paz en el alma. ¡Qué don tan grande es la paz! «Busca la paz, corre tras ella» (Sal 34, 15). Pues bien, un medio muy bueno para conseguir este regalo que Dios nos da, en la paz, es fijarnos en todo lo bueno, tanto en pensamientos como en palabras.

Cuando por razón de la autoridad de que alguno esté investido, se tenga responsabilidad sobre los actos de otras personas, hemos de actuar sirviendo y buscando el bien, siendo realistas ante el mal, pero no para juzgarlo, sino como el médico, para sanarlo y curarlo, aunque el remedio sea doloroso. Lo único que se busca es el bien del prójimo, como nos enseña Jesucristo en la parábola del buen samaritano que acabamos de meditar el domingo pasado: nos inclinamos hacia el hermano herido o caído, para vendarlo con suavidad, subirlo en la propia vida y asegurarnos de que esté bien atendido y cuidado, sin importar lo que nos pueda costar y sin pensar en que también nosotros estamos necesitados de ayuda.

Y en tercer lugar, la benedicencia se opone a la calumnia, que como nos dice nuestra fe, es un pecado gravísimo que atribuye al prójimo y divulga injustamente cosas falsas que lesionan su buena fama. En la calumnia se suman la difamación y la mentira, y por ello pienso que es uno de los pecados que más entristecen al corazón de Jesucristo.

Al igual que sucede con las demás virtudes, no se trata de vivir la benedicencia a la defensiva, simplemente preocupándonos por no fallar, por "no criticar"; se trata más bien, de cultivar una actitud interna, decididamente positiva, una buena disposición habitual que nos impulse a ejercitar esta virtud. No podemos, pues, conformarnos con silenciar los defectos y errores de nuestros hermanos ante los demás. En sí, esto ya es algo muy bueno pues, como decía el apóstol Santiago, «si alguno no cae hablando, es un hombre perfecto, capaz de poner freno a todo su cuerpo» (St 3, 2). Desde este punto de vista, nunca podremos sentirnos justificados para hablar mal de nadie, de cualquier persona, pues sería lo opuesto a lo que Cristo nos predicó con sus palabras y su vida. Pero la benedicencia va más allá, busca difundir el buen nombre de los demás, valorando sus cualidades, señalando sus virtudes, destacando sus aciertos, sus logros y éxitos, alabando cuanto de bueno y virtuoso descubramos en ellos. Así, esta virtud se convierte en un apostolado, pues se transforma en caridad constructiva.

La benedicencia, como toda virtud, exige una conquista personal. No se da normalmente de modo espontáneo y natural. Tiene en su origen otro hábito aún más profundo: el pensar siempre bien de nuestro prójimo, estimarlo sinceramente en lo más íntimo de nuestro corazón. Esto implica vigilar sobre nuestros pensamientos, combatiendo muy principalmente los prejuicios, fuente de frecuentes y persistentes disensiones, cultivando con esmero la bondad, la comprensión, la afabilidad y la cortesía y, por encima de todo, siendo leales, justos y sinceros en sentimientos y palabras unos para con otros. Cristo supo esperar y comprender a los demás. Cristo, encontrando muchos pecadores, los acogió con corazón bondadoso y no justiciero. No difundió los errores de los pecadores, sino que los acogió con un corazón lleno de comprensión y bondad. ¡Qué conversiones logró con un poco de comprensión! Rechacemos tajantemente los sentimientos de celos, envidias, rivalidades y rencores. Que todo esto no tengan cabida en nuestro corazón, pues, como cristianos, estamos llamados a apoyarnos mutuamente y a ser una familia de hermanos en el amor de Cristo, que se aprecian, se estiman y se sirven con gran solicitud. «Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado, todos los demás toman parte en su gozo», dice San Pablo (1 Cor 12, 26).

Jesucristo nos enseña que «el hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca lo bueno; y el malo, del malo saca lo malo. Porque de lo que rebosa el corazón habla su boca» (Lc 6, 45). El "hombre viejo" –del que nos habla San Pablo (cf Col 3, 9)– herido por el pecado original, tiende a fijarse más en los fallos y defectos ajenos que en sus virtudes y aciertos. Pero los cristianos contamos con el auxilio de la gracia de Dios, en nosotros habita su Espíritu y tenemos, pues, las fuerzas que necesitamos para sobreponernos a esta tendencia, cultivando siempre pensamientos buenos y positivos.

Nuestro Padre Fundador nos aportaba un consejo práctico en su carta sobre la caridad evangélica: «Cultiven el hábito de fijarse siempre en el lado positivo de las personas. Y aunque la evidencia les muestre que tal o cual persona adolece de graves deficiencias, ustedes pregúntense: ¿Y detrás de esto que veo, qué cualidades y virtudes encerradas guarda esta persona?» (22 de octubre de 1993). El hombre bueno lo ve todo con ojos de bondad. De este modo, el mal será vencido con el bien: «No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien» (Rom 12, 21). A tal grado debería ser un hábito en nuestras vidas, que, si en alguna ocasión se nos "escapara" una palabra que no hubiéramos querido decir, deberíamos disculparnos al instante y luego resaltar lo bueno. Tengamos siempre presente la consigna que desde los primeros años de la fundación hemos aprendido en el movimiento: creer todo el bien que se oye, y no creer sino el mal que se ve; y éste, disculparlo internamente. También Jesús, nuestro Redentor, en los últimos instantes de su vida, desde el tormento de la cruz disculpó en su corazón a sus verdugos y a todos nosotros, por quienes se ofrecía: «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34).

Pido a Dios que nos dé su gracia, para que nos sigamos esforzando, con todo nuestro corazón, por vivir con la mayor perfección y crecer en la virtud de la benedicencia, tanto con conocidos como con extraños, con quienes nos simpatizan como con quienes naturalmente nos pudiesen a llegar a costar más. Si amamos sólo a los que nos aman, ¿qué mérito tendremos? (cf Mt 5, 46). Son muy claras las invitaciones que Jesús nos hace a este propósito en las páginas de su Evangelio: «No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo?» (Mt 7, 1-3). «Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores» (Mt 9,13). «Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos» (Mt 5, 45).

La actitud cotidiana de Jesús hacia todos y cada uno de los hombres, mujeres y niños con los que se encontraba, hacía muy viva su predicación. Imitemos a Cristo en esto. Sus palabras eran objeto de admiración: «Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre» (Jn 7, 46). Y no sólo por las verdades que proclamaba. También por el corazón manso y bondadoso del que procedían. ¡Con cuánto tacto y delicadeza Jesucristo corrige a Simón, que había juzgado negativamente a Jesús y a la mujer postrada a sus pies, y defiende la dignidad, el arrepentimiento y los gestos de amor de la pecadora! Cuando, por ejemplo, en la familia o en el trabajo nos toque dar una negativa, o tengamos que comunicar una noticia desagradable o aportar una corrección que podría herir a alguien, hagámoslo con la mayor caridad. Hagamos ver que a pesar de que se trate de una negativa o de un remedio doloroso, lo único que pretendemos es el bien. No se puede buscar el bien y hacer uso de medios que no están apoyados o justificados por la caridad. La caridad y la benedicencia no son un medio para lograr un fin determinado. Son, precisamente, el mismo fin por el que hacemos todo.

Busquemos ser siempre promotores de lo bueno, difundir las obras buenas que emprenden tantas personas. Que a través de nuestras palabras los demás aprecien más y mejor al Santo Padre, a los obispos, a los párrocos, a los sacerdotes, a los demás movimientos y realidades eclesiales. Que a través de nuestras palabras, todos tengan una palabra de aprecio y de aliento. Una aplicación muy clara es en el campo del ecumenismo. El diálogo en la verdad y en la caridad. El cardenal John O’Connor, que recordamos con tanta admiración, cuando era arzobispo de Nueva York, tenía como lema: “la caridad supera a la justicia”. Hemos de vivir con justicia, pero no con la actitud del justiciero ni del que aplica la ley, sin más. La justicia tiene su corona en la caridad. Que seamos lo que nos pide el Evangelio: sal de la tierra, luz del mundo, fermento, por medio de la caridad (cf Mt 5, 13-14).

No podemos cerrar los ojos y decir que en el mundo no hay mucha intriga, calumnia y maledicencia. Lamentablemente es lo que llena muchas conversaciones, convirtiéndose casi en un pasatiempo. A la vez, estoy seguro de que Jesucristo, a cada uno de nosotros, y viviendo como un solo cuerpo, nos pide mantener firme esta bandera y distintivo del cristiano, acompañando y amando universalmente. El cristiano no tiene fronteras. No hay razas, culturas, ni nada que nos separe en la vivencia del mandato de Cristo. Que cada una de nuestras palabras sean positivas y tengan el signo de Cristo, manso y humilde, sobre todo en medio del sufrimiento, en los momentos de prueba o de especial dificultad. Busquemos sólo edificar, cortando con todo aquello que presente el más leve indicio de crítica o murmuración. Que al vernos, las almas puedan decir lo mismo que se decía de los primeros cristianos: mirad cómo se aman.

Creo que debemos dar gracias a Dios por el maravilloso ambiente de caridad que se vive en el Regnum Christi, pues es una clara muestra de la presencia de Cristo en medio de nosotros. Es lo que vemos también en tantos otros Movimientos y grupos, pues el Espíritu Santo actúa en nuestra Iglesia. Es nuestra responsabilidad conocer, vivir y transmitir el carisma con la misma fidelidad de los legionarios y miembros del Regnum Christi que nos han precedido y que ya están en la casa del Padre. Ellos han sido un claro ejemplo de lo que significa vivir la caridad con todos sus matices.

Que la Santísima Virgen, ejemplo elocuente de caridad delicada, fruto de un corazón lleno de amor por los hombres, nos acompañe muy de cerca, sabiendo que nos lleva al puerto seguro. Con Ella, descubrimos la seguridad que proviene, no de la autosuficiencia, sino de la humildad y del gozo de saber que Dios nos ha invitado a ser espejos fieles de su bondad y nos asiste con su gracia.

Asegurándoles un recuerdo en mis oraciones, quedo de ustedes seguro servidor en Jesucristo,


Álvaro Corcuera, L.C.

Publicado por ALFRE306 el 8 de Junio, 2008, 13:48 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com